Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 10 de febrero de 2009
WWW.USDOJ.GOV
CRM
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Hombre de California sentenciado a 18 meses en establecimiento correccional comunitario en conexión con un ardid para defraudar al First International Bank y al Export-Import Bank

WASHINGTON – Carlos Serrano, 64, de Glendale, Calif., fue sentenciado a 18 meses en un establecimiento correccional comunitario en conexión con un ardid de 1.3 millones de dólares para defraudar al First International Bank of Connecticut (FIB) y al Export-Import Bank of the United States (Ex-Im Bank), anunciaron hoy la Secretaria de Justicia Auxiliar Interina Rita M. Glavin de la División Criminal y el Fiscal Federal Thomas P. O’Brien del Distrito Central de California.

Serrano fue sentenciado el 9 de febrero de 2009 en el Tribunal Federal de Distrito para el Distrito Central de California por la Jueza Christina A. Snyder. Además de su sentencia a prisión, Serrano deberá cumplir cinco años de libertad condicional y pagar una restitución de 924,569 dólares al Ex-Im Bank.

Después de un juicio de cuatro días, Serrano fue condenado el 18 de septiembre de 2008 por conspirar para cometer fraude bancario y por cometer fraude bancario en conexión con una transacción fraudulenta de un préstamo de 1.3 millones de dólares en el que participaron el FIB y el Ex-Im Bank. En el juicio, el jurado oyó testimonios de que, aproximadamente en noviembre de 2000, Serrano se reunió con sus supuestos co-conspiradores y acordó actuar como exportador en una transacción de préstamos entre una compañía en las Filipinas y el FIB, en la cual el Ex-Im Bank era el garantizador. De acuerdo con los testimonios en el juicio, la única función de Serrano en la transacción era obtener una entrada de 200,000 dólares de la empresa filipina, comprar 1.3 millones de dólares en mercancía estadounidenses en nombre de la compañía filipina, enviar la mercancía comprada a la compañía filipina y certificar al FIB y al Ex-Im Bank que había comprado y enviado la mercancía. El jurado oyó testimonios de que Serrano se comunicó con proveedores estadounidenses utilizando un nombre falso con la finalidad de obtener cotizaciones de precios, pero que, en realidad, nunca compró la mercancía. El jurado también oyó testimonios de que Serrano certificó en documentos enviados al FIB y al Ex-Im Bank, y en cuya veracidad confiaron estos últimos, que había comprado 1.3 millones de dólares en mercancía estadounidense y enviado dicha mercancía a las Filipinas.

Confiando en las declaraciones falsas de Serrano, el FIB envió a Serrano 1.1 millones de dólares en producto del préstamo. Distintos testimonios revelaron que después de recibir el producto del préstamo, Serrano se pagó 28,000 dólares a sí mismo, envió aproximadamente 949,000 dólares a un supuesto co-conspirador y envió aproximadamente 160,000 dólares a una empresa en Singapur. Como resultado del fraude, el Bank Ex-Im perdió 924,569 dólares.

Este caso forma parte de una investigación más amplia de un ardid de 80 millones de dólares para defraudar al Ex-Im Bank entre noviembre de 1999 y diciembre de 2005. Hasta la fecha, seis personas – Serrano, Daniel Currán, Christina Song, Edward Chua, David Villongco, Robert Delgado, Jaime Gálvez y Edward Javier – se declararon culpables de su participación en el fraude. Currán fue sentenciado el 23 de abril de 2008 a 41 meses en prisión; Song fue sentenciado el 2 de octubre de 2008 a 37 meses de prisión; Chua fue sentenciado el 14 de mayo de 2008 a 37 meses en prisión; Villongco fue sentenciado el 29 de febrero de 2008 a 33 meses en prisión; Delgado fue sentenciado el 5 de octubre de 2007 a dos años en prisión; Gálvez fue sentenciado el 7 de enero de 2008 a un año de prisión; y Javier fue sentenciado el 18 de julio de 2008 a seis meses en prisión.

Además, otras cuatro personas – Marilyn Ong, Ildefonso Ong, Nelson Ti y Joseph Tirona – fueron acusadas formalmente por un gran jurado federal en el Distrito de Columbia por su supuesta participación en el ardid. Una acusación formal es una mera acusación y los demandados son inocentes hasta que se pruebe lo contrario.

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso el Jefe Auxiliar Hank Bond Walther de la Sección de Fraude de la División Criminal y Jason P. González de la Fiscalía Federal para el Distrito Central de California. El caso fue investigado por el Servicio de Inspección Postal de los EE.UU. y el Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)].

 

###

09-104