Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 2 de junio de 2009
WWW.USDOJ.GOV
CRM
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Agentes de telemercadeo fraudulentos que alegaban víctimas ganaron importante sorteo fueron sentenciados a prisión por su participación en ardid

WASHINGTON – El propietario de un centro de llamadas de telemercadeo con sede en Costa Rica y dos empleados de otro centro de llamadas de Costa Rica fueron sentenciados por sus papeles en ardides que defraudaron a miles de víctimas estadounidenses en más de 10 millones de dólares, anunció hoy el Secretario de Justicia Auxiliar de la División Criminal Lanny A. Breuer.

El Juez Federal de Distrito Frank D. Whitney del Distrito Oeste de Carolina del Norte sentenció a Michael Kearns, 33, de Sacramento, Calif., a nueve años en prisión, Herman Kankrini, 44, de Montreal, Canadá, a 87 meses en prisión; y Severin Marcel Stone, 32, de Los Ángeles a 90 meses en prisión. Se le ordenó a Kankrini pagar una restitución de 10 millones de dólares, en forma conjunta y solidaria con los demás demandados. Se les ordenó a Kearns y Stone pagar una restitución de 5 millones de dólares, en forma conjunta y solidaria con los demás demandados.

Una serie de formulación de cargos emitidas por grandes jurados federales en Charlotte y Asheville, N.C., acusan a 46 demandados de participación en el ardid.

Kearns, Kankrini y Stone se declararon culpables el 25 de octubre de 2007, el 15 de enero de 2008 y el 27 de octubre de 2008, respectivamente, de conspiración para defraudar a residentes en EE.UU., la mayoría de más de 55 años de edad, en millones de dólares, al hacerles creer engañosamente que cada uno de ellos había ganado un gran premio monetario en un "sorteo". De acuerdo con el expediente judicial, se realizaron llamadas a las víctimas desde Costa Rica a través de Protocolo de Voz por Internet [Voice over Internet Protocol (VoIP)], el cual utilizaba a computadoras para realizar llamadas telefónicas por Internet, disimulando, así, el lugar en que se originaban las llamadas. Se les informaba a las víctimas que las personas que los estaban llamando eran de la "Comisión de Seguridad de Sorteos" y que para recibir su "premio" debían realizar transferencias electrónicas de miles de dólares a Costa Rica como "honorarios de seguro reembolsable". Mientras las víctimas siguieran pagando, los coconspiradores seguían pidiéndoles más dinero.

Hasta la fecha, 33 demandados se han declarado culpables y tres han sido condenados en juicios con jurado por sus papeles en el ardid masivo de telemercadeo fraudulento. El 24 de septiembre de 2008, el propietario del centro de llamadas de telemercadeo Giuseppe Pileggi, 48, de Montreal, Canadá, fue sentenciado a 50 años en prisión y se ordenó que se le confiscaran 8.3 millones de dólares, producto del ardid.

La investigación está siendo realizada por una unidad especial multiagencia, la cual incluye a autoridades de las fuerzas del orden público de Costa Rica, el Servicio de Inspección Postal de EE.UU., los Departamentos de Justicia y Comercio, junto con el componente del Departamento de Seguridad Nacional, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso el Abogado Litigante Principal Peter B. Loewenberg y el Consejero Litigante Principal Patrick M. Donley de la Sección de Fraude de la División Criminal.

Una acusación formal es apenas un alegato y los demandados son considerados inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de la duda razonable.

###

09-544