Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Viernes, 5 de junio de 2009
WWW.USDOJ.GOV
NSD
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Ex-funcionario del Departamento de Estado y su esposa fueron arrestados por actuar como agentes ilegales de Cuba por casi 30 años

Se alega que la pareja conspiró para proveer información clasificada al gobierno cubano

Un ex-funcionario del Departamento de Estado y su esposa han sido arrestados por cargos de actuar como agentes ilegales para el gobierno cubano por casi 30 años y conspirar para proveer información clasificada estadounidense al gobierno cubano.

Los arrestos fueron anunciados hoy por David Kris, Secretario de Justicia Auxiliar de Seguridad Nacional; Channing D. Phillips, Fiscal Federal Interino para el Distrito de Columbia; Josef Persichini, Jr., Director Auxiliar para la Oficina Local de Washington del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)], y el Embajador Eric J. Boswell, Subsecretario de Estado de Seguridad Diplomática.

Una acusación formal y demanda criminal reveladas hoy en el Distrito de Columbia acusan a Walter Kendall Myers, 72, alias "Agente 202" y su esposa, Gwendolyn Steingraber Myers, 71, alias "Agente 123" y "Agente E-634", de conspiración para actuar como agentes ilegales del gobierno cubano y comunicar información clasificada al gobierno cubano. Cada uno de los demandados también está acusado de actuar como agente ilegal del gobierno cubano y de fraude electrónico.

Los Myers, ambos residentes de Washington, D.C., fueron arrestados ayer a la tarde por agentes del FBI. Comparecieron por primera vez hoy en el Tribunal Federal de Distrito para el Distrito de Columbia. El fraude electrónico conlleva una sentencia máxima de 20 años en prisión, mientras que actuar como agente ilegal de un gobierno extranjero conlleva una sentencia máxima de 10 años en prisión y conspiración conlleva una sentencia máxima de cinco años en prisión.

"La actividad clandestina que se alega en los documentos de la acusación, la cual duró alrededor de tres décadas, es increíblemente grave y debe servir de advertencia a cualquier otra persona en el gobierno de EE.UU. que traicionaría la confianza de los Estados Unidos al actuar como agente ilegal de un gobierno extranjero. Nos empeñamos en proteger los secretos de nuestra nación y en llevar ante la justicia a quienes los comprometan", dijo David Kris, Secretario de Justicia Auxiliar de Seguridad Nacional. "Estos arrestos son la culminación de una labor sobresaliente de contraespionaje de muchos agentes, analistas y fiscales que merecen un agradecimiento especial por su extraordinario trabajo".

"Este caso demuestra el cuidado que debemos tomar en proteger los secretos valiosos de nuestra nación, y muestra la dedicación y la perseverancia de los hombres y mujeres que investigan este delito, quienes incansablemente buscaron a los acusados de traicionar a nuestro país", dijo el Fiscal Federal Interino Channing D. Phillips.

"Servicios de inteligencia de todo el mundo siguen robando toda la información que pueden de los Estados Unidos", dijo Joseph Persichini, Jr., Subdirector de la Oficina Local de Washington del FBI. "Debemos estar alertas y ser pacientes para lograr enjuiciar con éxito a sus agentes. Deseo agradecer, en especial, a los hombres y mujeres de mi oficina que trabajaron en este caso y que trabajan en otras investigaciones de espionaje. Trabajan sin glorificaciones y en silencio en proteger la seguridad de los Estados Unidos y sus ciudadanos".

El Subsecretario de Estado de Seguridad Diplomática Eric J. Boswell dijo, "El Departamento de Estado de EE.UU. está investigando este asunto en forma conjunta con el FBI, y seguiremos enjuiciando enérgicamente cualquier violación de la seguridad nacional. El Buró de Seguridad Diplomática del Departamento trabaja en relación estrecha con sus compañeros de las fuerzas del orden público en el FBI y otras dependencias para descubrir y enjuiciar cualquier violación de seguridad entre sus empleados. Cualquier comprometimiento de información clasificada es una amenaza grave para la seguridad de nuestra nación, y el Departamento de Estado investigará enérgicamente toda actividad de este tipo en la mayor medida posible".

Empleo en el Gobierno de EE.UU.

De acuerdo con una declaración jurada que respalda a la demanda criminal, Kendall Myers comenzó a trabajar en el Departamento de Estado en 1977, sirviendo inicialmente como instructor por contrato en el Instituto del Servicio Exterior [Foreign Service Institute (FSI)] del Departamento en Arlington, Va. Después de haber vivido brevemente en Dakota del Sur, regresó a Washington, D.C., donde continuó su empleo como instructor en el FSI. Entre 1988 y 1999, además de las tareas que realizaba en el FSI, realizó trabajos periódicos para el Buró de Inteligencia e Investigaciones [Bureau of Intelligence and Research (INR)] del Departamento de Estado.

