Noticias

 El Secretario de Justicia Eric Holder declara ante el Comité del Senado sobre Asignaciones Presupuestarias, el Subcomité sobre Comercio, Justicia, Ciencias y agencias relacionadas
Washington, DC
United States
~
06/05/2010

Buenos días, Presidente Mikulski, Miembro Shelby y distinguidos Miembros del Subcomité. Gracias por esta oportunidad para discutir el Presupuesto del Presidente para el Año Fiscal 2011 para el Departamento de Justicia y proveer una actualización sobre el progreso, las principales prioridades y los planes futuros del departamento. Agradezco su reconocimiento de la misión crítica del departamento, y me complacerá contar con su asociación y apoyo continuos.

Cuando comparecí ante este subcomité en mayo pasado, establecí varios objetivos para el Departamento: proteger la seguridad de nuestra nación, dar nuevo vigor a las misiones tradicionales del Departamento, y restaurar la integridad y la transparencia en todos los niveles de la labor del Departamento. También prometí que, bajo mi liderazgo, todas las decisiones y políticas se basarían en los hechos, la ley y los mejores intereses del pueblo de los Estados Unidos, independientemente de presiones políticas o consecuencias políticas.

Casi un año más tarde, me complace informar que el departamento ha realizado progreso histórico en lo que se refiere a cumplir con estos objetivos. Si bien han surgido nuevos desafíos y exigencias, los miles de hombres y mujeres que trabajan en el Departamento han promovido esfuerzos para proteger nuestro país, para hacer valer nuestras leyes de manera no partidaria, defender nuestros intereses en el tribunal y garantizar la fuerza y la equidad de nuestro sistema judicial.

La solicitud del presupuesto del año fiscal 2011 del Presidente para el Departamento de Justicia, por un total de $29 billones de dólares y que incluye $2 billones en mejoras a programas, permitirá al Departamento reforzar el progreso logrado a lo largo de los últimos 15 meses. Durante este tiempo, hemos mejorado nuestros programas y capacidades de seguridad nacional. Hemos reforzado las iniciativas para brindar apoyo a nuestras comunidades más vulnerables, proteger los derechos civiles en nuestros lugares de trabajo, mercados de la vivienda, cabinas de votación y áreas fronterizas, y proteger nuestro medio ambiente. En vista del derrame de petróleo de la semana pasada en el Golfo de México, deseo destacar que el Departamento de Justicia se encuentra listo para hacer valer enérgicamente las leyes que protegen a las personas que trabajan y viven cerca del Golfo, la vida silvestre local, el medio ambiente y los contribuyentes estadounidenses. Recientemente, despaché a un equipo de abogados a Nueva Orleáns para que observaran el derrame de petróleo, y el Departamento seguirá proporcionando asesoría legal y apoyo a las dependencias que participan en la respuesta federal.

Como parte de nuestro enfoque para asegurar nuestra economía y combatir el fraude hipotecario y financiero, actualmente el Departamento encabeza la Unidad Especial de Control contra el Fraude Financiero que el Presidente Obama lanzó el año pasado. Y, en colaboración con el Departamento de Salud y Servicios Humanos, hemos logrado progresos significativos en la lucha contra el fraude de servicios médicos, y su disuasión, a través del Equipo de Control y Prevención de Fraude de Servicios Médicos. A través de esta iniciativa, hemos utilizado los recursos plenos de nuestras dependencias contra individuos y empresas que desvían ilegalmente recursos de los contribuyentes por ganancia propia. La semana pasada, este trabajo resultó en un acuerdo conciliatorio de $520 millones de dólares - el mayor ya pagado por una empresa en un acuerdo conciliatorio únicamente civil por mercadeo de un producto farmacéutico para usos no aprobados. Y, a lo largo de los últimos 15 meses, el Departamento de Justicia ha recuperado más de $2.8 billones de dólares en casos de fraude de servicios médicos usando la Ley de Reclamos Falsos, y ese dinero regresará a las arcas federales.

