The United States Department of Justice Department of Justice Seal The United States Department of Justice
Search The Site
 

Departamento de Justicia de los Estados Unidos


División de Derechos Civiles
Oficina de Asuntos Electorales

CIUDADANOS QUE HABLAN IDIOMAS MINORITARIOS

LA SECCIÓN 203 DE LA LEY DEL DERECHO AL VOTO

Los Estados Unidos de América es una nación diversa cuyo gobierno es elegido por votación de sus ciudadanos. Las leyes federales reconocen que muchos estadounidenses comunican en otros idiomas que no sean el inglés, y que por tanto necesitan recibir información en sus idiomas natales para poder participar plenamente en nuestro sistema democrático. Hay disposiciones legales en este país que protegen los derechos de votación de los ciudadanos estadounidenses hablantes de idiomas minoritarios, entre ellas, la Sección 203 como punto clave. Desde el año l975, hasta las últimas enmiendas llevadas a cabo en 1992, el Congreso de los EE.UU. ha ordenado la elaboración de boletas en idiomas minoritarios en varias zonas del país, estableciendo a su vez una metodología para determinar cuales jurisdicciones por sus características demográficas quedan obligados a imprimir material informativo y boletas en otros idiomas que no sean el inglés.

La Sección 203 de la Ley del Derecho al Voto

El Congreso enmendó la Ley del Derecho al Voto en 1975 y le añadió la Sección 203, concluyendo que "el uso de ciertas prácticas y procedimientos ha resultado en la exclusión del proceso electoral de ciudadanos hablantes de idiomas minoritarios...El Congreso declara que para proteger las garantías afianzadas en las enmiendas decimocuarta y la decimoquinta a la Constitución, y con el fin de eliminar la discriminación, es necesario prohibir dichas prácticas."

La Sección 203 dice: "Dondequiera que un estado o subdivisión política registre la gente para votar, o provea avisos, formularios, instrucciones, asistencia u otro material informativo, incluyendo boletas, sobre el proceso electoral, lo proveerá no sólo en inglés, sino también en el idioma del grupo minoritario correspondiente."

Cuáles son las jurisdicciones cubiertas por la Sección 203?

La ley rige sobre las localidades en que más de 10.000 habitantes, o un porcentaje superior al 5 por ciento de los ciudadanos en edad de votar, pertenecen a un grupo que habla el mismo idioma minoritario; tiene bajos porcentajes de alfabetismo; y habla poco inglés. Algunas subdivisiones políticas serán incluídas en una categoría aparte para reservas indias.

Las localidades afectadas por esta Ley se designarán basándose en datos demográficos recopilados del último censo, bajo la dirección de la Oficina del Censo. Para ver la lista de jurisdicciones afectadas, véase la página web de la Oficina de Asuntos Electorales de la División de Derechos Civiles, Departamento de Justicia (en inglés).

Cuáles son los idiomas cubiertos por la Sección 203?

La Sección 203 pone en primer plano a los idiomas pertenecientes a grupos minoritarios que hayan sufrido una larga historia de exclusión del proceso político en este país; los hispanohablantes, las personas de los países asiáticos, los americanos indígenas, y los nacidos en Alaska. La Oficina del Censo ha identificado a ciertos grupos residentes de determinadas jurisdicciones, entre ellas algunas localidades donde residen dos o más grupos de idiomas minoritarios de suficiente tamaño como para calificar bajo esta Ley.

Cuáles elecciones serán afectadas?

La Sección 203 se aplicará a toda elección celebrada en las jurisdicciones designadas como cubiertas por la Oficina del Censo, incluyendo las elecciones primarias y generales, referéndums y otras consultas populares realizadas por municipios, distritos escolares u otras entidades ubicadas dentro de las zonas afectadas.

Qué tipo de información será difundida en idiomas minoritarios?