Kendall Myers luego comenzó a trabajar a tiempo completo en el INR y, desde julio de 2001 hasta su jubilación en octubre de 2007, fue analista principal para Europa del INR, donde se especializó en análisis de inteligencia en temas europeos y tenía acceso diario a información clasificada a través de bases de datos de computadora y otros medios. Recibió autorización de seguridad de Altos Secretos en 1985 y, en 1999, su autorización fue ampliada a Altos Secretos Máximo / SCI.

Gwendolyn Myers se mudó a Washington, D.C. en 1980 y se casó con Kendall Myers en mayo de 1982. Más tarde, obtuvo empleo en un banco local como analista administrativa y, posteriormente, como asistente especial. Gwendolyn Myers nunca recibió autorización de seguridad del gobierno de EE.UU.

Reclutamiento:

De acuerdo con la declaración jurada, Kendall Myers viajó a Cuba en diciembre de 1978, después de haber recibido una invitación de un funcionario de la Misión Cubana en los Estados Unidos en la Ciudad de Nueva York. Su guía en Cuba fue un funcionario del Instituto del Servicio Exterior de Cuba. Este viaje proporcionó al Servicio de Inteligencia Cubano [Cuban Intelligence Service (CuIS)] la oportunidad de evaluar o desarrollar a Myers como agente cubano, de acuerdo con la declaración jurada.

Aproximadamente seis meses después del viaje, los Myers fueron visitados en Dakota del Sur por un funcionario de la Misión Cubana en Nueva York y, de acuerdo con la declaración jurada, Kendall y Gwendolyn Myers aceptaron ser agentes clandestinos del gobierno cubano. Más tarde, el CuIS instruyó a Kendall Myers que buscara empleo en el Departamento de Estado o la Agencia Central de Inteligencia [Central Intelligence Agency (CIA)]. Kendall Myers, acompañado por su esposa, regresó a Washington, D.C., donde reanudó el trabajo por contrato en el Departamento de Estado y, posteriormente, obtuvo un cargo en el Departamento de Estado que requería una autorización de seguridad de Altos Secretos.

De acuerdo con la declaración jurada, durante este plazo, el CuIS solía comunicarse con sus agentes clandestinos en los Estados Unidos a través de la transmisión de mensajes de radio codificados desde Cuba en frecuencias de radio de onda corta. Los agentes clandestinos en los Estados Unidos que monitorizaban la frecuencia en radio de onda corta podían descifrar los mensajes con un programa de decodificación proporcionado por el CuIS. Tales métodos fueron empleados por demandados condenados anteriormente por espionaje para Cuba. De acuerdo con la declaración jurada, los Myers tienen un radio de onda corta en condiciones de funcionamiento en su apartamento y le dijeron a una fuente del FBI que la utilizaron para recibir mensajes del CuIS.

Operación encubierta:

De acuerdo con la declaración jurada, en abril de 2009, el FBI lanzó una operación encubierta para convencer a la pareja de que habían sido contactados por un agente de inteligencia cubano y para descubrir el alcance de sus actividades para el CuIS. El 15 de abril de 2009, una fuente encubierta del FBI haciéndose pasar por agente de inteligencia cubano abordó a Kendall Myers en Washington, D.C., diciéndole que había sido enviado para comunicarse con Myers por un funcionario específico del CuIS para obtener información. La fuente del FBI también felicitó a Kendall Myers en el día de su cumpleaños y le ofreció un cigarro. Myers aceptó encontrarse con la fuente más tarde ese día en un hotel cercano y ofreció llevar a su esposa con él a la reunión.

Durante la reunión más tarde el mismo día, la pareja aceptó encontrarse con la fuente nuevamente y proveer información sobre personal del gobierno de EE.UU. con responsabilidad por América Latina. De acuerdo con la declaración jurada, la pareja también realizó una serie de declaraciones sobre sus actividades en el pasado para el CuIS; inclusive, reconocieron haber recibido mensajes codificados del CuIS a través de una radio de onda corta, haberse reunido con funcionarios del CuIS en México y de estar atentos a la vigilancia. "Hemos sido muy cautelosos, cuidadosos con nuestros pasos y hemos tratados de estar atentos a cualquier tipo de vigilancia", se alega que Kendall Myers le dijo a la fuente del FBI.

