Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 17 de marzo de 2009
WWW.USDOJ.GOV
CRM
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Jurado condena a dos médicos y dos asistentes de médicos en ardid de fraude de 5.3 millones de dólares contra Medicare

WASHINGTON – Un jurado federal en Miami condenó hoy a dos médicos y dos asistentes de médico en conexión con un ardid de fraude de 5.3 millones de dólares contra Medicare, anunciaron la Secretaria de Justicia Auxiliar Interina Rita M. Glavin de la División Criminal y el Fiscal Federal R. Alexander Acosta del Distrito Sur de Florida.

Después de un juicio de dos semanas de duración en el tribunal federal en Miami, un jurado encontró al Dr. David Rothman, 66; a Eda Marietta Milanes, 43; y Jorge Luis Pacheco, 50, culpables de todos los cargos, incluidos conspiración para cometer fraude de atención médica y múltiples cargos de fraude de atención médica por presentar reclamos a Medicare por medicamentos innecesarios.

De acuerdo con pruebas presentadas en el juicio, los demandados trabajaban como médicos y asistentes de médicos en dos clínicas de Miami, Medcore Group LLC (Medcore) y M&P Group of South Florida Inc. (M&P Group), las cuales alegaban especializarse en el tratamiento del virus de inmunodeficiencia humano (VIH). Pruebas presentas en el juicio establecieron que Rothman era el director médico tanto de Medcore como de M&P Group entre mayo de 2004 y enero de 2006. Russell asumió el cargo de director médico de M&P Group después de enero de 2006. Pacheco y Milanes trabajaban como asistentes médicos de Russell en M&P Group.

Uno de los propietarios de las clínicas, Tony Marrero, atestiguó en el juicio que las clínicas fueron establecidas con la única finalidad de defraudar a Medicare. Marrero atestiguó que el ardid consistía en presentar reclamos por inyecciones y tratamientos inyectables para el VIH médicamente innecesarios. Pruebas presentadas en el juicio demostraron que Medcore y M&P Group facturaron a Medicare 5,300,186 dólares y recibieron 2,511,387 durante dos años de operaciones. Marrero atestiguó que los medicamentos innecesarios no eran administrados a pacientes, y que las clínicas sólo funcionaban para crear la apariencia de legitimidad. Marrero declaró que tenía un arreglo con una empresa mayorista farmacéutica, Lifecare Medical, para la compra de facturas que indicaban la compra de grandes cantidades de medicamentos, cuando, en realidad, sólo se habían comprado cantidades pequeñas. Marrero, su esposa, Belkis Marrero; su cuñado, Orlando Pascual; el propietario de Lifecare Medical, Harold Sio; un reclutador de pacientes y empleado de la clínica, Alberto R. González; y una asistente médica de Medcore, Luz Borrego, se declararon culpables en conexión con este ardid.

Borrego atestiguó que manipuló las muestras de sangre de pacientes en Medcore para asegurar que sirvieran de respaldo para los reclamos presentados a Medicare. Borrego declaró que no administraba los medicamentos ordenados por Rothman porque sabía que podrían perjudicar a los pacientes.

Testimonios presentados en el juicio establecieron que cada paciente que fue a Medcore y M&P Group recibió una comisión ilícita de 200 dólares por visita. El ardid consistía en las visitas de 20 pacientes durante el periodo de dos años en ambas clínicas. Cuatro pacientes declararon que recibieron comisiones ilícitas y nunca recibieron ninguna medicación en las clínicas. Un paciente declaró que utilizó los pagos que recibió de las clínicas para comprar cocaína. Otro paciente declaró no tener VIH, aunque los documentos de las clínicas indicaban que le estaban realizando infusiones con medicamentos para tratar el VIH.

