Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 11 de marzo de 2009
WWW.USDOJ.GOV
CIV
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Persona condenada en conexión con fraude de oportunidades comerciales con base en Costa Rica

La operación tenía conexiones con Florida, Nuevo México, Wisconsin y Colorado

WASHINGTON – Un ciudadano británico fue acusado en conexión con la operación de una serie de oportunidades comerciales fraudulentas el 10 de marzo de 2009 por un gran jurado federal, anunciaron hoy el Departamento de Justicia y el Servicio de Inspección Postal de los EE.UU. Sirtaj Mathauda fue acusado formalmente por cargos de que él y sus coconspiradores alegaban vender oportunidades comerciales con máquinas expendedoras, bebidas y tarjetas de felicitación, lo que incluía asistencia para establecer, mantener y operar ese negocio. Los cargos son parte de la iniciativa continua del gobierno contra el fraude de oportunidad comercial en todo el país.

Se alega que, a partir de junio de 2004, Mathauda indujo fraudulentamente a compradores en los Estados Unidos a comprar oportunidades comerciales en Apex Management Group, Inc., USA Beverages, Inc., Omega Business Systems, Incorporated, y Nation West Distribution Company. Según la acusación formal, las oportunidades comerciales que el demandado y sus coconspiradores vendieron costaban miles de dólares cada una y la mayoría de los compradores pagaron al menos 10,000 dólares. Generalmente cada empresa operaba por varios meses y, después de que una empresa cerraba, abría la próxima. Las distintas compañías usaban cuentas bancarias, oficinas y otros servicios en el Distrito Sur de Florida, Nuevo México, Wisconsin y Colorado.

El demandado, usando un alias, y su coconspiradores empleaban el servicio telefónico de "Voice over Internet Protocol" (VoIP) y oficinas virtuales en los EE.UU. para manejar los correos de manera tal que los compradores potenciales creyeran que el demandado estaba ubicado en los Estados Unidos. En realidad, Mathauda operaba desde Costa Rica para inducir fraudulentamente a compradores potenciales en los Estados Unidos a comprar las supuestas oportunidades comerciales.

Según la acusación formal, las empresas realizaron diversas declaraciones falsas a compradores potenciales de las oportunidades comerciales. Entre las declaraciones falsas que se alegan en la acusación formal, se alega que se decía a los compradores que tendrían ganancias sustanciales; que compradores anteriores de las oportunidades comerciales estaban teniendo ganancias sustanciales; que los compradores venderían un mínimo garantizado de mercancía, como tarjetas de felicitación y bebidas; y que la oportunidad comercial funcionaba con localizadores que conocían el área del comprador potencial y que conseguirían o ya habían conseguido ubicaciones de alto tráfico para los puestos de venta del comprador potencial. También se dijo falsamente a los compradores potenciales que las ganancias de las empresas se basaban en parte en las ganancias de los compradores de oportunidades comerciales, con lo que se daba la falsa impresión de que las empresas tenían un interés en el éxito de los compradores.

Además, se dijo falsamente a los compradores potenciales que las empresas se habían fundado años atrás, tenían un importante número de distribuidores en todo el país y tenían un historial de éxitos. También se dijo a compradores potenciales que recibirían sus anaqueles para mercadería, la mercadería y las ubicaciones a la brevedad, si bien muchos compradores no recibieron nada. Los compradores potenciales recibían referencias de personas que, según la acusación formal, contaban historias falsas de su éxito como propietarios de la oportunidad comercial.

"El fraude de oportunidad comercial es un delito muy grave. Seguiremos trabajando con el Servicio de Inspección Postal y utilizando nuestros recursos de las fuerzas del orden público para investigar y revelar fraude de oportunidad comercial", dijo Michael F. Hertz, Secretario de Justicia Auxiliar Interino de la División de lo Civil del Departamento de Justicia.

"Los promotores de oportunidades comerciales deben darse cuenta de que este tipo de fraude será detectado y enjuiciado enérgicamente", dijo R. Alexander Acosta, Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida. "Esto se aplica aun si operan desde el extranjero, como se alega en los cargos que hizo este demandado".

Según la acusación formal:

Según la acusación formal, Mathauda y sus coconspiradores engañaron a compradores potenciales alquilando oficinas en los Estados Unidos para USA Beverages, Omega, y Nation West, y haciendo parecer de otras maneras que las operaciones de estas empresas eran completamente dentro de los Estados Unidos. Sin embargo, estas empresas en realidad operaban desde Costa Rica.

Mathauda fue acusado de conspiración y de cometer su delito a través del telemarketing. También fue acusado de 13 cargos de fraude postal y dos cargos de fraude telegráfico.

Si se le condena, Mathauda enfrenta una sentencia legal máxima de 25 años de prisión, una posible multa y restitución obligatoria por el cargo de conspiración. También enfrenta una sentencia legal máxima de 25 años de prisión por cada uno de los cargos de fraude postal y electrónico, una posible multa y restitución obligatoria.

"No permitiremos que delincuentes en el extranjero utilicen dispositivos de comunicación modernos para cometer fraude al pueblo estadounidense. Este investigación internacional y nacional demuestra nuestra determinación de proteger al pueblo estadounidense de ardides de inversión, sin importar dónde ocurran", dijo el Inspector Postal Federal a Cargo Henry Gutiérrez, que reside en Miami.

"El Servicio de Inspección Postal está alerta en la investigación y el desbaratamiento de ardides fraudulentos. Los consumidores deben ser concientes de que las referencias falsas y las promesas vacías de ayuda para ubicar puestos expendedores y de venta son extremadamente comunes en este tipo de ardid", dijo el Inspector Postal Federal a Cargo Pete Zegarac, que reside en Phoenix. "Estas empresas adoptaron las identidades empresariales de antiguas empresas, por lo que aun las declaraciones de que hace años que la empresa existe deben tomarse con precaución".

El Secretario de Justicia Auxiliar Interino Hertz y el Fiscal Federal Acosta resaltaron la labor de investigación del Servicio de Inspección Postal, así como también la labor de la Comisión Federal de Comercio, que previamente entabló una demanda civil relacionada y realizó una derivación criminal. Está a cargo de la acusación en el caso los abogados litigantes Jeffrey Steger y Alan Phelps de la Oficina de Litigios de Consumidores del Departamento de Justicia de los EE.UU.

Una acusación formal es simplemente una acusación y todos los demandados son considerados inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de la duda razonable.

###

09-218