Noticias

Comentarios preparados para discurso del Secretario de Justicia de los Estados Unidos Holder en el Anuncio de la Estrategia Nacional contra Narcoticos en la Frontera Sudoeste (05-06-2009)
United States
~
05/06/2009

Gracias, Juez Webster por la introducción y por todo lo que ha hecho y sigue haciendo por el pueblo de los Estados Unidos.

Es tan agradable regresar al sudoeste, especialmente con mis amigos y compañeros, la Secretaria Napolitano y el Director Kerlikowske. La lucha contra los carteles y la prevención de la violencia asociada a los carteles en nuestra región fronteriza es una de las tareas màs importantes de este gobierno.

A los miembros del Consejo Asesor de Seguridad Nacional, así como las numerosas dependencias de las fuerzas del orden público estatales y locales, queremos decirles que apreciamos sus esfuerzos y esperamos poder ayudar a proveerles el apoyo que necesitan. Son ustedes los que estàn en las líneas del frente, enfrentando estos problemas todos los días y dando lo mejor de ustedes para proteger a nuestras comunidades. Les agradecemos por su coraje y trabajo arduo, y nos comprometemos a asegurar su éxito continuo.

La Estrategia Nacional Contra el Narcotràfico en la Frontera Sudoeste que estamos presentando hoy es un componente central de nuestra respuesta nacional integral a la amenaza a lo largo de la frontera sudoeste.

Los carteles del narcotràfico propagan la violencia y la ilegalidad a lo largo de nuestra región fronteriza y alcanzan a todas las comunidades de nuestro país, grandes y pequeñas. Al concentrarnos en una mayor cooperación entre los gobiernos de EE.UU. y México, así como comunicaciones mejoradas dentro de las dependencias de las fuerzas del orden público estadounidenses, la Estrategia Nacional Contra los Narcóticos en la Frontera Sudoeste que presentamos hoy provee una manera eficaz que acabarà con los carteles y harà de nuestro país un lugar màs seguro.

La estrategia complementa los aumentos en recursos de seguridad fronteriza recientemente anunciados por el gobierno Obama; el plan de operaciones del Departamento de Seguridad Nacional para contingencias fronterizas; nuestra cooperación con México a través de la Iniciativa Mérida; y nuestra labor nacional para reducir la demanda de drogas ilegales en nuestro país. Esta estrategia es estricta, inteligente y equilibrada.

El Departamento de Justicia, junto con el Departamento de Seguridad Nacional, la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP) y muchas otras dependencias estatales y locales traen experiencia valiosa necesaria para desmantelar al narcotràfico y a actividades criminales relacionadas que alimentan a la violencia devastadora en México y disminuyen la calidad de vida, no sólo a lo largo de la frontera sudoeste, sino en muchas otras àreas de los Estados Unidos. Esta lucha debe ser una prioridad nacional.

Nuestro éxito requiere que todas las agencias relacionadas se comuniquen entre sí y trabajen juntas de forma eficiente. También depende de nuestra capacidad de seguir trabajando de manera eficiente con el gobierno de México.

El Presidente Calderón ha tomado medidas sin precedentes para combatir a los carteles en su país. Su gobierno està demostrando en sus acciones que està empeñado en igualar y mejorar nuestra labor. Confío en que esto llevarà a un progreso sostenido contra las actividades de los carteles de drogas en nuestros países.

La Estrategia Nacional Contra Narcóticos en la Frontera Sudoeste detalla los pasos que podemos tomar en los campos de la inteligencia y la información compartida, la seguridad de fronteras, investigaciones y enjuiciamientos, y la tecnología asociada a las fuerzas del orden público para seguir ampliando nuestro éxito y nuestras asociaciones en ambos lados de la frontera.

Son de especial importancia para mí y para el Departamento de Justicia los componentes de esta nueva estrategia dirigida a mejorar las investigaciones y los enjuiciamientos de narcotraficantes, traficantes de armas y responsables por lavado de dinero.

Para vencer en esta lucha, debemos llevar adelante los casos màs significativos y estratégicos contra estos carteles, sus líderes y sus operaciones. Pero igualmente importante es que debemos mejorar la acción coordinada entre dependencias federales e identificar àreas para mejorar la coordinación con nuestros asociados estatales y locales y, bilateralmente, con el gobierno de México.

Estos esfuerzos, en parte, aprovecharàn programas exitosos existentes como las Unidades Especiales de Delincuencia Organizada y Control de Drogas, el Centro de Inteligencia de El Paso y nuestro trabajo bilateral con las fuerzas del orden público mexicanas. En definitiva, nos permitiràn generar inteligencia sobre actividades de los carteles con mayor eficacia, atacar las vulnerabilidades de los carteles y, por lo tanto, tener una mayor capacidad para arrestar y enjuiciar a líderes de carteles y desmantelar operaciones de carteles. Fue una estrategia exitosa que se empleó contra el crimen organizado en el pasado y que serà eficaz nuevamente.

Justamente ayer, en el Distrito Este de Texas, fiscales anunciaron el arresto y la acusación formal de 17 individuos por cargos de narcotràfico y lavado de dinero. Estos arrestos fueron el resultado de un investigación coordinada de 2 años de duración realizada por las fuerzas del orden público federales, estatales y locales de una red de narcotràfico que supuestamente había sido responsable por la distribución de màs de 1,000 kilogramos de cocaína con un valor aproximado de 22 millones de dólares.

La experiencia demuestra que el medio màs eficaz para atacar a organizaciones criminales sofisticadas como los carteles de narcotràfico mexicanos es a través del uso de unidades especiales multi-agencias. Dichas unidades especiales permiten a cada dependencia participante aportar sus conocimientos especializados y experiencia contra un objetivo común.

A través de la búsqueda de esta estrategia, prevemos éxitos adicionales similares a los logrados en la Operación Xcellerator, una investigación por múltiples distritos que duró 21 meses contra el narcotràfico bilateral y el lavado de dinero con el Cartel de Sinaloa como objetivo. Esta operación combinó numerosas investigaciones individuales en los Estados Unidos, México y Canadà con una concentración común en las actividades de narcotràfico de uno de los mayores carteles de drogas de México. Con cooperación y coordinación amplias con nuestros asociados de las fuerzas del orden público federales, estatales y locales, resultó en màs de 750 arrestos y la confiscación de 59 millones de dólares en el producto ilegal de las drogas, màs de 12,000 kilos de cocaína, 1,200 libras de metanfetamina, 1.3 millones de píldoras de éxtasis y màs de 160 armas.

Esta nueva estrategia mejorarà el apoyo de inteligencia a investigaciones e incrementarà el número de agentes, fiscales y otro personal del sistema de justicia criminal a lo largo de la frontera sudoeste.

Esta estrategia también reconoce que las organizaciones de narcotràfico se dedican a màs que el narcotràfico ilegal. También nos ocuparemos del contrabando de efectivo, el lavado de dinero y el tràfico de armas asociados al narcotràfico.

Si bien esta nueva estrategia no solucionarà todos nuestros problemas relacionados con el narcotràfico a lo largo de la frontera sudoeste y en todos los Estado Unidos de la noche al día, constituye un enfoque nuevo, pràctico y eficaz que confío que permitirà resultados mensurables y significativos.

Me complacerà trabajar con nuestros asociados en los próximos días y semanas al implementar la estrategia y aprovechar todos los recursos del gobierno en la lucha contra estas organizaciones.

Ahora, me complace presentar a mi amiga, a quien tuve el privilegio de conocer como Secretaria de Justicia y compañera, y quien es nuevamente una de mis colegas màs leales, la Secretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano.

###