Noticias

Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos

PARA DIVULGACION INMEDIATA
04/03/2011
Propietario de una clínica médica y médica del área de Detroit fueron sentenciados a prisión por ardid de terapia de infusión de 2.3 millones de dólares

WASHINGTON - Un propietario y una médica asociados a una clínica de terapia de infusión del área de Detroit fueron sentenciados a 10 meses y 97 meses en prisión, respectivamente, por sus papeles principales en un ardid de fraude contra Medicare por un valor de 2.3 millones de dólares, anunciaron los Departamentos de Justicia y de Salud y Servicios Humanos [Health and Human Services (HHS)]. En un caso separado, un autor de lavado de dinero fue sentenciado a un año en prisión en conexión con un ardid de fraude contra Medicare en otra clínica del área de Detroit.

Juan De Oleo, 51, un propietario de Xpress Center Inc. (XPC); Dra. Rosa Genao, 52, una médica asociada a XPC; y Noel Freytes, 36, un autor de lavado de dinero de Dearborn Medical Rehabilitation Center (DMRC), fueron sentenciados por la Juez Federal de Distrito Denise Page Hood en el Distrito Este de Michigan. Además de sus sentencias en prisión, De Oleo y Genao fueron sentenciados a tres años de libertad bajo supervisión y se les ordenó pagar mancomunada y solidariamente 1.7 millones de dólares en restitución. Freytes también fue sentenciado a dos años de libertad bajo supervisión y se le ordenó pagar 519,540 dólares en restitución, mancomunada y solidariamente con sus codemandados.

De Oleo y Genao fueron condenados después de un juicio de siete días de duración en agosto de 2010. De Oleo fue condenado por un cargo de conspiración para cometer fraude de atención médica, cinco cargos de fraude de atención médica y dos cargos de lavado de dinero. Genao fue condenada por un cargo de conspiración para cometer fraude de atención médica, cinco cargos de fraude de atención médica y un cargo de destrucción o alteración de registros.

De acuerdo con pruebas presentadas en el juicio, De Oleo y otros establecieron XPC con la única finalidad de defraudar a Medicare. XPC era una clínica ambulatoria que alegaba especializarse en terapia de infusión e inyección. Asimismo, De Oleo y sus coconspiradores importaron el concepto de fraude de clínica de infusión a Detroit desde el Sur de Florida después de que se intensificara el escrutinio por parte de las fuerzas del orden público en este último lugar.

De Oleo contrató a su esposa, Genao, para que ayudara a falsificar registros médicos en XPC para que aparentara que los pacientes de la clínica efectivamente necesitaban los medicamentos facturados a Medicare. De acuerdo con pruebas presentadas en el juicio, Genao anotó síntomas ficticios en los registros de los pacientes mantenidos por la clínica, a fin de justificar medicamentos costos y exóticos que la clínica facturó a Medicare.

Las pruebas presentadas en el juicio demostraron que XPC compró apenas una pequeña fracción de los medicamentos que la clínica facturó al programa Medicare. Se les recetaba a los pacientes medicamentos en la clínica con base no en necesidad médica, sino en qué medicamentos generarían los reembolsos más altos por parte de Medicare.

Las pruebas presentadas en el juicio demostraron que los beneficiarios de Medicare no eran remitidos a XPC por sus médicos de cabecera, o para cualquier otra finalidad médica legítima, sino que era reclutados para concurrir a la clínica a través del pago de comisiones ilícitas. A cambio por esas comisiones ilícitas, los beneficiarios de Medicare visitaban la clínica y firmaban documentos indicando que habían recibido los servicios facturados a Medicare.

Según demostraron las pruebas presentadas en el juicio, entre aproximadamente noviembre de 2006 y marzo de 2007, los demandados presentaron aproximadamente 2.3 millones de dólares en reclamos a Medicare por servicios de terapia de inyección que nunca fueron provistos y que no eran médicamente necesarios. Medicare pagó aproximadamente 1.7 millones de dólares de dichos reclamos.

En un caso separado de fraude contra Medicare, Freytes se declaró culpable en septiembre de 2010 a lavado de dinero en nombre de un propietario de DMRC, una clínica separada en el área de Detroit. El lavado de dinero de Freytes fue diseñado de modo a disimular el origen del producto obtenido a través del ardid de terapia de infusión fraudulento en DMRC. Freytes admitió que depositó cheques de una cuenta de DMRC emitidos a una compañía que le pertenecía. Freytes retiró un gran porcentaje del dinero en la cuenta de su compañía y devolvió la mayor parte del mismo a los propietarios y operadores codemandados de DMRC. Freytes admitió haber lavado o intentado lavar 519,540 dólares en nombre de los propietarios de DMRC.

Las sentencias de hoy fue anunciada por el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División de lo Penal; la Fiscal Federal para el Distrito Este de Michigan Barbara L. McQuade; el Agente Especial a Cargo Andrew G. Arena de la Oficina Local de Detroit del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)]; y el Agente Especial a Cargo Lamont Pugh III de la Oficina Regional de Chicago del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU., Oficina del Inspector General [U.S. Department of Health and Human Services, Office of Inspector General’s (HHS-OIG)].

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Benjamin D. Singer y Gejaa T. Gobena de la Sección de Fraude de la División de lo Penal. Estuvieron a cargo de la acusación en el caso de DMRC el Abogado Litigante Gejaa T. Gobena, el Fiscal Federal Auxiliar Philip A. Ross del Distrito Este de Michigan y el Fiscal Federal Auxiliar Especial Thomas W. Beimers del Distrito Este de Michigan. Los casos fueron investigados por el FBI y la HHS-OIG, y se iniciaron como parte de la Fuerza de Ataque al Fraude contra Medicare, supervisada por la Sección de Fraude de la División de lo Penal y la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Michigan.

Desde su creación en marzo de 2007, las operaciones de las Fuerzas de Ataque de Fraude contra Medicare en nueve distritos obtuvieron las acusaciones formales de 1,000 demandados que, en conjunto, facturaron de manera fraudulenta al programa Medicare más de 2.3 mil millones de dólares. Además, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, trabajando en conjunto con la HHS-OIG, están tomando medidas para aumentar la responsabilización y reducir la presencia de proveedores fraudulentos.

Para obtener más información sobre el Equipo de Prevención de Fraude de Atención Médica y Acción de Coacción [Healthcare Fraud Prevention and Enforcement Action Team (HEAT)], visite: www.stopmedicarefraud.gov.

11-278