Noticias

Comentarios preparados para el discurso del Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder en la Celebración del Centenario de la ENRD
United States
~
16/11/2009

~

Gracias, John. Buenas tardes a todos. Es un gran placer estar hoy con ustedes para conmemorar el centenario de la fundación de la División de Medio Ambiente y Recursos Humanos [Environment and Natural Resources Division (ENRD)].

John, antes de que te sientes, permíteme reconocer el trabajo extraordinario que has realizado en los últimos diez meses como Secretario de Justicia Auxiliar Interino. Bajo tu fuerte liderazgo, la División no se limitó a relajarse y esperar la confirmación de un nuevo Secretario de Justicia Auxiliar. Por el contrario, continuaste haciendo valer enérgicamente las leyes ambientales de nuestro país, diste nuevo ímpetu al compromiso del Departamento con la justicia ambiental para todos los estadounidenses, y buscaste soluciones creativas a demandas entabladas contra el gobierno federal, para mencionar solo algunas cosas. Hiciste todo esto con tu buen ánimo característico, entusiasmo y amor al país que hace que sea tan placentero trabajar contigo. Eres un verdadero héroe. Gracias por tu servicio, John.

También quiero darle la bienvenida a Ignacia en su regreso al Departamento. Ignacia es una abogada talentosa de gran nivel, y sé que llega a este momento armada de grandes ideas. También sé que ya es amiga de muchos de quienes están hoy en la audiencia y que ustedes, al igual que yo, están entusiasmados por trabajar con ella para promover la importante misión del Departamento. Ignacia ayudó a desarrollar el programa de Justicia Ambiental del Departamento durante el gobierno de Clinton, reconociendo la carga especial que un medio ambiente contaminado representa para comunidades de minorías y de bajos recursos. Una de las cosas que más me entusiasma es poder trabajar con ella para fortalecer nuestras iniciativas para lograr justicia ambiental.

También desearía reconocer y darle la bienvenida a los numerosos invitados distinguidos que están hoy en la audiencia, entre ellos el ex Secretario de Justicia de los Estados Unidos Ramsey Clark, la ex Secretaria de Justicia Adjunta Carol Dinkins y muchos otros ex Secretarios de Justicia Auxiliares de esta División. Ignacia, usted toma su lugar en una larga línea de personas admirables que han servido como Secretarios de Justicia Auxiliares en esta División.

Sé que hay otros invitados importantes en representación de las diversas agencias federales que trabajan con la División: les doy la bienvenida a todos y les agradezco por participar en esta ocasión tan alegre.

Y por último, pero no por eso menos importante, deseo darles una bienvenida especial a los numerosos empleados actuales y anteriores de la División que están hoy con nosotros. Es gracias a su trabajo y dedicación que la División puede analizar en retrospectiva – y enorgullecerse de – tantos pasajes de su historia.

Como algunos de ustedes quizás sepan, me especialicé en Historia de los EE.UU. en la universidad. Creo que comprender el pasado puede contribuir a enriquecer nuestra visión del presente. La historia de la ENRD nos recuerda la importancia de las tierras públicas y los recursos naturales de nuestra nación para el desarrollo de este país, y el importante papel de la División en la protección de estos recursos para generaciones futuras.

La ENRD – que en ese momento se llamaba División de Tierras Públicas – fue formada en una época en que la nación recién se estaba empezando a percatar de que sus recursos no eran infinitos. El Presidente Theodore Roosevelt comenzó el siglo XX con un nuevo espíritu conservacionista en la Casa Blanca. Separó cientos de millones de acres de tierras públicas y estableció 150 bosques nacionales y 5 nuevos parques nacionales.

Esta División fue creada en el mismo año en que finalizó la presidencia de Roosevelt, y una de sus primeras tareas fue trabajar en los tribunales para proteger estas tierras y recursos públicos, así como el derecho del Presidente de separarlas. Esta sigue siendo una parte importante del trabajo de la División en la actualidad, ya que representa a todas las agencias de administración de tierras de los Estados Unidos.

Los tiempos han cambiado: la legislación ambiental de las décadas de 1970 y 1980 amplió el alcance del trabajo de la División para que incluyera la protección de nuestro aire y agua y la limpieza de tierras contaminadas. Esta División ha estado en el frente implementando estas leyes para proteger nuestro medio ambiente. Ustedes han sido líderes en casos que fueron desde la limpieza del Love Canal hasta el tratamiento de las consecuencias del derrame de petróleo Exxon Valdez.

