Noticias
El Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder en la ceremonia de instalación de los Secretarios de Justicia Auxiliares Laurie Robinson y Ronald Weich
Washington, D.C. ~ Viernes, 11 de diciembre de 2009

Buenos días.  Gracias, Tom y David.  Gracias, Senador Reid y Senador Sessions por tomarse el tiempo para venir durante esta época tan ajetreada en Capitol Hill.  Nos sentimos honrados de tenerlos con nosotros hoy.

 

            Es un placer celebrar la instalación de Laurie Robinson como la Secretaria de Justicia Auxiliar de la Oficina de Programas Judiciales y de Ron Weich como el Secretario de Justicia Auxiliar de la Oficina de Asuntos Legislativos.  

 

Laurie y Ron no solo son colegas muy estimados, sino que son líderes en el Departamento y en todo este gobierno.  Sus credenciales son impecables; sus cualificaciones son evidentes; y su reputación profesional de integridad es más que merecida.  

 

Estas cualificaciones son esenciales porque como enlaces con nuestros asociados en gobiernos estatales y locales y nuestros asociados en Capitol Hill, Laurie y Ron ayudan a coordinar y promover la causa de la justicia más allá de las paredes de este Departamento.  

 

            Además de ser líderes y enlaces excepcionales, Laurie y Ron son personas excepcionales.  Se han comprometido en cuerpo y alma al trabajo del Departamento y desde que trabajan aquí han demostrado ser Secretarios de Justicia Auxiliares ejemplares.  

 

            Como muchos de ustedes saben, Laurie y yo tuvimos el placer de trabajar juntos en el Departamento anteriormente, cuando Laurie era Secretaria de Justicia Auxiliar de la Oficina de Programas Judiciales, entre1993 y 2000, y yo trabajaba como el Fiscal Federal en D.C. y luego como Secretario de Justicia Adjunto.  

 

Durante ese período, Laurie supervisó el mayor incremento en gastos federales en investigaciones de justicia criminal de la historia de los Estados Unidos.   Ella manejó esta responsabilidad con su energía, elegancia y eficacia característicos.  Y fue directamente gracias a su trabajo que el Departamento de Justicia encabezó iniciativas en todas las áreas de control y prevención del delito.  

 

Es por eso que seguramente no sea difícil comprender por qué, cuando estábamos analizando candidatos para el puesto de Secretario de Justicia Auxiliar de la Oficina de Programas Judiciales, me costó imaginarme a alguien con más energía, conocimientos, pasión y compromiso que Laurie.  

 

Ella, sin embargo, no estaba tan convencida.  Estaba feliz con su vida dirigiendo el Programa de Maestría de la Universidad de Pensilvania en la Escuela de Criminología, su participación en distintas juntas de organizaciones sin fines de lucro, su relativa libertad respecto de su Blackberry y el tiempo que tenía con su esposo, Sheldon.  

 

Pero David, Tom y yo teníamos unanimidad en este tema.  Y, aunque llevó algunos meses, y al menos una llamada a su amado esposo, finalmente, Laurie y Sheldon cedieron y ella aceptó volver al timón de la Oficina de Programas Judiciales.  Y lo hizo por una razón: ella es la representación de un servidor público, que actúa desinteresadamente por el pueblo de este país.

 

Laurie, tienes mi agradecimiento más personal y sincero por tu servicio a nuestro Departamento y al país.

 

Conocí a Ron durante mi último proceso de confirmación.  Al principio tenía dudas porque él asistió a una escuela secundaria rival en la Ciudad de Nueva York.  Una vez que logré que admitiera que mi escuela era mejor que la suya supe que trabajaríamos bien juntos.

 

Ron se tomó una licencia de su puesto como Consejero Principal del Senador Reid (¡gracias, Senador!) para pasar a ser una parte integral, el líder, de mi equipo de confirmación.

 

En este papel, Ron organizó reuniones con diversos senadores y me ayudó a prepararme para mi “vehemente” proceso de audiencia y confirmación.  

 

Con el reflexivo asesoramiento de Ron, estuve bien preparado y el proceso fue menos difícil de lo que podría haber esperado.  ¡Gracias, Senador Sessions!

 

Ron ahora ha aportado la misma excelencia, amplios conocimientos y buen humor invalorable que aportó a mi proceso de confirmación al trabajo de la Oficina de Asuntos Legislativos.  

 

Bajo el liderazgo de Ron, la Oficina de Asuntos Legislativos ha promovido diversas de las prioridades más importantes del gobierno, entre ellas la aprobación de la Ley Matthew Shepard y James Byrd, Jr. de Prevención de Delitos por Odio.  

 

Si bien no estuvieron bajo los reflectores en el centro de esta iniciativa, Ron y los excelentes profesionales de la Oficina de Asuntos Legislativos han trabajado detrás del escenario para asegurarse de que esta legislación transformadora fuera aprobada y promulgada.  Ron, eres mi brazo derecho cuando voy a Capitol Hill.  Gracias por tu fiel servicio y por todo lo que has hecho aquí en el Departamento y cuando serviste en Capitol Hill.  Eres un servidor público extraordinario.

 

Laurie y Ron, les agradezco personalmente y sé que hablo por todos los miembros del Departamento al decir que nos complace enormemente que ambos hayan aceptado las nominaciones del Presidente Obama para servir en este gobierno y este Departamento.

 

Felicitaciones.