Noticias

Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos

PARA DIVULGACION INMEDIATA
07/10/2010
Vendedor de autos usados de Wyoming fue sentenciado a 33 meses en prisión por ardid de alteración de odómetro

WASHINGTON – Jay Lee (alias Michael Smith; John Marks; Ricky Marks; y Anthony Romero) fue sentenciado hoy en conexión con un ardid de alteración de odómetro que defraudó a numerosas víctimas en Wyoming y Colorado, entre otros lugares, anunció el Departamento de Justicia. El Juez Federal de Distrito Alan B. Johnson de Cheyenne, Wyo., sentenció a Lee a 33 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión, durante los cuales no podrá dedicarse a la venta de vehículos de motor. El tribunal ordenó a Lee que pagara una restitución de $195,654.55 dólares.

     El 23 de julio de 2009, un gran jurado federal en Casper, Wyo. emitió una acusación formal contra Lee y un codemandado Randy Lee, en una acusación formal compuesta por 28 cargos que alegaba conspiración, alteración de odómetros, fraude de valores, provisión de certificaciones de odómetro falsas y fraude postal. Los investigadores no lograron ubicar a Jay Lee en la época y, por lo tanto, Randy Lee fue juzgado solo. Randy Lee fue condenado el 21 de enero de 2010, después de un juicio que duró dos semanas, por un jurado federal en Cheyenne, de 11 cargos de delitos mayores. Actualmente está cumpliendo una sentencia de prisión de 37 meses. Más tarde, las autoridades ubicaron y arrestaron a Jay Lee en Salt Lake City, donde realizaba negocios bajo el nombre Michael Smith. El 29 de julio de 2010, Jay Lee se declaró culpable de un cargo de conspiración y un cargo de fraude postal.

     De acuerdo con la acusación formal, los Lee compraron vehículos de motor usados con alto millaje de diversas empresas en Nuevo México y Wyoming, así como en una subasta mayorista de vehículos de motor en Loveland, Colo. Los Lee fueron acusados de alterar los odómetros, los títulos de los vehículos de motor y la documentación de venta asociada a los títulos de estos vehículos a fin de reflejar un millaje más bajo falso. Como resultado, el estado de Wyoming emitió títulos de motor que reflejaban millajes más bajos falsos, a sabiendas de los Lee. Luego, los demandados vendieron los vehículos a consumidores locales, otros vendedores de vehículos de motor y en subastas mayoristas de automóviles. Como resultado, los Lee recibieron precios de venta más altos por los vehículos que vendieron.

     Los ardides fraudulentos como la alteración de odómetros perjudican a los consumidores al desvalorizar una de las compras más importantes de realizan: sus automóviles. Vendedores corruptos que utilizan prácticas fraudulentas para robarles a los consumidores de su dinero, impiden decisiones de compra inteligentes y crean inquietudes de seguridad al mentir sobre el verdadero estado de los vehículos que venden", dijo Tony West, Secretario de Justicia Auxiliar de la División Civil del Departamento de Justicia. "El Departamento de Justicia pedirá sentencias pesadas y adecuadas para quienes intenten engañar a los consumidores a través de esta práctica ilegal".

     El Secretario de Justicia Auxiliar West agradeció a las dependencias que trabajaron unidas para lograr este resultado. La investigación profunda fue realizada por la Oficina de Cumplimiento e Investigación del Departamento de Transporte de Wyoming y la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Carreteras del Departamento de Transporte de EE.UU. en Denver. Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los abogados David Sullivan y Alan Phelps de la Oficina de Litigios de Consumo de la División Civil del Departamento de Justicia.

10-1127