Noticias

Comentarios del Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric H. Holder J. a los Empleados del Departamento de Justicia (03-02-2009)
United States
~
03/02/2009

Sello del Departamento de Justicia

Comentarios del Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric H. Holder J. a los Empleados del Departamento de Justicia

  Buenos días.

          Es un privilegio hablarles hoy, como el nuevo Secretario de Justicia de los Estados Unidos y como un compañero que ha regresado.   Me siento profundamente honrado de tener nuevamente la oportunidad de trabajar lado a lado con todos ustedes aquí, en el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

          El Departamento de Justicia ha sido adecuadamente descrito como la "joya de la corona" del gobierno federal.   Ha logrado esta distinción no debido a leyes o reglamentos, casos o controversias, edificios o equipos, sino debido a la calidad, integridad y dedicación de la gente que trabaja incansablemente para llevar a cabo la misión vital del Departamento.   Dicho de manera simple, ustedes, los empleados del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, son la columna vertebral, el corazón y el alma de esta gran dependencia.

          El honor de servir en el Departamento de Justicia es muy real, y también lo es la responsabilidad que lo acompaña.   Ciudadanos de todo este país nos ven como los portadores de la justicia, de la imparcialidad y de la independencia.   En todo momento, y de todas las maneras, debemos demostrar que merecemos su confianza.   Debemos cumplir con nuestro deber fielmente, y aplicar la ley de manera ecuánime, sin tener en cuenta la política, partidos o intereses personales.

          Debo mucho a ustedes, los trabajadores de este Departamento de hoy, y a quienes sirvieron en él en el pasado:  

          Cuando estuve en la Sección de Integridad Pública hace más de 30 años, fueron ustedes - o personas como ustedes - quienes fueron mis mentores, mis compañeros y mis amigos.  

          Cuando fui Fiscal Federal en el Distrito de Columbia, fueron ustedes - o personas como ustedes - quienes permanecieron hombro a hombro conmigo en la lucha contra el delito violento, el narcotráfico y la corrupción.  

          Cuando fui Secretario de Justicia adjunto, fueron ustedes - o personas como ustedes - quienes trabajaron conmigo para proteger a nuestros conciudadanos y los ideales en base a los cuales se fundó nuestro país.

          Y ahora que soy Secretario de Justicia de los Estados Unidos, son ustedes - precisamente ustedes - quienes servirán como tropas fieles del Departamento en nuestra batalla diaria por la justicia.

          Tenemos mucho trabajo por delante.  

          Debemos fortalecer las actividades del gobierno federal al proteger al pueblo, el pueblo estadounidense, contra el terrorismo.   Nada de lo que hagamos será más importante.   Debemos utilizar cada táctica disponible para derrotar a nuestros adversarios, y debemos hacerlo dentro de la letra y el espíritu de la Constitución.   No existe tensión entre los ideales que formaron esta nación y lo que debemos hacer para mantenerla a salvo.

          Debemos restaurar la credibilidad de este Departamento, la cual ha sido tan afectada por alegatos de interferencia política inadecuada..   Las decisiones asociadas a la coacción y las acciones personales no deben estar, y no estarán contaminadas por el partidismo.

          Debemos dar nuevo ímpetu a las misiones tradicionales del Departamento.   Sin bajar la guardia en la lucha contra el terrorismo global, debemos abrazar el papel histórico del Departamento en la lucha contra la delincuencia, la promoción de los derechos civiles, la preservación del medio ambiente, en garantizar la equidad en el mercado, y en proteger los intereses de todos nuestros conciudadanos.

          Nuestra tarea no será fácil.   Nuestros días serán largos y nuestros desafíos serán grandes.   Sin embargo, sé que gracias al profesionalismo, la integridad y el trabajo arduo de ustedes, tendremos éxito en nuestra misión vital.   Y les prometo hoy que, a lo largo de los días y meses por venir, trabajaré con ustedes, les escucharé y aprenderé de ustedes a medida que avanzamos.

          Por lo tanto, mis amigos y compañeros del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, les digo hoy: arremanguémonos y pongámonos a trabajar.

          Estoy contento de haber regresado.

  Gracias.    

###