Noticias

El Secretario de Justicia de los Estados Unidos anuncia decisiones del foro para detenidos de Guantánamo
Washington, DC
United States
~
13/11/2009

~

Buenos días. Hace solo algo más de ocho años, en una mañana que nuestra nación nunca olvidará, diecinueve secuestradores de aviones que trabajaban con una red de conspiradores de Al Qaeda mundial lanzaron los ataques más mortales ya vistos por nuestro país. Casi 3,000 personas perdieron sus vidas en esos ataques, y en los años que siguieron a los ataques, la más alta prioridad de nuestro país ha sido llevar ante la justicia a quienes planearon y crearon los ataques.

Un año antes, en octubre de 2000, un ataque terrorista al USS Cole mató a diecisiete marineros estadounidenses.

Hoy anunciamos un paso al frente en llevar ante la justicia a quienes creemos fueron responsables por los ataques del 11/9 y el ataque al USS Cole.

Cinco detenidos en Guantánamo han sido acusados ante comisiones militares de la participación en el complot del 11/9: Khalid Sheikh Mohammed, Walid Muhammed Salih Mubarak Bin Attash, Ramzi Bin Al Shibh, Ali Abdul-Aziz Ali y Mustafa Ahmed Al Hawsawi. Estos procesos han sido aplazados desde febrero, así como los procesos pendientes en comisiones militares contra otros cuatro detenidos acusados de distintos delitos. Un caso en comisiones militares contra el supuesto cerebro del bombardeo contra el Cole, Abd al-Rahim al-Nashiri, fue retirado en febrero.

En los últimos meses, fiscales del Departamento de Justicia han trabajado diligentemente con fiscales de la Oficina de Comisiones Militares del Pentágono en analizar el caso de cada detenido en Guantánamo que haya sido remitido para enjuiciamiento. A lo largo de las últimas semanas, he analizado estos casos personalmente, y en consulta con el Secretario de Defensa, he tomado determinaciones sobre el enjuiciamiento de diez detenidos actualmente presos en Guantánamo, incluidos los acusados en el complot del 11/9 y el supuesto cerebro del bombardeo contra el Cole.

Hoy, estoy anunciando que el Departamento de Justicia pedirá el enjuiciamiento en el tribunal federal de los cinco individuos acusados de conspirar para cometer los ataques del 9/11. Asimismo, he decidido volver a remitir al Departamento de Defensa a cinco demandados para que enfrenten juicios de comisión militar, incluido el detenido previamente acusado en el bombardeo del USS Cole.

Los casos del 11/9 que serán enjuiciados en el tribunal federal han sido asignados conjuntamente a fiscales del Distrito Sur de Nueva York y el Distrito Este de Virginia y serán juzgados en Manhattan en el Distrito Sur de Nueva York. Después de ocho años de demora, los supuestos responsables por los ataques del 11 de septiembre finalmente enfrentarán la justicia. Serán llevados a Nueva York para responder por sus supuestos delitos en un tribunal a pocas cuadras de donde estaban las torres gemelas.

Confío en la capacidad de nuestros tribunales de proveer un enjuiciamiento justo a estos demandados, como vienen haciendo hace más de 200 años. Los supuestos conspiradores del 11/9 serán enjuiciados en nuestro sistema judicial ante un jurado imparcial bajo reglas y procedimientos establecidos hace mucho tiempo.

Quiero asegurar, también, al pueblo de los Estados Unidos que enjuiciaremos estos casos enérgicamente y que pediremos el mayor castigo disponible. Estos fueron crímenes extraordinarios y, por lo tanto, pediremos las penas máximas. Las reglas federales nos permiten pedir la pena de muerte para delitos capitales, y al analizar las pruebas y circunstancias siguiendo protocolos establecidos, espero plenamente instruir a los fiscales a que pidan la pena de muerte para cada uno de los supuestos conspiradores del 11/9.

En su discurso en los Archivos Nacionales en mayo, el Presidente pidió la reforma de las comisiones militares para asegurar que sean un foro de enjuiciamiento lícito, justo y eficaz. Las reformas recientemente realizadas por el Congreso a la Ley de Comisiones Militares aseguran que los enjuiciamientos por comisión militar sean justos y que las condenas obtenidas sean seguras.

