Discursos, Declaraciones y Testimonio

Noticias
Declaración del Secretario de Justicia Auxiliar de la División de Derechos Civiles Thomas E. Perez ante el Comité de Administración de la Cámara
Washington, D.C. ~ Martes, 15 de febrero de 2011

Buenos días, Presidente Lungren, Miembro Brady y miembros del comité. Gracias por la oportunidad de atestiguar ante ustedes hoy acerca de la labor del Departamento de Justicia para hacer valer la Ley de Habilitación de Electores en el Extranjero y Militares [Military and Overseas Voter Empowerment Act (MOVE)], y gracias por su liderazgo en la Ley MOVE.

La promulgación de la Ley MOVE en 2009 fue el avance más importante en el área de leyes para electores militares y en el exterior en más de 20 años, y recibimos con buen grado las nuevas protecciones que proporcionó. El asegurar que los miembros de nuestras fuerzas armadas y sus familias, así como los civiles estadounidenses que viven en el exterior, puedan hacer oír sus voces en el proceso electoral es una responsabilidad que el Departamento de Justicia toma muy en serio, y el Departamento ha hecho de hacer valer las Leyes UOCAVA y MOVE de forma justa, enérgica e independiente una de sus más altas prioridades.

El Departamento apoyó firmemente las nuevas protecciones incluidas en la Ley MOVE, y el Presidente la promulgó con orgullo. Una vez promulgada, el Departamento se dedicó a garantizar que la Ley MOVE fuera implementada con éxito en todo el país. Dedicamos una cantidad de recursos significativos a coordinar con el Programa Federal de Asistencia al Elector y la oficina del Consejero General en el Departamento de Defensa, para analizar los cambios realizados por la nueva ley, notificando a los estados de las nuevas exigencias, buscando información acerca del cumplimiento de cada estado, evaluando las respuestas de los estados, controlando el cumplimiento de la ley por los estados, realizando el seguimiento de problemas con cada estado y, donde fuera necesario, implementando acciones de coacción contra los estados y territorios.

Previo a la elección general federal de 2010, la Sección de Elecciones de la División de Derechos Civiles dedicó más de 20 miembros de su personal a este programa nacional de coacción. Apenas unos meses después de promulgada la ley, nos comunicamos por escrito con cada estado y territorio para explicar las nuevas exigencias y buscamos información sobre el cumplimiento.

Una vez enviadas las cartas, proporcionamos asistencia técnica significativa a los estados. Nuestro objetivo era responder a preguntas, prever y prevenir problemas y proporcionar orientación que permitiera a muchos estados implementar programas efectivos. Además de nuestra iniciativa con los estados, prestamos nuestro apoyo a oficiales de elección locales periódicamente, para obtener información y llenar brechas en la información. Una serie de estados promulgó leyes para asegurar que sus prácticas electorales cumplieran con la Ley MOVE. Tres de esos estados, Indiana, Virginia Occidental y Florida, están representados aquí hoy.

También consultamos con el Departamento de Defensa [Department of Defense (DOD)] mientras cumplían con su papel legal de conceder o denegar solicitudes de exención bajo la Ley MOVE. Doce estados y territorios solicitaron exenciones; cinco fueron concedidas, seis fueron denegadas, y un estado retiró su solicitud de exención. Para aquellos estados en los que se denegaron solicitudes de exención, el DOD los notificó de las denegaciones el mismo día, nosotros los notificamos de que yo había autorizado que se entablaran demandas para garantizar el cumplimiento. De inmediato, nuestros abogados comenzaron a trabajar con esas jurisdicciones, y logramos resoluciones con las seis.

En total, el Departamento actuó para resolver inquietudes de cumplimiento en 14 jurisdicciones, incluidos 11 estados, 2 territorios y el Distrito de Columbia. De las 14 jurisdicciones, entablamos demandas en cinco, y obtuvimos una orden judicial y cuatro decretos por consentimiento aprobados por la justicia. En las demás jurisdicciones, obtuvimos cuatro acuerdos extrajudiciales y cinco resoluciones informales (típicamente, cartas-acuerdo recordando a los estados los cambios que debían realizar para cumplir con la ley).

