Noticias

El Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder testifica ante el Subcomité de Asignaciones de Comercio, Justicia y Ciencia de la Cámara
Washington, DC
United States
~
16/03/2010

Buenas tardes, Presidente Mollohan, Miembro Wolf y Miembros distinguidos del Subcomité.  Hoy tengo el privilegio de comentar el Presupuesto del Presidente para el Departamento de Justicia para el Año Fiscal 2011 y de informarles el progreso, las principales prioridades y los planes futuros del Departamento de Justicia.  Pero primero quiero agradecerles por su apoyo constante al trabajo del Departamento y su reconocimiento de su papel esencial en la protección del pueblo y los más altos principios de nuestro país.

 

Cuando me reuní con este Subcomité en abril del año pasado, juré que, bajo mi liderazgo, el Departamento de Justicia lucharía por alcanzar un conjunto de objetivos específicos y cruciales: combatir el terrorismo, luchar contra el delito, hacer valer nuestras leyes de manera neutral y no partidaria, y dar nuevo vigor al compromiso del Departamento con la integridad, la transparencia y los resultados.

 

Estamos en el camino correcto para alcanzar estos objetivos.  Si bien han surgido desafíos sin precedentes y nuevas demandas, nuestras prioridades clave siguen claras.  Y asegurar la seguridad del pueblo estadounidense sigue siendo nuestra mayor responsabilidad.  En el último año, hemos mejorado nuestros programas y capacidades de seguridad nacional.  También hemos redoblado nuestra labor para proteger el medio ambiente, así como también a nuestras comunidades más vulnerables.  Hemos reforzado nuestra misión de proteger los derechos civiles en nuestros lugares de trabajo, mercados de vivienda, urnas y zonas fronterizas.  Y, como parte de nuestro enfoque para asegurar nuestra economía y combatir el fraude hipotecario y financiero, actualmente el Departamento encabeza la Unidad Especial de Control contra el Fraude Financiero que el Presidente Obama lanzó el año pasado.  

 

La solicitud que realizó el Presidente de $29 millones de dólares para el Presupuesto demuestra un fuerte compromiso con las principales prioridades del Departamento de Justicia.  Permítanme asegurarles que, al distribuir y usar estos fondos, pensaremos estratégicamente y con detenimiento.  Y también actuaremos para garantizar la responsabilidad y la transparencia.

 

Como han visto, el Presupuesto del Presidente solicita $300 millones de dólares en aumentos de programas para ayudar a fortalecer la seguridad nacional y contrarrestar la amenaza del terrorismo.  Estos recursos nos permitirán ampliar el progreso que logramos en el último año.  Gracias a la vigilancia de nuestras fuerzas del orden público y agencias de inteligencia, hemos logrado identificar y evitar nuevos complots, algunos de público conocimiento, otros no, entre ellos una de las amenazas más graves desde el 11 de septiembre de 2001.  Hace algunas semanas, Najibullah Zazi, el cerebro detrás de un complot para activar una bomba en el sistema de subterráneos de Nueva York, se declaró culpable de tres cargos criminales.  Otras cuatro personas han sido acusadas como resultado de nuestra investigación.  Este intento de ataque contra nuestra patria, en nuestra ciudad más poblada, fue real, estaba en marcha, y hubiera sido fatal.  Pero gracias al cuidadoso análisis de nuestros agentes de inteligencia y la acción rápido de las fuerzas del orden público, logramos frustrar este desastre potencial: como lo hemos hecho una y otra vez a lo largo del último año.  

 

El mes pasado en la Ciudad de Nueva York, Aafia Siddiqui, una física pakistaní capacitada por los EE.UU. fue condenada por intento de homicidio y asalto armado.  Esta mujer había demostrado una clara intención de matar a ciudadanos estadounidenses y, en el momento de su detención, poseía documentos que hacían referencia a un "ataque con bajas masivas" y ubicaciones específicas que incluían al Edificio del Empire State, la Estatua de la Libertad y el Puente de Brooklyn.  Y la semana pasada en Filadelfia, un ciudadano estadounidense fue acusado de conspirar para brindar apoyo material a terroristas y para cometer homicidio en el extranjero.  

 

Estos casos recientes nos recuerdan que los métodos terroristas están evolucionando, como también lo hacen los tipos de personas que participan en actividades terroristas.  Enfrentamos a un enemigo serio, capaz y decidido en la guerra que estamos librando.  Esto subraya la razón por la que el Departamento de Justicia debe tener la capacidad de responder con eficacia y rapidez.  Y nuestras acciones en el último año evidencian que estamos logrando avances significativos en la lucha contra estas amenazas.  Pero a pesar de este progreso reciente, no podemos confiarnos.  Y no debemos perder el enfoque en la tarea de llevar a los terroristas ante la justicia, y no lo haremos. 

 

Entiendo que hay diferentes perspectivas de como mejor enfocar esta tarea.  Existe un debate muy legítimo y sustancial que debemos tener al respecto.   Pero no podemos permitir que la política del miedo nos separe.  La base de nuestro debate deben ser los hechos, no el miedo.  Hoy más que nunca, el pueblo estadounidense merece esto.  

 

Otra vez, estamos en guerra.  Y debemos usar todas las herramientas en nuestro poder – entre ellas todo el alcance de nuestras capacidades militares, de las fuerzas del orden público, de inteligencia y diplomáticas – para ganar esta guerra.  Pero en busca de la victoria, no debemos darle la espalda a lo que ha hecho que nuestro país sea un ejemplo para el mundo.  Hoy, nuestro desafío es permanecer no solo seguros, sino también respetar nuestro legado, nuestros principios y respetarnos a nosotros mismos.

 

Esta es la tarea màs urgente e importante del Departamento de Justicia.  Les agradezco una vez más por apoyarla.  Espero seguir trabajando con este Subcomité y con el Congreso.  

 

Y ahora estoy listo para responder a sus preguntas.