Sé que el Departamento de Defensa se compromete absolutamente a asegurar que los enjuiciamientos por comisión militar sean compatibles con nuestras normas más altas como nación, y nuestros fiscales civiles seguirán trabajando en relación estrecha con los fiscales militares para brindarles apoyo en dicho sentido.

En cada caso, mi decisión de si proseguir en tribunales federales o comisiones militares se basó en un protocolo desarrollado por los Departamentos de Justicia y Defensa y anunciado en julio. Debido a que muchos casos podrían ser enjuiciados ya sea en tribunales federales o comisiones militares, el protocolo establece una serie de factores - incluidas la naturaleza del delito, el lugar en que ocurrió el delito, la identidad de las víctimas y la forma en que se investigó el caso - deben tenerse en cuenta. En consulta con el Secretario de Defensa, analicé todos los factores relevantes y tomé decisiones caso por caso para cada detenido.

Es importante que podamos utilizar todo foro posible para hacer pagar a los terroristas por sus acciones. Así como una campaña sostenida contra el terrorismo exige una combinación de operaciones militares, de inteligencia y de coacción, nuestra labor legal para llevar a los terroristas ante la justicia debe contar con la participación tanto de los tribunales federales como de las comisiones militares reformadas. Deseo agradecer a los miembros del Congreso, incluidos los Senadores Lindsey Graham, Carl Levin y John McCain, quienes trabajaron tan arduamente para reforzar nuestra seguridad nacional al ayudar a que se aprobara la legislación de reforma del sistema de comisiones militares.

Seguiremos aprovechando el apoyo del Pentágono al enjuiciar a los supuestos conspiradores del 9/11 en el tribunal federal. El Departamento de Justicia cuenta con una historia larga y exitosa de enjuiciamiento de terroristas por sus delitos contra nuestra nación, especialmente en Nueva York. Si bien estos pueden ser complejos y difíciles, los fiscales federales han vencido estos desafíos con éxito, habiendo condenado a una serie de terroristas que se encuentran actualmente cumpliendo sentencias prolongadas en nuestras prisiones. Y aunque nunca se deben minimizar los problemas de seguridad presentados por los casos de terrorismo, nuestros alguaciles, agentes de seguridad de tribunales y agentes carcelarios tienen amplia experiencia y capacitación en lidiar con demandados peligrosos, y confío en que pueden vencer los desafíos de seguridad que presenta este caso.

Los detenidos no serán trasladados a los Estados Unidos para enjuiciamiento hasta que se cumpla con todas las exigencias legales, incluidas las de la reciente legislación que requiere un aviso previo de 45 días y la emisión de un informe al Congreso. Ya he hablado con el Gobernador Paterson y el Intendente Bloomberg y me comprometo a trabajar en relación estrecha con ellos para asegurar que se trate como corresponde de todas las inquietudes de seguridad e inquietudes relacionadas. Tengo toda la confianza de que podremos realizar estos enjuiciamientos de manera segura en Nueva York, como lo hemos hecho con tantos enjuiciamientos de terrorismo anteriores.

A los muchos ciudadanos estadounidenses que perdieron amigos y parientes en los ataques del 11 de septiembre de 2001 y en el USS Cole, nada puede devolverles a sus seres queridos. Pero merecen la oportunidad de ver a los supuestos creadores de esos ataques ser responsabilizados ante la justicia, una oportunidad que ya ha sido aplazada demasiado. Los anuncios de hoy marcan un paso significativo hacia delante en nuestra iniciativa de cerrar Guantánamo y llevar ante la justicia a los individuos que conspiraron para atacar a nuestra nación y nuestros intereses en el exterior.

Por más de doscientos años, nuestra nación ha confiado en una adherencia fiel al imperio de la ley para llevar a delincuentes ante la justicia y rendir cuentas a las víctimas. Una vez más le pediremos a nuestro sistema legal, en dos lugares, que enfrente ese desafío. Confió en que cumplirá con equidad y justicia.

Leer el comunicado de prensa