busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 15 de diciembre de 2009
Dos hombres de Shenandoah, Pensilvania y cuatro agentes de policía acusados formalmente por delito por odio y corrupción relacionada

WASHINGTON – Un gran jurado federal ha emitido múltiples acusaciones formales surgidas de una golpiza fatal por motivos raciales y actos de corrupción policial relacionados en Shenandoah, Pa., anunció el Departamento de Justicia. Las tres acusaciones formales incluyen cargos federales de delito por odio, obstrucción de la justicia, conspiración, conducta indebida oficial y extorsión. Las acusaciones formales fueron reveladas hoy, después de ser emitidas selladas el 10 de diciembre de 2009.

La primera acusación formal acusa a Derrick Donchak y Brandon Piekarsky de un delito federal por odio por golpear fatalmente a Luis Ramírez, un hombre latino, mientras le gritaban calificativos raciales. Según la acusación formal, el 12 de julio de 2008, los demandados, y terceros, estaban volviendo a pie de un festival local cuando se encontraron con Ramírez. Los demandados procedieron a atacar a Ramírez en una calle pública pegándole y pateándolo mientras que miembros del grupo le gritaban insultos raciales. Ramírez falleció dos días después a raíz de las heridas. La acusación formal también alega que, después de la golpiza, Donchak, Piekarsky y otros, entre ellos miembros del Departamento de Policía de Shenandoah, participaron en un ardid para obstruir la investigación de la agresión fatal. Como resultado de esta supuesta obstrucción, Donchak está acusado de tres cargos adicionales por conspirar para obstruir la justicia y delitos relacionados.

Si se les condena, Piekarsky y Donchak enfrentan una pena máxima de prisión perpetua por el cargo de delito por odio. Donchak enfrenta 20 años de prisión por cada uno de los cargos de obstrucción y otros cinco años de prisión por conspirar para obstruir la justicia.

"La violencia motivada por la intolerancia y el odio no tiene lugar en los Estados Unidos, pero de todos modos sigue estando demasiado presente en muchas de nuestras comunidades", dijo Thomas E. Pérez, Secretario de Justicia Auxiliar del Departamento de Justicia. "La División de Derechos Civiles está lista para llevar a la justicia a los autores de delitos por odio".

Una segunda acusación formal acusa al Jefe de Policía de Shenandoah Matthew Nestor, el teniente William Moyer y el Agente de Policía Jason Hayes de conspirar para obstruir la justicia durante la investigación de la golpiza fatal a Ramírez. Moyer también ha sido acusado de manipulación de testigos y evidencia, y de mentirle al Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)].

De ser condenados, los demandados enfrentan 20 años de prisión por cada uno de los cargos de obstrucción y otros cinco años de prisión por conspirar para obstruir la justicia. Moyer enfrenta otros cinco años de prisión por realizar declaraciones falsas al FBI.

Una tercera acusación formal acusa al Jefe Nestor y a su segundo al mando, el Capitán Jamie Gennarini, de múltiples cargos de extorsión y violación a los derechos civiles. Según esa acusación formal, desde 2004 hasta 2007, Nestor conspiró para obtener pagos en efectivo de diversas operaciones ilegales de apuestas en el área de Shenandoah y obstruyó la investigación del ardid de extorsión. La acusación formal también alega que el 17 de mayo de 2007, Nestor y Gennarini cometieron un acto de extorsión al demandar un pago de 2,000 dólares en efectivo a un empresario local y su familia a cambio de liberarlo luego de haberlo detenido.

"El poder que se otorga a agentes de las fuerzas del orden público no los coloca por encima de la ley. Seguiremos haciendo valer la ley enérgicamente para combatir la obstrucción de la justicia y la corrupción en agencias de las fuerzas del orden público", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Pérez. "Agradecemos al FBI por su trabajo en esta investigación".

De ser condenados por estos cargos, Nestor y Gennarini enfrentan penas máximas de 20 años de prisión por cada uno de los cargos de extorsión. Además, los demandados enfrentan una pena máxima de 10 años de prisión por el cargo de conspiración para violar derechos civiles.

Estuvieron a cargo de la investigación en estos casos los Agentes Especiales Alan Jones y Adam Aichele de la División de Filadelfia del FBI; la acusación está siendo realizada por los Abogados Litigantes de la División de Derechos Civiles Eric L. Gibson y Myesha Braden.

El FBI desea comunicarse con todas las personas que puedan tener información sobre supuestas violaciones a los derechos civiles o corrupción pública en el Condado de Schuylkill, Pa. Si siente que ha sido victimizado o tiene información adicional, le pedimos que llame a los Agentes Especiales del FBI Alan Jones o Anthony Cavallo en la Agencia Residente del FBI en Allentown, Pa. al (610) 433-6488.

Una acusación formal es una acusación de conducta criminal, no una prueba de culpabilidad. Se supone que los demandados son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.

09-1342
División de Derechos Civiles