Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Lunes, 9 de marzo de 2009
WWW.USDOJ.GOV
ENRD
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Ingeniero jefe se declara culpable de ocultar contaminación naviera

WASHINGTON – Carmelo Oria, un ciudadano español que era el ingeniero jefe de la embarcación M/T Nautilus de bandera de Chipre, se declaró culpable hoy de usar registros falsificados que ocultaban descargas ilegales de agua de sentina contaminada con petróleo del M/T Nautilus, anunció el Departamento de Justicia.

 La investigación del gobierno comenzó en marzo de 2008, cuando inspectores de la Guardia Costera de los EE.UU. realizaron un examen del M/T Nautilus, después de que el barco llegara a St. Croix, Islas Vírgenes de los EE.UU., y luego en el Puerto de Boston.  M/T Nautilus es un buque petrolero de 26,794 toneladas brutas propiedad de la empresa de Chipre, Iceport Shipping Company Ltd., y operada por la empresa española Consultores de Navegación S.A.  Las inspecciones revelaron evidencia de que los miembros de la tripulación del buque habían manipulado y desechado indebidamente el agua de sentina contaminada con petróleo del buque y habían falsificado entradas en el registro oficial de petróleo del buque para ocultar estas actividades. 

 Las operaciones de la sala de máquinas de grandes buques oceánicos como el M/T Nautilus generan grandes cantidades de aceite residual y residuos de sentina contaminados con petróleo.  Las leyes internacionales y estadounidenses prohíben la descarga de desechos que contienen más de 15 partes por millón de petróleo y sin tratamiento por un separador de agua oleosa, un dispositivo obligatorio de prevención de contaminación. La ley también exige que todas las descargas por la borda se registren en un libro de registro de petróleo, un registro obligatorio que es inspeccionado habitualmente por la Guardia Costera. 

 Oria fue el ingeniero jefe del M/T Nautilus entre enero y marzo de 2008 y era responsable de todas las operaciones de la sala de máquinas.  Durante ese período, Oria ordenó a la tripulación de la sala de máquinas que descargara líquidos de sentina contaminados con petróleo directamente de las sentinas del buque al océano.  Cuando el M/T Nautilus ingresó al Puerto de Boston el 22 de marzo de 2008, el registro del buque, cuyo mantenimiento era responsabilidad de Oria, no registraba la descarga por la borda de agua de sentina contaminada con petróleo. 

“Carmelo Oria ordenó a los miembros de la tripulación del buque que omitieran controles ambientales obligatorios y que bombearan agua contaminada con petróleo directamente desde la sentina del barco hasta el océano. Luego falsificó los registros del barco con la intención de ocultar sus acciones", dijo John C. Cruden, Secretario de Justicia Auxiliar Interino de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia. "Siempre que individuos y empresas decidan pasar por alto las leyes ambientales de este país, el Departamento de Justicia seguirá entablando casos y buscando justicia para todas las personas involucradas".

"Esperamos que este caso envíe un mensaje claro a los miembros de la comunidad marítima que pueden intentar pasar por alto las leyes anticontaminación de nuestro país. Es necesario asegurar que las empresas se den cuenta de que cualquier violación a nuestras leyes ambientales se tomará con la mayor seriedad y en última instancia les costará más que eliminar legalmente los desechos", dijo Michael J. Sullivan, Fiscal Federal para el Distrito de Massachusetts.

"La Guardia Costera sigue comprometida a trabajar con la industria marítima y con asociados federales, estatales y locales de las fuerzas del orden público para proteger los recursos naturales de los Estados Unidos de quienes eligen por decisión propia o por negligencia contaminar nuestras aguas", dijo el Contralmirante Dale G. Gabel, Comandante del Primer Distrito de la Guardia Costera en Boston, Mass. "Cuando se descubren violaciones a leyes federales en el campo marítimo, la Guardia Costera está lista y capacitada para investigar estos asuntos a fondo. Seguiremos trabajando con nuestros asociados para asegurarnos de que todos los infractores sean enjuiciados con todo el peso de la ley".

 Douglas P. Woodlock, Juez Federal de Distrito para el Distrito de Massachusetts, programó la lectura de la sentencia para el 13 de abril de 2009.  Oria enfrenta un máximo de 6 años de prisión, seguidos de tres años de libertad bajo supervisión, y una multa de 250,000 dólares.

 Estuvo a cargo de la investigación en el caso el Servicio de Investigación de la Guardia Costera de los EE.UU.  Estuvieron a cargo de la acusación en el caso la Fiscal Federal Auxiliar Linda M. Ricci de la Unidad de Delitos Económicos de Sullivan, el Fiscal Federal Auxiliar Especial Christopher Jones de la Oficina Legal del Primer Distrito de la Guardia Costera de los EE.UU., y el Abogado Litigante Todd Mikolop de la Sección de Delitos Ambientales del Departamento de Justicia.

 

###

09-208