Toda información difundida en inglés tendrá que ser igualmente diseminada en los designados idiomas minoritarios. No se trata sólo de las boletas, sino toda información relativa al proceso electoral en cuestión; cómo se registra para votar, la calificación de candidatos, avisos sobre la ubicación de centros electorales, muestras de boletas, material informativo dirigido a votantes, y boletas normales y para personas que van a estar ausentes el día de las elecciones. Se proporcionará información completa y detallada, desde el registro del elector hasta la emisión del voto, incluyendo respuestas a preguntas que pueden surgir durante el acto de votar. El material escrito se traducirá correctamente, y se proveerá ayuda oral. Por ejemplo, dado que la mayor parte de los idiomas hablados por americanos indígenas no son escritos, la información se difundirá a esos grupos oralmente. Asimismo, la comunicación oral se vuelve aún mas importante en las zonas del país donde la tasa de alfabetismo es baja. La presencia de funcionarios bilingües en determinados centros electorales el día de las elecciones será esencial, e igualmente debe instalarse en los centros municipales personal entrenado para proveer información y aclarar dudas en los idiomas minoritarios correspondientes, de la misma manera que se hace para el público de habla inglesa.

Cuáles son los elementos fundamentales de un buen programa?

1. Actividades de extensión

Un factor contribuyente al éxito de los programas es una enérgica campaña informativa, a través de la cual se identifican las necesidades de las comunidades minoritarias, así como los canales de comunicación que utilizan. Frecuentemente los ciudadanos que no hablan inglés acuden a otros medios de comunicación distintos a los utilizados por la población de habla inglesa. Cada comunidad tiene sus propias costumbres. Los mejores fuentes de información son los miembros de la misma comunidad y las personas que trabajan estrechamente con ella. Los oficiales electorales deberán contar siempre con estas personas. Por otra parte, mientras los lideres comunitarios constituyen un importante punto de partida, a los funcionarios electorales también les conviene ir más allá y comunicar con una amplia variedad de personas, como grupos de maestros, comerciantes, laboristas, encargados de programas de inglés como segundo idioma, asociaciones de maestros y padres de familia, ancianos, iglesias, entidades sociales y fraternales y veteranos, entre otros, asegurándose así las condiciones óptimas para montar un programa exitoso. Una amplia red de contactos comunitarios sabrán mejor dónde colocar avisos, cuales son los medios de comunicación de mayor difusión, y dónde deberán de colocar a funcionarios que pueden facilitar el proceso electoral para mejor servir a los miembros de sus comunidades. Asimismo, estos contactos comunitarios podrán ayudar en la identificación y reclutamiento de trabajadores para los centros electorales, e incluso personas dispuestas a colaborar en la producción y perfeccionamiento de traducciones.

Los miembros de las comunidades minoritarias, en colaboración con personas que trabajan al servicio de aquellas, pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo y mantenimiento de programas electorales bilingües, de manera independiente, sin intervenciones por parte de las autoridades electorales. Por otra parte, los ciudadanos de idiomas minoritarios deberán responder oportunamente a peticiones de información hechas por oficiales electorales, ya que éstos a menudo obran con severas limitaciones de tiempo. Igualmente, los ciudadanos de estas comunidades deberán ofrecer sugerencias a los oficiales electorales de las ciudades y los condados, servir como voluntarios en los lugares de votación, y en general participar activamente en el programa que se adopte para asistir a los que hablan idiomas minoritarios. Deberán a su vez reportar a los funcionarios locales toda anormalidad que presencien, y en caso de que éstos no reaccionen apropiadamente, ponerse en contacto directamente con el Departamento de Justicia, utilizando la información que se presenta al final de este folleto.

2. Personal electoral bilingüe

Los votantes hacen preguntas en los lugares electorales el día de la elección. En ocasiones les cuesta entender cómo funcionan las máquinas de votar, o desconocen cuál de los lugares electorales les corresponde. O a veces, por no saber leer, no pueden entender lo que está escrito en la boleta. La falta de funcionarios bilingües en los lugares de votación puede resultar en la privación del derecho al voto para estos ciudadanos.

Toda persona que se ofrece a trabajar en los centros electorales, tanto el personal nuevo como los ya veteranos del proceso, necesitarán entrenamiento más allá del proceso de votación, para poder contestar correctamente a las preguntas hechas por votantes miembros de las comunidades de idiomas minoritarios. Aún a los trabajadores con experiencia les conviene refrescar sus conocimientos en cuanto a los derechos del votante en este país.

3. Traducciones bien hechas y difusión adecuada de material informativo

Hay que traducir material sobre todas las etapas del proceso electoral, y prestar suficiente atención a la elaboración de dichas traducciones para asegurar su eficacia ante las necesidades de la comunidad minoritaria a servir. Las traducciones inadecuadas o incorrectas pueden confundir al votante y hasta poner en ridículo a las autoridades locales. Más allá del tema de control de calidad, pueden existir diferencias dialécticas dentro del mismo grupo lingüístico, y por tanto les incumbe a las autoridades locales proveerles información útil a todos los votantes, contando con la ayuda de miembros de dicho grupo para asegurar que las traducciones sean adecuadas.

