Noticias
Comentarios del Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer en la mesa redonda de prensa del Programa contra la Delincuencia Violenta
Washington, D.C. ~ Lunes, 12 de julio de 2010

En primer lugar, gracias a todos por venir. Hacía mucho tiempo que no hacíamos una de éstas.

Deseo aprovechar la oportunidad hoy para contarles sobre algunos cambios que prevemos realizar en la División Criminal, para desarrollar aún más nuestra ya exitosa labor de enjuiciar a grupos criminales organizados.

En tal sentido, creo que es importante señalar la serie de éxitos recientes de nuestra Unidad Antipandillas en el enjuiciamiento de algunos de los pandilleros más peligrosos y violentos de este país.

En Charlotte, hemos condenado a numerosos líderes y asociados de la MS-13, incluido Alejandro Enrique Ramírez Umana, quien será sentenciado a fin de este mes. En abril, un jurado federal votó unánimemente imponerle la sentencia de muerte a Umana después de haberlo condenado por homicidio y cargos relacionados, incluidos de armas, extorsión, manipulación de testigos e intimidación.

Además, 11 personas acusadas en la acusación original, la que incluyó a 26 personas, ya han sido sentenciadas, muchas de ellas a sentencias de prisión significativas como 240 meses, 222 meses y 169 meses.

En Texas, Maryland e Indiana, estamos combatiendo a la pandilla Nación Todopoderosa de Reyes y Reinas Latinos (Almightly Latin King and Queen Nation). Más recientemente, el 29 de junio, anunciamos cargos de conspiración para cometer asociación ilegal contra seis supuestos miembros de la Nación Todopoderosa de Reyes y Reinas Latinos en Indiana.

La semana anterior, acusamos a 26 supuestos miembros y asociados de la pandilla Bloods en Tennessee de delitos asociados a su supuesta actividad pandillera.

Estos son apenas algunos ejemplos recientes.

Y permítanme recordarles; esto lo ha logrado un pequeño grupo de solo 13 abogados quienes, junto con sus Fiscales Federales Auxiliares, realmente asestaron un golpe contra las operaciones pandilleras en comunidades estadounidenses.

Las asociaciones que esta unidad ha establecido con Fiscalías Federales de todo el país, y el compromiso asumido por estas oficinas, han producido estos resultados tangibles.

Por supuesto, si bien nos emociona ver una caída general en los índices de delincuencia violenta, sabemos que la violencia pandillera y los delitos asociados persisten en demasiadas comunidades.

Para el ciudadano que vive con temor, la peor pandilla de los Estados Unidos es una en su vecindario - la que intenta reclutar a su hijo en su escuela, la que vende drogas en su cuadra, la responsable por la bala perdida que acabó con la vida del hijo del vecino.

Es por eso que la Unidad Antipandillas se dedica a casos de pandillas de alto impacto asociados a amenazas pandilleras regionales, nacionales o internacionales. Queremos lograr un impacto máximo, tanto en la creación de comunidades más seguras como en la disuasión de actividades criminales futuras al desmantelar las operaciones de grupos criminales organizados importantes.

Para lograr ese objetivo, recientemente he completado un análisis exhaustivo de la labor de la División Criminal con respecto a la delincuencia organizada, los delitos violentos y las pandillas.

Pero antes de hablar sobre el mismo, deseo contarles una cosa más hoy. Simplemente, no existe manera de hablar sobre la labor legendaria del Departamento de la lucha contra la delincuencia organizada sin hablar de uno de los predecesores más respetados de la iniciativa - Jack Keeney.

Algunas personas pensaron que la mayor novedad en términos de la carrera anunciada la semana pasada estaba asociada a LeBron James; sin embargo, para la gente del Departamento de Justicia, fue la asociada a un verdadero miembro del vestíbulo de la fama, el Sr. Keeney.

Desde 1951, el Sr. Keeney dedica su vida a la búsqueda de la justicia - en particular con respecto a la delincuencia organizada - y, la semana pasada, me comentó que había decidido jubilarse.

Un fiscal de carrera en todo el sentido de la palabra, el Sr. Keeney aseguró que su último logro en el Departamento fuera garantizar el éxito continuo del programa contra la delincuencia organizada que ayudó a crear.

Aunque el nombre de la sección ha cambiado y han pasado muchos fiscales por ella a lo largo de las décadas, dos cosas han permanecido: la misión singular del Departamento de erradicar la delincuencia organizada en los Estados Unidos, y el Sr. Keeney.

Su devoción a este Departamento y su trabajo como mentor de miles de jóvenes fiscales se ve eclipsado únicamente por el éxito logrado por su labor y por el equipo Fighting Irish.

El mundo tiene celebridades de todos los tipos, pero en estos salones consagrados de la justicia, existen gigantes legales conocidos principalmente a los hombres y mujeres que dedican sus vidas y sus carreras a los Principios de la Ley, y en ese grupo de elite, el Sr. Keeney es una verdadera leyenda que hará mucha falta.

Ahora, como señalé anteriormente, el otro grupo que tenemos que lucha contra grupos de delincuencia organizada - la Unidad Antipandillas - también ha sido muy exitoso -- Sólo he mencionado unos pocos éxitos de litigio recientes de la Unidad. Pero debemos hacer más - no solo investigando y enjuiciando a pandillas, sino utilizando, también, nuestros conocimientos para brindar apoyo a los fiscales de las Fiscalías Federales de todo el país.

