Sello del Departamento de JusticiaDepartamento de Justicia
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Lunes, 4 de mayo de 2009
WWW.USDOJ.GOV
CRM
(202) 514-2007
TDD (202) 514-1888

Líder de la MS-13 fue sentenciado a 60 años en prisión federal por conspiración para cometer delitos organizados, robo armado y violación asociada a armas de fuego

El demandado participó en asesinatos de miembros de pandillas rivales

La Jueza Federal de Distrito Deborah K. Chasanow sentenció hoy a Víctor Ramírez, alias "Mousey," de 30 años de edad, nacido en El Salvador y residente en Hyattsville, MD., a 60 años en prisión, seguidos de cinco años de libertad bajo supervisión.

Ramírez fue condenado en Noviembre de 2008, después de un juicio de cuatro semanas con jurado, a conspiración para conducir y participar en actividades de delincuencia organizada de la pandilla MS-13, incluidos tres asesinatos y un intento de asesinato; robo armado contra una empresa; y uso y porte de arma de fuego al promover un delito violento.

"La misión de Víctor Ramírez era reforzar el nivel de actividades delictivas de la MS-13 en las calles de Maryland", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar de la División Criminal Lanny A. Breuer. "La sentencia es una advertencia a pandilleros con aspiraciones similares de que no toleraremos este tipo de comportamiento delictivo en nuestros vecindarios".

"Las pruebas presentadas probaron que la MS-13 envió a Víctor Ramírez a Maryland desde El Salvador como parte de un plan para fortalecer a la pandilla MS-13 y ampliar las actividades delictivas de la pandilla", dijo el Fiscal Federal Rod J. Rosenstein.

De acuerdo con testimonios presentados durante el enjuiciamiento, Ramírez era un líder en el grupo Teclas Locos Salvatruchos (TLS) de la MS-13 en El Salvador, y luego en Maryland. Durante el juicio, el jurado vio un video tomado en la prisión de Quezaltepeque en El Salvador que mostraba a Ramírez mostrando carteles de la pandilla MS-13 y exhibiendo un tatuaje de "Mara Salvatrucha" en su abdomen. Ramírez admitió a otros miembros de la pandilla en Maryland que él había sido una "primera palabra" (o líder de grupo) en el grupo de El Salvador. Después de su arribo a Maryland, Ramírez representó al grupo TLS en las reuniones de la MS-13 en Maryland, el Distrito de Columbia y Virginia.

Testigos declararon que Ramírez llegó a EE.UU. proveniente de El Salvador a través de México, y que llegó a Maryland con otro miembro de la pandilla. Tanto Ramírez como un líder de la MS-13 de El Salvador dijeron a testigos que Ramírez había sido enviado a Maryland para fortalecer a la MS-13 en Maryland, asegurar que se siguieran las reglas de la MS-13 rigurosamente, según establecidas por los líderes de la pandilla en El Salvador y, en particular, para intensificar la violencia del grupo TLS en Maryland. Además, una vez que llegó a Maryland, Ramírez fue esencial en la implementación de "El Programa", o sea, un ardid para robar y extorsionar a casas de prostitución y otros negocios ilegales, a fin de recaudar fondos para la MS-13.

Testigos declararon que, el 9 de octubre de 2005, Ramírez y otros miembros de la MS-13, incluido el co-demandado Eris Marchante-Rivas, participaron en una reunión del grupo TLS en el Condado de Prince George. Durante dicha reunión, uno de los líderes internacionales del grupo TLS habló con los pandilleros por teléfono celular desde la cárcel en El Salvador. Después de la reunión, Ramírez y otros miembros de la pandilla se dirigieron en automóvil a una reunión con una serie de pandilleros de otros grupos de la MS-13 y deliberaron sobre sus planes de balear a miembros de pandillas rivales ese día. Ramírez, Marchante-Rivas y otros pandilleros se dirigieron a la cuadra del 5600 de la Calle Quintana en Riverdale, MD., para matar a miembros de pandillas rivales. Una vez en el lugar, Ramírez y otros pandilleros salieron de sus vehículos y abordaron a José Cerda, Edward Trujillo y otra persona, quienes se encontraban parados delante de una casa en la Calle Quintana. Cerda y Trujillo fueron baleados y asesinados por miembros de la pandilla MS-13 y el tercer individuo recibió una herida de bala.