4. Actividades oportunamente programadas

El tiempo entre elecciones es limitado, en algunas jurisdicciones extremadamente así, y es una tarea ambiciosa hacer ajustes al sistema electoral cuando tiene tantas complejidades. Se debe iniciar inmediatamente una campaña de información hacia la comunidad, con el fin de desarrollar un programa electoral dirigido a los grupos que hablan idiomas minoritarios, estableciendo prioridades para las múltiples tareas a realizar.

5. Planear para situaciones imprevistas

Errores ocurren. Los funcionarios electorales se enferman y faltan al trabajo. Los materiales se desvían, o se pierden. Los electores hablantes de idiomas minoritarios aparecen en lugares electorales que no les corresponden. Es preciso elaborar un plan para solucionar problemas que pudieran surgir a lo largo del proceso. Por ejemplo, enseñanza para funcionarios electorales sobre cómo comportarse en situaciones imprevistas, instrucción sobre sistemas alternativos de comunicarse entre los lugares de votación y la oficina principal de elecciones, o cómo obtener materiales adicionales cuando se detecta áreas inadecuadamente cubiertas.

Conviene repetir que el mantenimiento de una comunicación estrecha con los grupos minoritarios reducirá la incidencia de repercusiones negativas de situaciones imprevistas que se presenten a lo largo del proceso electoral.

6. Evaluar, analizar y hacer mejoras

La búsqueda de estrategias eficaces para dirigirse a los hablantes de idiomas minoritarios es un proceso continuo. Cuando los miembros de estos grupos se mudan entre regiones, será necesario usar nuevos sistemas de comunicación y nombrar funcionarios electorales bilingües para cubrir estas nuevas áreas de crecimiento. Puede que las necesidades históricamente existentes en algunas zonas lleguen a desaparecer con el paso del tiempo. Los cambios de este tipo se hacen notar de varias maneras, por ejemplo en la matrícula escolar. Al igual que los comerciantes, las autoridades electorales tienen que adaptarse a las necesidades de una clientela en transición, y a este fin, consultas continuas con los lideres y grupos comunitarios serán un factor fundamental del éxito del programa.

Otra estrategia podría ser la documentación de las consultas hechas, así como otras actividades dirigidas hacia la comunidad, y posteriormente hacer una evaluación de las que hayan producido mejores resultados, creando así una historia de las actividades realizadas.

El papel que desempeña el Departamento de Justicia

Informar - El Departamento de Justicia notifica a las jurisdicciones de la necesidad de cumplir con la Sección 203, y se dedica a educar a la comunidad sobre dicha Ley.

Prestar ayuda - El Departamento de Justicia proporciona información a las jurisdicciones y contesta a las preguntas en cuanto a los planes de cumplimiento.

Hacer cumplir - El Departamento de Justicia investiga acusaciones de posibles violaciones de las leyes federales, y toma las medidas apropiadas para asegurar el cumplimiento con las mismas.

Cómo se podría obtener más información?

La página web de la Oficina de Asuntos Electorales, www.justice.gov/crt/about/vot (en inglés), contiene el texto completo más una explicación de la Sección 203, junto con una lista de las jurisdicciones afectadas por esta Ley, y las Reglas sobre Idiomas Minoritarios promulgada por el Secretario de Justicia.

O comuníquese con:

Voting Section
Civil Rights Division
Department of Justice
950 Pennsylvania Avenue, NW - NWB
Washington, DC 20530
Teléfono: 202-307-2767, o gratuitamente al 1-800-253-3931
Fax: 202-307-3961

General Information Voting Section
Contact

Toll-free - (800) 253-3931
Telephone - (202) 307-2767
Fax - (202) 307-3961
Email - voting.section@usdoj.gov Complaint form
Mailing Contact

Voting Section
Civil Rights Division
U.S. Department of Justice
Room 7254 - NWB
950 Pennsylvania Ave., N.W.
Washington, DC 20530

Redistricting Census Information
Stay Connected YouTube MySpace Twitter Facebook Sign Up for E-Mail Updates Subscribe to News Feeds
 
>