La Sección de Delito Organizado y Asociación Ilegal [Organized Crime and Racketeering Section (OCRS)] tiene una historia larga y variada de lucha exitosa contra la delincuencia organizada, tanto en el litigio de sus propios casos como a través de su labor con las Unidades de Fuerza de Ataque contra el Delito Organizado en las Fiscalías Federales. Más recientemente, la OCRS ha concentrado sus esfuerzos en combatir grupos de delincuencia organizada internacionales que representan una amenaza a nuestra seguridad. Quiero que también reforcemos nuestra labor en esta área.

Con base en mi análisis, he recomendado al Secretario de Justicia de los Estados Unidos que nuestra labor ya sobresaliente en estas áreas se vería optimizada por una fusión de la OCRS y la Unidad Antipandillas en una sola sección - la Sección de Delito Organizado y Pandillas - lo que nos permitiría utilizar nuestros recursos con mayor eficiencia y eficacia para combatir las pandillas y otros grupos de delincuencia organizada.

El Secretario de Justicia de los Estados Unidos ha indicado su apoyo a este cambio, y hemos iniciado conversaciones con miembros del Congreso y en el poder ejecutivo para formalizar estas recomendaciones.

Mientras que los cambios que propongo requieren algunos pasos más dentro del poder ejecutivo y el Congreso, las conversaciones iniciales con ambos han sido positivas, y soy optimista con respecto a que lograremos realizar esta reorganización de algunos de los mejores fiscales y más dedicados empleados del Departamento. Me estoy preparando para llevar adelante estos cambios, y me entusiasma implementar nuestra nueva estrategia.

También como parte de esta fusión, el Centro Nacional de Combate, Control y Coordinación contra Pandillas [National Gang Targeting, Enforcement & Coordination Center (GangTECC)] también será fusionado en la nueva Sección de Delito Organizado y Pandillas.

Los hombres y mujeres de GangTECC vienen trabajando arduamente desde la formación del Centro en la coordinación de importantes casos asociados a pandillas y la identificación de amenazas emergentes. El Centro también ha creado una lista de "Los más buscados", en conjunto con el Servicio de Alguaciles Federales, el que destacaba a 12 fugitivos de pandillas estatales y locales buscados por delitos pandilleros. Hasta la fecha, esta lista ha resultado en el arresto de 10 fugitivos.

Al combinar GangTECC en la misma sección que la Unidad Antipandillas, con supervisores en común y una misión en común, creemos que la información compartida y la coordinación se verán significativamente optimizadas. Además, estamos conectando a GangTECC con la División de Operaciones Especiales del Departamento, la que coordina con éxito operaciones de múltiples distritos contra organizaciones importantes de narcotráfico. Y estamos realizando cambios adicionales relacionados que mejorarán el acceso de GangTECC a información sobre casos pandilleros bajo investigación por agentes federales de todo el país.

Estos cambios mejorarán significativamente la capacidad de GangTECC de identificar conexiones entre casos asociados a pandillas siendo investigados en distintas partes del país; ayudarán a asegurar que se compartan las pruebas en beneficio de todos esos casos; y ayudará a coordinar operaciones de captura en los casos correspondientes para un impacto máximo.

Bruce Ohr, actualmente jefe de OCRS, será el jefe de esta nueva sección. Doug Crow, actualmente delegado en OCRS, será el Delegado Principal para Política y Operaciones, mientras que Jim Trusty, actualmente Jefe Adjunto y Jefe Interino en la Unidad Antipandillas, será Delegado Principal de Litigios. Kevin Carwile, antiguo líder de la Unidad Antipandillas, pasará a encabezar nuestra Unidad de Casos Capitales.

También estamos explorando maneras creativas de asociarnos con nuestros compañeros en las Fiscalías Federales para optimizar la labor del Departamento de equilibrar un control inteligente y dirigido contra pandillas y delincuentes violentos con iniciativas sólidas en intervención y prevención, para ayudar a disuadir y prevenir la delincuencia violenta y permitir que nuestros jóvenes se mantengan alejados de las pandillas y la violencia.

Hemos realizado una serie de cambios en la División Criminal desde que llegué a la misma. De hecho, este es el segundo cambio importante estructural que he realizado en la División en los últimos 15 meses. El primero fue la fusión que resultó en la creación de la Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales. Todos los cambios que he realizado fueron diseñados para el uso más eficiente y más efectivo de nuestros recursos limitados, sin dejar de optimizar nuestra capacidad de lograr el enjuiciamiento de los delincuentes.

La División Criminal cuenta con una rica historia, llena de fiscales legendarios y casos interesantes.

Junto con funcionarios de mi oficina, he dedicado mucho tiempo a conversar con el personal y abogados para conocer las acciones que las personas creían que más beneficiarían a la División y asegurar su fuerte presencia por muchos años. Me complace anunciar que creo que estos cambios y otros similares brindan a la División cimientos que nos permitirán enfrentar los desafíos de aplicación legal del siglo 21 con la mezcla correcta de talento, inteligencia, recursos y - principalmente - determinación.

Dicho esto, tendré gusto en contestar sus preguntas.