En reuniones posteriores con la fuente del FBI, se alega que los Myers aceptaron proveer información en la Cumbre de las Américas del 17-19 de abril de 2009 en Trinidad y Tobago, así como usar palabras-código, señales y programas de codificación específicos para transmitir información a través del correo electrónico en futuras interacciones con la fuente. También le pidieron a la fuente que "enviara saludos y abrazos especiales" a ciertos funcionarios del CuIS.

Además, se alega que la pareja realizó otras declaraciones a la fuente sobre sus actividades para el CuIS en el pasado. De acuerdo con la declaración jurada, los demandados mencionaron como los reclutó inicialmente el CuIS y cómo se habían utilizado códigos para cada uno de ellos en los mensajes, incluidos "123" para Gwendolyn Myers y "202" para Kendall Myers. Asimismo, los Myers dijeron que habían viajado para reunirse con agentes cubanos en México, Trinidad y Tobago, Argentina, Brasil, Ecuador, Jamaica, Ciudad de Nueva York y otras localidades.

Los Myers también describieron cómo habían pasado información a agentes del CuIS, y ambos estuvieron de acuerdo en que la manera más segura era "de mano a mano". De acuerdo con la declaración jurada, Gwendolyn Myers dijo que su manera favorita de pasar información a agentes del CuIS consistía en intercambiar carritos de compras en un mercado porque era algo "fácil de hacer".

De acuerdo con la declaración jurada, Kendall Myers le dijo a la fuente que típicamente retiraba información del Departamento de Estado en su memoria o a través de anotaciones, aunque ocasionalmente se había llevado algunos documentos a su casa. "Siempre fui muy cuidadoso. Normalmente, no me llevaba documentos", dijo. De acuerdo con la declaración jurada, también admitió haber enviado información al CuIS que era clasificada más allá del nivel "Secreto". También informó que había recibido "muchas medallas" del gobierno cubano y que él y su esposa habían conocido a Fidel Castro en 1995, con quien pasaron una velada.

Pruebas adicionales:

De acuerdo con la declaración jurada, el FBI colecta mensajes de alta frecuencia transmitidos por el CuIS a sus agentes y ha identificado mensajes que ha determinado que fueron transmitidos a un entrenador de Kendall y Gwendolyn Myers. Asimismo, el FBI ha confirmado la realización de viajes por la pareja a México, Trinidad y Tobago, Argentina, Brasil, Ecuador y Jamaica que corresponden a declaraciones realizadas por los demandados. Además, el FBI ha identificado mensajes de correo electrónico a la pareja en 2008 y 2009 de un supuesto representante del CuIS en México, quien se alega que solicitó a la pareja que viajara a México.

La declaración jurada también indica que un análisis del disco duro de la computadora que Kendall Myers utilizaba en el Departamento de Estado para su trabajo clasificado reveló que, desde el 22 de agosto de 2006 hasta que se retiró el 31 de octubre de 2007, Myers leyó más de 200 informes de inteligencia clasificada o delicada sobre Cuba, mientras estuvo empleado como analista principal para Europa del INR. De estos informes sobre Cuba, la mayoría eran clasificados y marcados Secreto o Alto Secreto, alega la declaración jurada. Un análisis realizado por el FBI de los archivos de seguridad del Departamento de Estado de Kendall Myers revelaron numerosas declaraciones falsas realizadas por el mismo para ocultar las actividades clandestinas de la pareja para el CuIS, alega también la declaración jurada.

De acuerdo con la declaración jurada, ni Kendall Myers ni Gwendolyn Myers notificaron al Secretario de Justicia de los Estados Unidos de que estaban trabajando como agentes de un gobierno extranjeros, como lo exige la ley.

Finalmente, la declaración jurada alega que Kendall Myers participó en un ardid para defraudar al Departamento de Estado y a los Estados Unidos a través de mentiras y provocó la pérdida de propiedad, específicamente dinero en la forma de salarios al gobierno de EE.UU. Al no revelar su actividad clandestina para el CuIS y al realizar declaraciones falsas al Departamento de Estado sobre su situación, se alega que Kendall Myers defraudó al Departamento de Estado cada vez que recibió su salario del gobierno. Gwendolyn Myers también es criminalmente responsable por este supuesto ardid de fraude electrónico.

Esta investigación fue realizada en forma conjunta por la Oficina Local de Washington del FBI y el Buró de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado. Están a cargo de la acusación en el caso el Fiscal Federal Auxiliar Michael Harvey de la Fiscalía Federal para el Distrito de Columbia, y el Abogado Litigante Principal Clifford I. Rones, de la Sección de Contraespionaje de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia.

Se le recuerda al público que las demandas criminales y acusaciones formales contienen meros alegatos y no son prueba de culpabilidad. Se supone que todo demandado es inocente hasta que se pruebe su culpabilidad.

###

09-554