Hoy, la División está brindando sus conocimientos para ayudar a nuestro país a enfrentar nuevos desafíos, como el tratamiento de la contaminación con carbono que amenaza nuestro clima. Ustedes usan las leyes ambientales para detener a los entes contaminantes, y están logrando resultados admirables. En los últimos años, la ENRD ha obtenido miles de millones de dólares de trabajos y controles de contaminación ordenados por tribunales para proteger el medio ambiente. Hace poco tiempo, la División firmó un acuerdo conciliatorio con BASF Corporation para reducir el uso de agentes químicos que destruyen la capa de ozono de la Tierra, exigió a una empresa de fertilizantes de Louisiana que controlara las emisiones de dióxido de azufre y trabajó con municipalidades para reducir los desbordamientos cloacales que contaminan las aguas. Ustedes comprenden que la seguridad pública depende de un medio ambiente seguro. Y sus fiscales
criminales están logrando grandes resultados, enjuiciando delitos tan diversos como el contrabando de especies en peligro de extinción, la pesca ilegal de peces en la Bahía de Chesapeake y contaminación ilegal con petróleo de los barcos. Así como sus predecesores en la División ayudaron a preservar tierras y recursos públicos para todos nosotros, su trabajo nos ayuda a asegurar y preservar un medio ambiente más saludable para las generaciones futuras.

Pero, como bien sabe esta audiencia, el trabajo de esta División es muy diverso y va más allá de las leyes ambientales. Y, nuevamente, analizando su historia se comprende la importancia de las otras misiones en curso de la División. Me impresionó enterarme que durante la Segunda Guerra Mundial, la operación de adquisición de tierras de la División se movilizó en apoyo a la guerra y adquirió mas de 20 millones de acres de tierra para bases militares, instalaciones de entrenamiento y otros fines de defensa nacional: todo en un período muy corto. Este apoyo fue crucial para nuestro ejército durante la guerra. En la actualidad, sus actividades de adquisición de tierras para el ejército continúan, pero también están dirigidas a adquirir tierras para parques nacionales y tribunales. Esta sigue siendo una misión vital e importante.

Asimismo, desde su fundación, la División ha sido responsable de proteger los recursos y derechos de los indígenas estadounidenses. En los primeros años de la División, esta luchó en los tribunales para devolver los títulos de miles de acres de tierras tomados ilegalmente de pueblos indígenas y proteger los derechos tribales sobre las aguas. Este trabajo continúa hasta la actualidad, cuando la División litiga en nombre de agencias federales para proteger los derechos sobre el agua, los derechos a la caza y la pesca y las tierras de tribus indígenas reconocidas federalmente. Este trabajo es de interés vital para las tribus, con quienes tenemos una responsabilidad solemne, y les agradezco a todos ustedes por su trabajo.

De más está decir que estas son solo algunas de las cosas importantes que la División ha hecho a lo largo de su historia. Quizás la función más importante de la División es la que atraviesa todas sus áreas específicas de ejercicio: la administración justa de justicia. Como la Corte Suprema describió hace mucho a los Fiscales Federales, los abogados del gobierno son representantes, “no una parte ordinaria en una controversia, sino parte de una soberanía cuya obligación de gobernar imparcialmente tiene la misma fuerza que su obligación de gobernar en sí; y cuyo interés, por ende . . . no es ganar un caso, sino que se imparta justicia". Sé que los abogados de la División luchan para estar a la altura de esa declaración, ya sea asegurándose que nuestras leyes ambientales se hagan valer justamente, defendiendo políticas federales, litigando para obtener una compensación justa por tierras o protegiendo los derechos de indígenas estadounidenses.

Es por eso que confío en que, si bien las presiones sobre el medio ambiente y los recursos naturales del país están en constante crecimiento, y los desafíos para lograr proteger esos recursos se han hecho aún más complejos, ustedes seguirán cumpliendo su misión. Seguirán permitiendo que los Estados Unidos enfrenten estos desafíos con altura y asegurarán un medio ambiente más saludable y una nación próspera en los años venideros. Ustedes contribuirán a asegurarse de que las generaciones futuras de estadounidenses tengan acceso a un medio ambiente saludable y un mundo mejor.

Espero trabajar con todos ustedes al comenzar los próximos 100 años de éxitos de la División. Felicitaciones y muchas gracias.