Noticias

Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos

PARA DIVULGACION INMEDIATA
13/10/2010
Jurado encuentra culpables a empresa que observa asbesto en el aire y empleados de violaciones a la Ley de Aire Limpio y a la Ley de Fraude

WASHINGTON – Un jurado federal en Utica, N.Y. ha hallado culpables a Certified Environmental Services Inc. (CES); dos de sus gerentes, Nicole Copeland y Elisa Dunn; y uno de sus empleados, Sandy Allen, de conspirar para ayudar y asistir en violaciones a la Ley de Aire Limpio, cometer fraude postal y defraudar a los Estados Unidos, anunciaron hoy el Departamento de Justicia y la Agencia de Protección Ambiental [Environmental Protection Agency (EPA)]. Los demandados también fueron condenados por violaciones sustanciales a la Ley de Aire Limpio y por cargos de fraude postal. CES y Elisa Dunn también fueron condenados por realizar declaraciones falsas a fuerzas del orden público federales.

Como se alega en la acusación formal, CES (una empresa de observación de asbesto en el aire y laboratorio acreditado) y algunos de sus empleados de alto rango, junto con Aapex Environmental y Paragon Environmental (empresas de eliminación de asbesto que ya se declararon culpables), conspiraron durante casi una década para falsificar resultados de laboratorio usados para probar que la eliminación de asbesto había sido realizada correctamente. En numerosas ocasiones, las empresas de eliminación de asbesto hicieron creer que los hogares, escuelas y otras edificaciones estaban libres de contaminación con asbesto cuando en realidad quedaban residuos de asbesto. Los propietarios de hogares y edificaciones locales no sabían que había quedado asbesto por el trabajo descuidado de reducción porque los informes de calidad del aire eran falsificados por CES y sus supervisores y empleados. A raíz de los falsos informes de laboratorio, las personas que vivían en estas edificaciones estaban expuestas al asbesto, lo que las ponía en riesgo de desarrollar cáncer u otras enfermedades asociadas al asbesto. Los investigadores de la EPA han notificado a los propietarios de las edificaciones afectadas del problema de asbesto para que puedan realizar las tareas correspondientes de limpieza.

"Debido a las prácticas deshonestas e ilegales de esta empresa, muchas personas vivieron años sin saber que podían estar exponiéndose a asbesto", dijo Ignacia S. Moreno, Secretaria de Justicia Auxiliar de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia. "Las empresas y los empleados serán investigados y enjuiciados con todo el peso de la ley cuando pongan en riesgo la salud pública al violar leyes ambientales".

"La falsificación de informes de asbesto y datos de calidad del aire es un delito grave que debilita las iniciativas de nuestro país para proteger la salud de las personas y el medio ambiente", dijo Cynthia Giles, Administradora Auxiliar de la Oficina de Control y Garantía de Cumplimiento de la EPA. "La exposición al asbesto puede ser fatal y la condena por parte de un jurado demuestra que el pueblo estadounidense no tolerará actividad ilegal que ponga en riesgo de cáncer u otras enfermedades respiratorias graves al público".

Los cargos de conspiración, violaciones sustanciales a la Ley de Aire Limpio y declaraciones falsas de la acusación formal conllevan cada uno una condena a prisión máxima de cinco años y una multa de $250,000 dólares. Los cargos de fraude postal conllevan cada uno una condena máxima a prisión de 20 años. CES enfrenta una multa posible máxima de $7.5 millones de dólares y restitución a todas las víctimas. Nicole Copeland enfrenta una sentencia posible máxima de 110 años de prisión una multa de $3,000,000 de dólares. Elisa Dunn enfrenta una sentencia posible máxima de 40 años de prisión y una multa de $1,250,000 dólares. Sandy Allen enfrenta una sentencia posible máxima de 50 años de prisión y una multa de $1,000,000 de dólares. La lectura de la sentencia ha sido programada para el 25 de febrero de 2011 a las 10a.m. en Utica, NY ante el Juez David N. Hurd.

La condena de hoy es la última en una serie de casos de eliminación de asbesto que la EPA y el Departamento de Justicia han llevado a juicio. Por ejemplo, en junio de 2010, los propietarios de Kodiak Construction Service fueron sentenciados a un total combinado de más de 13 años de prisión después de ser declarados culpables de numerosas violaciones relacionadas con el asbesto. Otro ejemplo es la sentencia a cuatro años y la restitución a las víctimas de más de $850,000 dólares impuestas al operador de J & W Construction Inc., que violó la Ley de Aire Limpio a través de actividades ilegales de eliminación y desecho de asbesto.

Se ha determinado que el asbesto provoca cáncer de pulmón, asbestosis y mesotelioma, una enfermedad que siempre es terminal. La EPA ha determinado que no existe un nivel seguro de exposición al asbesto.

Este caso fue investigado por Agentes Especiales de la EPA y el Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York. Estuvieron a cargo de la acusación en el caso el Fiscal Federal Auxiliar Craig A. Benedict del Distrito Norte de Nueva York y los abogados litigantes Jessie M. Alloway y Todd W. Gleason de la Sección de Delitos Ambientales del Departamento de Justicia de los EE.UU.

Para obtener más información sobre el asbesto, visite: www.epa.gov/asbesto/ .

10-1144