Noticias

Comentarios del Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder en la Graduación de la Clase 158 de Reclutas del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg
Charlotte, NC
United States
~
19/02/2010
~

Gracias, Jefe Monroe. Es un placer acompañarlo, un viejo amigo y compañero, y ver el fantástico trabajo que usted y su equipo están realizando en el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg. Si bien estoy impresionado, no me sorprende en absoluto. Hace años, cuando era Fiscal Federal en D.C., el Jefe Monroe era el Jefe de Policía Auxiliar de la ciudad. Trabajamos juntos con frecuencia, especialmente en iniciativas para reducir la violencia juvenil. Fue un líder y compañero sobresaliente. Y puedo decirles que, sin duda, lo que para D.C. fue una gran pérdida, para ustedes fue una gran adquisición.

Hoy, me siento honrado en acompañar al Jefe Monroe en darle la bienvenida a 51 nuevas adiciones a su equipo, y deseo agradecerles por invitarme a participar en la ceremonia de hoy.

Al conmemorar este acontecimiento importante y homenajear a estos graduados, todos debemos hacer una pausa y reflexionar sobre el hecho de que, sin la inversión histórica de la Ley de Recuperación e Inversión Estadounidense del año pasado, la que fue promulgada hace un año esta semana, no estaríamos aquí hoy. Esto es porque 50 de los 51 puestos de policía ocupados por los graduados de hoy fueron creados a través de esta iniciativa legislativa. Sin la Ley de Recuperación, las necesidades y los desafíos de salud pública de los que se ocuparán estos graduados aquí, en el área de Charlotte-Mecklenburg, podrían no haber sido cubiertos.

Afortunadamente, el Presidente y miembros del Congreso decidieron apoyar a las comunidades que necesitaban ayuda. Comunidades como esta, que ahora tendrá 50 agentes de la policía adicionales patrullando por, al menos, los próximos cuatro años. Estos 50 puestos representan una pequeña fracción de los 60,000 puestos creados o salvados en Carolina del Norte por estos fondos.

Estoy orgulloso de que nuestro gobierno respalde nuestro compromiso hacia las fuerzas del orden público no solo con palabras, sino también con los recursos que nuestros asociados necesitan.

A los graduados de hoy, quiero decirles que es un honor para mí compartir este día crucial con ustedes y sus familias. Cada uno de ustedes ha trabajado arduamente para llegar aquí. Y todos ustedes han probado que tienen la capacidad, el impulso y la determinación para tener éxito.

Pero hoy no se trata únicamente de reconocer lo que han logrado en las últimas 23 semanas. También es una oportunidad para celebrar los aportes que, sin duda, realizarán a esta comunidad y más allá en los próximos años.

Hoy, al dar un paso al frente esta clase 158 de reclutas del Departamento de Policía, ustedes se unen a una larga tradición de servicio. Muchos otros han recorrido el mismo camino y han progresado a partir de este mismo lugar. Pero esta clase ha sobresalido. Ustedes se han unido de maneras extraordinarias. Y han creado lazos poco comunes y evidentes.

Uno de sus instructores describió cómo, a pesar de la diversidad de su clase, rápidamente se transformaron en "una gran familia". Tal vez sea esta la manera en que enfrentaron los desafíos, distinguiéndose como una de las únicas clases de reclutas de la historia que no perdió un único miembro en las semanas iniciales y más difíciles de entrenamiento. Es raro que una clase de reclutas logre lo que ustedes lograron -- una tasa de graduación del 96%. Pero, nuevamente, este no es un grupo común y corriente.

Cuando se les pidió que eligieran un lema, eligieron "Un equipo, un sueño". Para esta clase, probó ser más que un simple dicho. Es una declaración de sus compromisos para consigo mismos, hacia los demás, y hacia las comunidades y ciudadanos que pronto servirán. Es la meta que los sostuvo durante casi seis meses de entrenamiento y más de 900 horas de cursos de
aplicación legal.

Estoy seguro de que muchos de esos días fueron difíciles, tanto para ustedes como para los familiares y amigos que les brindaron apoyo a lo largo de ese tiempo. Pero lo que los ha distinguido - y lo que ahora los une - es cómo respondieron a estos retos. Eligieron apoyarse entre sí, tenerse fe y sostenerse con fuerza a sus sueños de proteger y ayudar a los demás.

Los felicito por su optimismo. Y estoy agradecido por su determinación. Sin embargo, son las comunidades, vecindarios y familias de esta ciudad quienes más se verán beneficiados por la fuerza propia que lograron e inspiraron en sus compañeros. El trabajo que están ahora ansiosos y bien preparados para hacer está entre los más importantes compromisos hacia el servicio público que una persona puede asumir.

Hoy, me complace dar la bienvenida a los 51 nuevos miembros de la comunidad de las fuerzas del orden público de nuestro país y al trabajo que compartimos. Si bien esta comunidad incluye cada estado y condado, y todos los ámbitos del gobierno, de muchas maneras somos, como esta clase "un equipo". Y los sueños que compartimos son muchos - la seguridad, la imparcialidad y - en última instancia - la justicia.

Me siento privilegiado de incluirlos a todos ustedes como asociados. Y me siento muy orgulloso de poder llamarlos mis compañeros.

Felicitaciones por un trabajo bien hecho. Me complacerá trabajar con ustedes y ver lo que puede lograr esta clase sobresaliente en días futuros.

Gracias.