Pruebas presentadas en el juicio documentaron que Rothman trabajó en otras clínicas de infusión del área de Miami, las cuales facturaron a Medicare más de 60 millones de dólares entre 2004 y fines de 2005. Pruebas presentadas en el juicio también establecieron que Russell trabajó en Tendercare Medical Center (Tendercare), otra clínica de infusión fraudulenta, con Pacheco y Milanes al mismo tiempo que en M&P Group. Asimismo, dos de los pacientes que atestiguaron en el juicio recibieron comisiones ilícitas tanto de Tendercare como de M&P Group.

De acuerdo con pruebas presentadas en el juicio, Marrero y M&P Group le pagaron a Milanes sumas adicionales para que manipulara las muestras de sangre para justificar los reclamos falsos. Pacheco trabajó en forma directa para Marrero para determinar qué medicamentos podrían ser facturados fraudulentamente a Medicare a través de M&P Group. Testimonios en el juicio establecieron que Pacheco era un médico en Cuba antes de venir a los Estados Unidos.

El 14 de marzo de 2009, durante el juicio, Pacheco intentó huir de los Estados Unidos, de acuerdo con pruebas presentadas en el juicio. Fue aprehendido cuando se dirigía al sur en la Avenida Krome en el Condado de Miami-Dade con 12,600 dólares en efectivo y una licencia de conductor falsa de Florida en nombre de José Luis Falcón. Pruebas presentadas al tribunal probaron que, antes de ser aprehendido, Pacheco había retirado su monitor de tobillo en violación de los términos de su libertad previa al enjuiciamiento. Documentos confiscados de Pacheco en el momento de su aprehensión contenían múltiples contactos en la República Dominicana. De acuerdo con pruebas presentadas al tribunal, Pacheco declaró a los agentes que "se iba de pesca". El Juez Ungaro revocó su fianza y lo hizo detener hasta el final del juicio.

"El veredicto del jurado demuestra que profesionales médicos, a quienes se les confía que brinden atención médica y medicamentos a sus legítimos pacientes, pueden - y serán - responsabilizados si defraudan al programa Medicare", dijo la Secretaria de Justicia Auxiliar Interina Rita M. Glavin de la División Criminal. "El Departamento de Justicia seguirá buscando enérgicamente a quienes roben de Medicare en su propio beneficio personal".

"El programa Medicare depende de que los médicos sean la primera línea de defensa contra el fraude", dijo Bernardo Rodríguez, Agente Especial a Cargo Interino de la Oficina de Miami del Inspector General, Departamento de Salud y Servicios Humanos. "Como en este caso, cuando médicos eluden dicha responsabilidad y roban de Medicare, debemos enjuiciarlos con toda la fuerza de la ley".

El caso fue investigado por el Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] y la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. El Departamento de Policía de Homestead, Fla., junto con el FBI y el HHS, fueron esenciales en la aprehensión de Pacheco durante su intento de fuga durante el enjuiciamiento.

Pacheco y Milanes fueron detenidos después de los veredictos. Se les exigió a Rothman y Russell que pagaran una fianza y los mismos se encuentran en detención domiciliaria hasta la emisión de la sentencia. Rothman enfrenta una sentencia máxima de 50 años en prisión. Russell, Milanes y Pacheco enfrentan, cada uno, una sentencia máxima de 30 años en prisión. La lectura de la sentencia para todos los demandados ha sido programada para el 26 de junio de 2009.

Estuvieron a caso de la acusación el caso el Jefe Adjunto Kirk Ogrosky, el Jefe Auxiliar John S. (Jay) Darden y el Abogado Litigante Charles D. Reed de la Sección de Fraude de la División Criminal, con la asistencia en investigación del HHS y el FBI. La demanda fue entablada como parte de el Equipo Especial de Ataque al Fraude contra Medicare [Medicare Fraud Strike Force (MFSF)], supervisada por la Sección de Fraude de la División Criminal y el Fiscal Federal Acosta del Distrito Sur de Florida. Desde la creación de la MFSF, fiscales federales han emitido acusaciones formales en 106 casos con 192 demandados, tanto en Los Ángeles como en Miami. En conjunto, estos demandados facturaron fraudulentamente al programa Medicare más de 500 millones de dólares.

###

09-244