Testigos también declararon sobre el asesinato de Alejandro Rubí-Martínez en Langley Park, MD., el 23 de octubre de 2005. Ramírez se encontraba presente en Langley Park durante una discusión sobre un individuo quien sospechaban ser miembro de una pandilla rival. Ramírez le pidió a un pandillero que lo llevara a su apartamento, donde Ramírez buscó un revólver. Más tarde, Ramírez entregó dicho revólver a un miembro de la MS-13, quien baleó a Rubí-Martínez en Langley Park ese día. Un testigo declaró que se retiró de la reunión de miembros de la MS-13 en un vehículo con Ramírez justo antes del tiroteo.

Testigos también declararon sobre el papel de liderazgo de Ramírez en la implementación del "Programa" de robo y extorsión contra burdeles en Maryland. Un testigo declaró que acompañó a Ramírez en varias ocasiones en que robaron burdeles y violaron a prostitutas. Ramírez decidió robar el burdel en Blueridge Avenue en Wheaton, MD., y compró un revolver calibre .38 para utilizar en el robo. El 14 de noviembre de 2005, Ramírez, el co-demandado Juan Jiménez-Hernández, y tres otros miembros de la MS-13 del grupo TLS se dirigieron al burdel. Una vez dentro del apartamento, los miembros de la MS-13 sacudían el revólver comprado por Ramírez, ataron y robaron al portero y a dos otros hombres que llegaron más tarde, y violaron a la prostituta a punta de pistola.

Detectives y agentes de policía del Condado de Montgomery atestiguaron que llegaron al apartamento ese día después de seguir a un sospechoso de robo de automóvil a dicho lugar. Una detective vestida de civil golpeó la puerta del apartamento, haciéndose pasar por una vecina. Los miembros de la MS-13 en el interior del apartamento abrieron la puerta e intentaron agarrar a la detective, sin saber que había varios agentes y detectives en el pasillo del edificio, esperando para ingresar al apartamento. Testigos declararon que Ramírez era uno de los tres hombres en la entrada del apartamento que intentaron agarrar a la detective. Asimismo, testigos de las fuerzas del orden público declararon que encontraron un revólver sobre el piso del apartamento y parte de las joyas de la prostituta en los bolsillos de Ramírez. Un quinto pandillero que permaneció en el auto, intentó advertir sin éxito a los otros pandilleros sobre la llegada de la policía. Huyó en el automóvil, pero fue capturado más tarde por la policía.

Eris Marchante-Rivas, también conocido como "Strayboy," de 24 años de edad, de Hyattsville, MD., fue sentenciado a 30 años en prisión el 12 de enero de 2009, y Juan Jiménez-Hernández, también conocido como "Sniroon," de 23 años de edad, de Beltsville, MD., fue sentenciado el 10 de noviembre de 2008 a 12 ½ años en prisión, seguidos de cinco años de libertad bajo supervisión.

El Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer y el Fiscal Federal Rod J. Rosenstein felicitaron al Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos; al Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)]; el Departamento de Policía del Condado de Prince George; el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas; el Departamento de Policía del Condado de Montgomery; el Departamento de Policía del Condado de Howard; la Policía Nacional de Capital Park de Maryland; la Policía Estatal de Maryland; el Fiscal Estatal del Condado de Prince George Glenn F. Ivey y el Fiscal Estatal del Condado de Montgomery John McCarthy y sus oficinas por su trabajo en esta investigación y enjuiciamiento.

El Sr. Breuer y el Sr. Rosenstein agradecieron a los Fiscales Federales Auxiliares Chan Park y Robert K. Hur, y David Jaffe, un Abogado Litigante de la Unidad de Pandillas del Departamento de Justicia, quien estuvo a cargo de la acusación en este caso.

###

09-433