Noticias
El Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder atestigua ante la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera
Washington, D.C. ~ Jueves, 14 de enero de 2010

Comentarios preparados para discurso.

Presidente Angelides y Vicepresidente Thomas, gracias por invitarme a dirigirles la palabra a ustedes y a los demás distinguidos Miembros de esta Comisión. Estas audiencias inaugurales marcan un paso crítico hacia delante en una mejor comprensión de las causas-raíz de la crisis financiera que ha azotado a nuestra economía en los últimos dos años. Agradezco la oportunidad de participar en el trabajo de esta Comisión y prestar asistencia a su investigación.

Esta mañana, me acompaña Lanny Breuer, el Secretario de Justicia Auxiliar de la División Criminal del Departamento de Justicia. Lanny lidera muchas de nuestras principales iniciativas de investigación, enjuiciamiento y castigo asociadas a los delitos financieros. Él ha presentado su testimonio escrito, el cual provee una reseña exhaustiva del trabajo del Departamento en estas áreas, y podrá responder a cualquier pregunta adicional que pudieran tener.

Debemos estar alertas en nuestra labor de proteger y fortalecer la economía de los Estados Unidos. Nuestra labor de lucha contra los delitos económicos es un componente vital de nuestra estrategia más amplia - una estrategia que busca promover la confianza en nuestro sistema financiero, la integridad en nuestros mercados y la prosperidad para el pueblo de los Estados Unidos.

Al llevar a cabo esta estrategia, el Departamento de Justicia se concentra hace mucho tiempo en combatir el fraude financiero. A lo largo de numerosos gobiernos, tanto democráticos como republicanos, el Departamento ha trabajado arduamente en la lucha contra el fraude y para recuperar ganancias mal habidas para las víctimas del fraude. Sin embargo, a pesar de esta labor, sabemos que persiste el fraude financiero. De hecho, el Wall Street Journal informó este mes que la "crisis y el fraude en los sectores de valores e inversiones se encuentran en sus más altos niveles desde que se comenzaron a llevar registros". La crisis económica actual ha llevado a estos desafíos al primer plano.

Permítanme comenzar por detallar el papel que ocupa el Departamento - y no ocupa - en el tratamiento de estos desafíos. Dicho de manera simple, el Departamento de Justicia investiga y enjuicia los delitos federales. En este mismo momento, fiscales en Washington y en 94 Fiscalías Federales de todo el país están trabajando arduamente en la investigación de una amplia gama de casos de fraude financiero, desde el fraude hipotecario, al fraude de servicios médicos y contra Medicare, y desde el fraude de valores a la mala conducta empresarial. Estoy orgulloso de que hemos establecido una respuesta de las fuerzas del orden público a la crisis financiera que es y seguirá siendo enérgica, exhaustiva y bien coordinada.

Pero, si bien el alcance de nuestra función de investigación y acusación es amplia, no pretendemos tener todas las respuestas. En líneas generales, no tenemos los conocimientos necesarios, ni es parte de nuestra misión, opinar sobre las causas sistémicas de la crisis financiera. En vez de ello, los recursos del Departamento de Justicia se concentran en investigar y enjuiciar los delitos. Es dentro de este contexto que me complace ofrecer mi testimonio y realizar un aporte a la revisión que ustedes realizan.

El Departamento tiene una larga historia de enjuiciar al fraude financiero —y seguiremos haciéndolo. Trabajando en conjunto con nuestros asociados federales, estatales, locales, tribales y territoriales, el Departamento de Justicia está utilizando todas las herramientas a su disposición - incluidos recursos nuevos, tecnologías avanzadas y capacidades de comunicaciones, y el mejor de nuestros talentos - prevenir, enjuiciar y castigar estos delitos. Y al tomar acción significativa, nuestro objetivo no es apenas responsabilizar a las personas cuya conducta puede haber contribuido para la reciente crisis, sino también disuadir futuras conductas de este tipo.

El pilar de nuestra labor en esta área es la nueva Unidad Especial de Control contra el Fraude Financiero interagencias, la cual fue establecida en noviembre por Orden Ejecutiva del Presidente y es liderada por el Departamento de Justicia. En el centro de la misión de la Unidad Especial existe una labor de control más robusta y estratégica, concentrada en combatir cuatro tipos de delito financiero:

  • El fraude hipotecario - desde los fraudes de rescate de la ejecución hipotecaria y modificación de préstamos al fraude de préstamo sistemático en el mercado nacional de la vivienda;
  • El fraude de valores - desde el uso indebido de información privilegiada tradicional a los ardides Ponzi, y desde el fraude contable a declaraciones engañosas a inversionistas;
  • Fraude asociado a la Ley de Recuperación y de rescate - incluido el robo de fondos federales de estímulo y el uso ilegal de dólares de los contribuyentes destinados a rescatar a nuestras instituciones financieras; y
  • La discriminación financiera - incluidas prácticas de prestamos predatorios en comunidades de minorías y la venta de productos financieros que explotan a las personas de la tercera edad y a los desfavorecidos.

Al combatir los delitos financieros, sacamos gran provecho de los recursos de aplicación criminal y civil del gobierno federal. Atacamos cada caso de fraude con el objetivo de recuperar fondos robados para las víctimas. Y optimizaremos la coordinación y la cooperación entre las autoridades federales, estatales, locales, tribales y territoriales, de modo que los autores de estos delitos sean llevados ante la justicia.

En este último punto, permítanme ser claro: Cuando encontremos a empresas o individuos cuya falta de respeto por la ley ha perjudicado las billeteras de ciudadanos promedios de los Estados Unidos, utilizaremos cada medida disponible para que paguen por ello.

Incluso antes del lanzamiento de la Unidad Especial, el Departamento respondió enérgicamente a la crisis financiera redoblando nuestra labor de lucha contra el fraude. Además de condenar a Bernard Madoff, autor del mayor ardid Ponzi en la historia de nuestra nación, el año pasado arrestamos a los líderes de lo que se describió como el mayor caso de uso indebido de información privilegiada en fondos de cobertura de la historia. Y logramos sentencias de 30 y 25 años para dos ejecutivos de National Century Financial Enterprises después de sus condenas por cargos de conspiración, fraude y lavado de dinero.

También hemos dedicado atención significativa a prevenir y enjuiciar el fraude hipotecario. En ese momento, el Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] está investigando más de 2,800 casos de fraude hipotecario, o sea, casi un 400 por ciento más que hace cinco años. El presupuesto federal para 2010 recién aprobado optimizará estas iniciativas, así como las autoridades legislativas optimizadas proporcionadas por el Congreso al Departamento el año pasado en la Ley de Ejecución contra el Fraude y Recuperación de 2009.

Confío en que, con las nuevas autoridades, los recursos nuevos y un nuevo y audaz plan de acción, podremos lograr progresos mensurables y sustanciosos, y lo haremos. Y, trabajando en conjunto con nuestros asociados regulatorios y de las fuerzas del orden público, tendremos éxito en restaurar la integridad de nuestros mercados, preservar los recursos de los contribuyentes y proteger a la gran mayoría de los estadounidenses trabajadores, inversionistas y empresas que juegan de acuerdo con las reglas y obedecen la ley.

Gracias nuevamente por la oportunidad de participar en la audiencia de hoy y detallar las iniciativas en curso del Departamento para luchar contra el fraude financiero después de nuestra crisis financiera. Me complacerá trabajar con ustedes y, junto con el Secretario de Justicia Auxiliar Breuer, tendré gusto en responder sus preguntas.