Noticias

El Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder en conferencia de prensa sobre fraude de servicios médicos
Washington, DC
United States
~
13/05/2010
~

Buenas tardes. Me complace acompañar al Secretario Sebelius en proveer una actualización sobre nuestra labor conjunta de combate al fraude de
servicios médicos, y, específicamente, para proteger el dinero de los contribuyentes y nuestros programas Medicare y Medicaid.

Los Departamentos de Justicia y de Salud y Servicios Humanos [Health and Human Services (HHS)] están trabajando juntos en la lucha contra el fraude de
servicios médicos. Hoy, estamos presentando el Informe anual del Programa de Control de Abuso y Fraude de
servicios médicos [Health Care Fraud and Abuse Control Program Annual Report," (HCFAC)], el cual cita los logros de prevención y
aplicación legal del último año fiscal. Este informe muestra el éxito de nuestra labor conjunta de prevenir, identificar y enjuiciar a las más fragrantes instancias de fraude de
servicios médicos.

A lo largo de los años, hemos visto que, si el fraude de servicios
médicos brinda lucros y no se castiga, nuestro sistema de servicios médicos seguirá en estado de sitio. Estos delitos nos perjudican a todos - dependencias y programas gubernamentales, aseguradoras y proveedores médicos, y pacientes individuales. Pero estamos defendiéndonos. Como indica nuestro más reciente informe HCFAC, hemos realizado progresos significativos y
medibles. De hecho, el año pasado se realizaron logros récord.

El último año fiscal, como resultado de nuestra labor conjunta, se depositaron aproximadamente
$2.5 billones de dólares en el Fondo Fiduciario de Medicare - un aumento de más de
$500 billones de dólares con respecto al total del año anterior. También fuimos victoriosos o negociamos más de
$1.6 billones de dólares en fallos y acuerdos conciliatorios. La División
Criminal del Departamento de Justicia y nuestras Fiscalías Federales abrieron más de 1,000 casos nuevos de fraude de
servicios médicos y tenían más de 1,600 investigaciones criminales de fraude de
servicios médicos pendientes. Logramos un número récord de acusación de demandados por fraude de
servicios médicos, con más de 800 acusaciones formales en casi 500 casos y cerca de 600 condenas. Y la División Civil del Departamento de Justicia abrió casi 900 investigaciones de fraude de
servicios médicos nuevas y tenía más de 1,100 casos pendientes.

Estos números, sin embargo, solo cuentan parte de la historia. El año pasado también se dio un paso crítico hacia adelante en nuestra lucha contra el fraude de
servicios médicos - la creación de nuestro Equipo de Acción Preventiva y
Aplicación Legal al Fraude de Servicios Médicos [Health Care Fraud Prevention & Enforcement Action Team (HEAT)].

Al establecer este equipo especial el pasado mayo, nuestras dos agencias fueron inspiradas por una causa común - y por el sentido común. Nos dimos cuenta de que, para superar un problema tan complejo y extendido como el fraude de
servicios médicos, había llegado el momento de redoblar nuestros esfuerzos. HEAT ha elevado nuestra lucha conjunta tanto contra el fraude de
servicios médicos civil como el criminal como una prioridad a nivel del Gabinete. Estamos utilizando los recursos plenos del gobierno federal contra personas y empresas que ilegalmente desvíen recursos de los contribuyentes para ganancias personales. Y nuestro abordaje está funcionando. Hasta el momento, HEAT ha
mejorado nuestra capacidad de revelar el abuso y llevar a los delincuentes ante la justicia. Y ha permitido la recuperación de fondos robados y la devolución de millones de dólares al Tesoro de EE.UU. y al Fondo Fiduciario de Medicare.

Gran parte de este éxito puede atribuirse a nuestros Equipos Especiales de Fraude contra Medicare, los cuales son centrales a la misión de
aplicación legal de HEAT. En lo que se refiere a la parte criminal, a través de la iniciativa HEAT, nuestras dependencias han ampliado los
Equipos Especiales de Fraude contra Medicare a siete regiones de todo el país - del Sur de Florida a Detroit y Houston - donde los datos de Medicare indican que existen puntos calientes de niveles de facturación sin explicación. Hasta la fecha, los fiscales de los
Equipos Especiales de las Fiscalías Federales y la División
Criminal del Departamento de Justicia han pedido aproximadamente $500 millones de dólares en restituciones judiciales al programa Medicare en casi 300 casos de fraude de
servicios médicos asociados a más de 560 demandantes. Se han logrado más de 300 declaraciones de culpabilidad, y 250 demandados han sido sentenciados a prisión, con sentencias que varían de dos meses a 30 años. Y en lo que se refiere a la
aplicación legal civil, nuestras recuperaciones asociadas al fraude de servicios
médicos el año pasado bajo la Ley de Reclamos Falsos superó la suma sorprendente de
$2.2 miles de millones de dólares.

Estoy orgulloso del gran trabajo realizado por los fiscales, agentes, analistas e investigadores del Departamento de Justicia -- y por nuestros asociados en el HHS. Estos logros son un reflejo de la labor intensiva y constante de este Gobierno para proteger al pueblo estadounidense y el valioso dinero de los contribuyentes. Nuestro compromiso hacia la responsabilidad fiscal, la lucha contra el fraude y la devolución de recursos al Tesoro de EE.UU., tesoros estatales y el Fondo Fiduciario de Medicare es solo una de las muchas maneras en que estamos trabajando para ayudar al pueblo estadounidense en un momento en que los presupuestos distan de ser
limitados. De hecho, por cada dólar que gastamos en combatir el fraude de
servicios médicos, logramos devolverle cuatro dólares al Tesoro de EE.UU. y a los contribuyentes estadounidenses.

A pesar de nuestros éxitos, no podemos descansar. Debemos llevar nuestro trabajo
al próximo nivel. Y planeamos ampliar nuestras estrategias y técnicas contra el
fraude a través de la Ley de Servicios Médicos Accesibles. Esta ley
provee recursos nuevos e incluye reglas y sanciones nuevas y estrictas.
Trabajando con nuestros asociados de las fuerzas del orden público federales,
estatales, locales y tribales, utilizaremos las capacidades ampliadas que provee
la Ley de Servicios Médicos Accesibles para acabar con el fraude de servicios
médicos. Y trabajaremos enérgicamente con todos nuestros asociados de las fuerzas del orden público para asegurar que estafadores no puedan utilizar esta legislación histórica para cometer fraude de
servicios médicos contra nuestros ancianos y otros ciudadanos estadounidenses vulnerables. Castigaremos a estos delincuentes en toda la medida de la ley, y llevaremos ante la justicia a quienes busquen tomar
billones de dólares de los bolsillos de los contribuyentes.

También estamos utilizando al sector privado en esta lucha. Y seguiremos trabajando con líderes de la industria en
compartir información sobre ardides fraudulentos emergentes y para establecer
programas eficaces de cumplimiento y contra el fraude.

Por lo tanto, y con respecto a estos planes futuros, deseo dar la palabra a uno de nuestros asociados dedicados, el Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Dan Levinson.