Era nuestro objetivo asegurar que todo elector militar y en el extranjero que quisiera votar tuviera la oportunidad de hacerlo; por lo tanto tomamos medidas de coacción en estados en los que las violaciones afectaron a miles de electores, así como en estados en los que afectaron a algunas docenas. Nuestros decretos por consentimiento en Nueva York y Wisconsin, por ejemplo, beneficiaron a miles de electores de la Ley Electoral de Ausentes para Ciudadanos Uniformados y Ciudadanos en el Exterior [Overseas Citizen Absentee Voting Act (?UOCAVA?)], mientras el recurso en nuestra demanda contra Guam afectó a alrededor de 100 electores. En Nevada, la demanda fue contra un condado y benefició a 35 electores.

Nuestras negociaciones rápidas con oficiales en las seis jurisdicciones en las que se denegaron solicitudes de exención resultaron en un decreto por consentimiento con Wisconsin, y acuerdos extrajudiciales con las cinco jurisdicciones restantes (Alaska, Colorado, el Distrito de Columbia, Hawái y las Islas Vírgenes Estadounidenses).

La División también entabló una demanda contra Nueva York, estado que había recibido la exención pero que dejó de cumplir los términos de la exención. Negociamos un decreto por consentimiento con Nueva York que exigía medidas correctivas, incluida una prórroga del plazo para recibir votos.

El Departamento también inició acciones de coacción por falta de cumplimiento con la exigencia de 45 días en estados que no habían pedido exenciones, incluidas demandas entabladas y decretos por consentimiento logrados con Illinois y Nuevo México, la presentación de una demanda y la victoria en un interdicto judicial seguido de una audiencia a medianoche en Guam y la obtención de acuerdos informales en Kansas, Mississippi, Nevada y Dakota del Norte.

La labor nacional de la Sección Electoral para hacer valer la Ley MOVE en el ciclo de 2010 fue una iniciativa sin precedentes, sin par en cualquier otro ciclo de elecciones federales generales y con respecto a cualquier otra ley. Desde su promulgación en 1986, un total de alrededor de 40 demandas asociadas a la UOCAVA han sido entabladas; cinco, o un octavo, fueron entabladas en el ciclo de 2010.

Nuestra labor benefició a decenas de miles de electores en los 14 estados y territorios donde tomamos medidas, así como en los estados de todo el país donde trabajamos con los oficiales para asegurar el cumplimiento sin acciones de coacción.

Desde la elección, hemos seguido controlando el trabajo no solo en las 14 jurisdicciones en las que tuvimos acuerdos formales o informales, sino en todo el país. La semana pasada, me reuní con directores electorales estatales, participé en la conferencia de la Asociación Nacional de Secretarios de Estado, y hablé en la conferencia de la Fundación del Voto en el Extranjero. Estamos trabajando con la Comisión de Asistencia Electoral para analizar los datos a medida que llegan, y estamos recibiendo datos exigidos por los acuerdos en nuestros casos. Seguimos consultando a nuestros colegas en el DOD.

Nuestro objetivo en toda este apoyo pos electoral y análisis de datos es aprender de nuestras experiencias, y oír a una diversa gama de interesados con respecto a lo que salió bien, dónde hay lugar para mejorar, y qué sugerencias habría para mejorar, ya sea en la propia ley o en los procedimientos implementados.

Algunos estados pueden necesitar realizar cambios estructurales que requieran acción legislativa - por ejemplo, Hawái ya ha aprobado una ley cambiando su fecha de primarias. Otros estados pueden tener que hacer lo mismo.

Estoy muy orgulloso de la labor de los profesionales de carrera dedicados en la Sección Electoral; su trabajo arduo ayudó a decenas de miles de electores. Igualmente, valoro la labor de nuestros colegas en los gobiernos estatales, así como los oficiales electorales locales, quienes trabajaron sin descanso para asegurar que los miembros de las fuerzas armadas que sirven a nuestra nación y otras personas que vivan en el exterior pudieran votar.

Sin embargo, de ninguna manera estoy aquí para declarar victoria. Seguimos reuniendo información adicional y analizando los datos para determinar dónde hemos logrado progreso, y dónde hay lugar para mejorar. Seguimos hablando con interesados clave para enterarnos de lo que vieron en el campo. Hay motivos para ser optimistas con respecto a los progresos logrados, pero aun es demasiado temprano para saber con precisión cuán bien nos fue o dónde hubo lagunas y por qué. Un elector militar o en el exterior que no pueda votar es demasiado. Nuestro objetivo es y será siendo el cumplimiento total.

La Ley MOVE fue una iniciativa predominantemente bipartita, y estoy ansioso por seguir trabajando con el comité de manera bipartita para asegurar su cumplimiento pleno y efectivo.

Gracias.