Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 2 de junio de 2009
WWW.USDOJ.GOV
CRM
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Tres ciudadanos colombianos arrestados y acusados de ardid de contrabando de extranjeros y fraude de visas

Tres ciudadanos colombianos han sido arrestados en Colombia, acusados de conspiración para cometer contrabando de extranjeros por ganancias monetarias, por cometer contrabando de extranjeros por ganancias monetarias y conspiración para cometer fraude de visas en conexión con sus supuestos papeles en un ardid de fraude de visas amplio y sofisticado contra la Embajada de EE.UU. en Bogotá, Colombia.

Heliber Toro Mejia, 50, Humberto Toro Mejia, 58, y Luz Elena Acuna Ríos, 51, todos de Bogotá, fueron acusados en una acusación formal compuesta por tres cargos emitida por un gran jurado federal en el Distrito de Columbia el 4 de febrero de 2009 y revelada hoy. Los tres demandados fueron arrestados el 2 de junio de 2009 por autoridades colombianas en Bogotá con base en órdenes de detención provisionales, en respuesta a un pedido de arresto del gobierno de EE.UU.

De acuerdo con la acusación formal, los demandados eran líderes de una red de fraude de visas amplia y sofisticada que lucraba ayudando a ciudadanos colombianos que no cumplían los requisitos para obtener una visa, a conseguir visas de EE.UU. fraudulentamente a través de la Embajada de EE.UU. en Bogotá. Para respaldar las solicitudes de visa de los extranjeros, los demandados y otros conspiradores supuestamente crearon antecedentes ficticios para los extranjeros, así como documentación de respaldo fraudulenta, incluida documentación que parecía ser emitida por el gobierno colombiano, tales como declaraciones de impuestos y certificados de nacimiento y casamiento. La acusación formal alega que los conspiradores explicaron a los extranjeros cómo aprobar la entrevista para visas de EE.UU. en la Embajada de EE.UU. en Bogotá dando contestaciones falsas a preguntas. Durante la conspiración, la cual, según la acusación formal, duró entre el 15 de julio de 2005 y el 20 de marzo de 2007, se alega que más de 100 extranjeros obtuvieron o intentaron obtener visas de EE.UU. fraudulentamente. De acuerdo con la acusación formal, muchos de los extranjeros que obtuvieron visas de manera fraudulenta utilizaron dichas visas para entrar a los Estados Unidos.

Si se les condena, cada demandado enfrenta una sentencia máxima de 10 años en prisión por conspiración para cometer contrabando de extranjeros por ganancias monetarias, 10 años en prisión por cometer contrabando de extranjeros por ganancias monetarias, y cinco años en prisión por conspiración para cometer fraude de visas. Cada demandado también es sujeto a una multa máxima de 250,000 dólares por cada cargo.

Los arrestos y cargos son el resultado de la "Operación País del Café", una investigación internacional coordinada por el Servicio de Seguridad Diplomática - Oficina de Seguridad Regional en Bogotá y la Agregaduría del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas [Immigration and Customs Enforcement (ICE)] en Bogotá. El Servicio de Seguridad Diplomática - División de Investigaciones Criminales y el Agente Especial a Cargo del ICE, Washington, D.C., brindaron asistencia significativa. El Departamento de Seguridad Administrativa (DSA) colombiano y fiscales colombianos también brindaron importante apoyo.

Están a cargo de la acusación en el caso el Abogado Litigante James S. Yoon de la Sección de Seguridad Doméstica de la División Criminal y el Fiscal Federal Auxiliar Frederick W. Yette de la Fiscalía Federal para el Distrito de Columbia. La ex-Fiscal Federal Auxiliar Jeanne M. Hauch del Distrito de Columbia y la Abogada Litigante Christine Duey de la Sección de Seguridad Nacional brindaron asistencia significativa. Thomas Black y Nicolette Romano de la Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal, junto con Peter Vincent y Robert Emery de la Oficina del Agregado Judicial de la Embajada de EE.UU. en Colombia también proporcionaron valioso apoyo.

Una acusación formal es apenas una acusación. No es prueba de culpabilidad, y se supone que el demandado es inocente hasta que se pruebe lo contrario.

###

09-545