La solicitud de presupuesto del Presidente le permitirá al Departamento aprovechar esos logros y seguir progresando en cumplir con sus responsabilidades. Permítanme asegurarles que, al distribuir y usar estos fondos, pensaremos estratégicamente y con detenimiento. Y actuaremos para asegurar responsabilización y transparencia, como lo hemos hecho al administrar los billones de dólares recuperados recientemente.

Las inversiones solicitadas en el Presupuesto del Presidente nos permitirán seguir buscando y enjuiciando enérgicamente al fraude financiero y de servicios médicos, ampliar el programa de contratación de los Servicios Policiales con Orientación Comunitaria [Community Oriented Policing Services (COPS)], reducir los delitos violentos y el narcotràfico, ayudar a nuestros asociados de las fuerzas del orden público estatales, locales y tribales, asegurar que los programas de detención estén adecuadamente financiados y que haya programas de reincorporación a la sociedad eficientes en prisiones y cárceles, proteger los derechos civiles, combatir la delincuencia organizada internacional y hacer valer las leyes de inmigración. Como todos sabemos, el Departamento está trabajando actualmente con dependencias de todo el gobierno federal, y con el Congreso, en brindar apoyo a una amplia reforma de las leyes de inmigración de manera "compatible", como dijo el Presidente Obama, "con nuestro legado como nación de inmigrantes y nación de leyes".

El presupuesto también permitiría al Departamento fortalecer su trabajo crítico de seguridad nacional. Como han observado, se han solicitado $300 millones de dólares en aumentos de programas para ayudar a fortalecer la seguridad nacional y contrarrestar la amenaza del terrorismo. Estos recursos nos permitirán ampliar el progreso que logramos en el último año. Debido a la vigilancia de nuestras dependencias de las fuerzas del orden público e inteligencia, hemos logrado, en diversas oportunidades, identificar e impedir complots.

El lunes, Faisal Shahzad, un ciudadano estadounidense naturalizado nacido en Pakistán, fue arrestado en conexión con su supuesto papel en el intento de detonar un carro-bomba en Times Square el último sábado. El martes, fue acusado de actos de terrorismo que trascienden fronteras nacionales, intento de uso de un arma de destrucción masiva y otros delitos federales. Si se le condena, enfrenta una sentencia potencial de prisión perpetua.

Durante el interrogatorio, aun en curso, realizado por agentes federales, Shahzad ha proporcionado información útil, y seguiremos investigando una serie de pistas mientras obtenemos inteligencia asociada a este intento de ataque. Si bien este carro-bomba no detonó de acuerdo a lo planeado, este complot es otro recordatorio más de que terroristas aun están tramando para matar ciudadanos estadounidenses. En febrero, Najibullah Zazi, un participante clave del complot para bombardear el sistema de trenes subterráneos de Nueva York, se declaró culpable de violaciones terroristas. Hace menos de dos semanas, logramos otra declaración de culpabilidad de uno de los coconspiradores de Zazi y revelamos el papel de líderes principales de al-Qaeda en ordenar el complot. Otras tres personas han sido acusadas como resultado de nuestra investigación.

Estos intentos de ataques son recuerdos deplorables de las amenazas que nosotros, como nación, enfrentamos. Para el Departamento de Justicia y nuestros asociados de la comunidad de seguridad nacional, simplemente no existe prioridad más alta que desmantelar ataques potenciales y juzgar a quienes tracen dichos planes. En los casos Shahzad y Zazi, es exactamente eso lo que los agentes federales, agentes de las fuerzas del orden público y fiscales del Departamento de Justicia dedicados lograron a través de una labor de investigación ejemplar. Es en el mejor interés de cada ciudadano estadounidense asegurar que estos servidores públicos cuenten con los recursos necesarios para llevar adelante su trabajo sobresaliente.

En esta época de desafíos sin precedentes, nuevas amenazas y guerra constante, el apoyo de ustedes seguirá siendo una ayuda crítica para que el Departamento logre cumplir con sus objetivos y sus obligaciones. Me complacerá trabajar con ustedes y con todos. Una vez más, les agradezco por invitarme aquí hoy. Tendré gusto, ahora, en responder sus preguntas.

Gracias.