Noticias
El Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder habla sobre el derrame de petróleo del Golfo
Nueva Orleáns ~ Martes, 1º de junio de 2010

Buenas tardes.

Esta mañana, examiné apenas una pequeña parte de los daños causados por lo que es, en este momento, el mayor derrame de petróleo de la historia de los Estados Unidos. Oficiales de la Guardia Costera que participan en la labor de respuesta masiva también inspeccionaron el famoso Delta de Louisiana, donde las señales tempranas del petróleo invadiendo el ecosistema son muy evidentes, me informaron sobre el asunto.

Esta tarde, nuestro equipo de Washington se reunió con los Secretarios de Justicia y Fiscales Federales de los estados y distritos cuyas costas y ciudadanos han sufrido el impacto de este desastre para deliberar sobre cómo podemos trabajar juntos en respuesta a este derrame trágico.

Como todos ustedes saben, el viernes, el Presidente reiteró que el primer y principal objetivo del gobierno entero es detener la fuga, contener y limpiar el petróleo, y ayudar a las personas de esta región a recuperarse y volver a sus vidas normales.

Pero, como hemos dicho desde el principio, también debemos asegurar que los responsables por este derrame sean castigados. Esto significa hacer valer las correspondientes autoridades civiles, y, si se justifica, criminales, en la medida plena de la ley.

Lo que vimos esta mañana era petróleo por millas y millas. Petróleo que ya sabemos que ha afectado la vida vegetal y animal a lo largo de la costa, y ha afectado las vidas y los medios de mantenimiento de demasiadas personas en la región. Este desastre es nada menos que una tragedia.

Existe una cosa que no permitiré que se olvide en este incidente: Además de los costos enormes que pagarán nuestro medio ambiente y nuestras comunidades a lo largo de la costa del Golfo, la explosión y el incendio iniciales también le costaron la vida a 11 trabajadores de la plataforma petrolera. Once vidas inocentes perdidas. Al examinar las causas de la explosión y del derrame subsiguiente, deseo asegurar al pueblo estadounidense que no olvidaremos el precio que esos trabajadores pagaron.

Durante las primeras etapas de la labor de respuesta, envié un equipo de abogados, incluidos la Directora de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ignacia Moreno, y el Director de nuestra División Civil, Tony West, a Nueva Orleáns para encabezar nuestra labor para proteger no solo a las personas que trabajan y viven cerca del Golfo, sino también a los contribuyentes estadounidenses, el medio ambiente y la vida silvestre abundante en la región. Vienen trabajando diligentemente desde entonces para reunir información sobre los hechos y coordinar la respuesta legal del gobierno.

De aquí en adelante, nos guiarán principios simples: Aseguraremos que cada centavo del dinero de los contribuyentes sea devuelto y que los daños al medio ambiente y la vida silvestre sean reembolsados. Garantizaremos que los responsables limpien el desorden que han creado y restauren o sustituyan los recursos naturales perdidos o dañados en esta tragedia. Y enjuiciaremos en toda su medida cualquier violación de la ley.

Entre las muchas leyes que los abogados del Departamento están analizando se encuentran:

  • La Ley del Agua Limpia, la que conlleva penalidades y multas civiles así como sanciones criminales;
  • La Ley de Contaminación por Petróleo de 1990, la que se puede utilizar para responsabilizar a partes por costos de limpieza y de reembolso por la labor del gobierno;
  • La Ley del Tratado de Aves Migratorias y las Leyes de Especies en Peligro de Extinción, las que proveen sanciones por lesión y muerte de vida silvestre y especies de aves; y,
  • otras leyes criminales tradicionales.

Existe una amplia gama de posibles violaciones bajo estas leyes, y examinaremos detenidamente las acciones de las personas involucradas en este derrame. Si encontramos pruebas de comportamiento ilegal, seremos contundentes en nuestra respuesta. Ya hemos instruido a todas las partes relevantes que preserven cualquier documento que pueda esclarecer los hechos asociados a este desastre. Al ampliarse nuestra revisión en los próximos días, seremos meticulosos, seremos exhaustivos y seremos enérgicos. No descansaremos hasta que se haga justicia.

Mientras que el gobierno federal seguirá concentrándose en detener la fuga y responder al desastre ambiental, el Departamento de Justicia asegurará que el pueblo estadounidense no pague por este desastre y que nuestras leyes se hagan valer en toda su medida. Esa es nuestra responsabilidad, y no haremos nada menos.

Ahora, tendré gusto en responder a sus preguntas.