busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 19 de noviembre de 2009
Veintiséis personas fueron acusadas formalmente en un ardid nacional para defraudar al Programa de Servicios de Transmisión de Video de la Comisión Federal de Comunicaciones [Federal Communications Commission]
Se realizaron arrestos en nueve estados
Se revelaron hoy acusaciones formales contra 26 personas acusadas de participar en un ardid para robar millones de dólares al programa del Servicio de Transmisión de Videos [Video Relay Service (VRS)] de la Comisión Federal de Comunicaciones [Federal Communications Commission’s (FCC)], anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División de lo Penal, el Subdirector de la Oficina Local de Washington del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] Joseph Persichini Jr., el Inspector Postal Principal Adjunto Zane Hill, y el Jefe de Personal de la FCC Edward Lazarus.

Agentes del FBI e Inspectores Postales en Nueva York, Nueva Jersey, Florida, Texas, Pensilvania, Arizona, Nevada, Oregón y Maryland realizaron arrestos que fueron el resultado de una investigación conjunta de un ardid nacional para defraudar al programa VRS de la FCC realizada por el FBI, el Servicio de Inspección Postal de EE.UU. [U.S. Postal Inspection Service (USPIS)] y la Oficina del Inspector General de la FCC [Office of Inspector General (FCC-OIG)].

"Se alega que las personas acusadas en conexión con la operación de hoy han robado decenas de millones de dólares de un programa gubernamental importante que tiene la finalidad de ayudar a los ciudadanos estadounidenses sordos y con problemas auditivos a comunicarse con personas oyentes", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar de la División de lo Penal Lanny A. Breuer. "Se alega que estos demandados generaron minutos de llamada fraudulentos para que pareciera que ciudadanos estadounidenses sordos realizaban llamadas legítimas con personas oyentes cuando, en realidad, los demandados simplemente intentaban robarle dinero a un programa de la FCC financiado por cada ciudadano estadounidense que paga su cuentas telefónicas. El Departamento de Justicia no tolerará que ejecutivos de empresas y otros se forren los bolsillos con dinero que debería ser utilizado para ayudar a ciudadanos sordos".

"Lamentablemente, este servicio admirable, diseñado para ayudar a los necesitados, también proporcionó una oportunidad para el crecimiento de las actividades delictivas que se cree que han costado a los consumidores estadounidenses decenas de millones de dólares", dijo Joseph Persichini, Jr., Subdirector de la Oficina Local de Washington del FBI.

"Cuando se utiliza al Servicio Postal de EE.UU. para cometer fraudes, y en este caso, un tipo especialmente insidioso, es la función del Servicio de Inspección Postal investigar enérgicamente y asegurar la confianza de los Estados Unidos en la integridad de su sistema postal", dijo el Inspector Postal en Jefe Adjunto Zane M. Hill.

"Los hechos de hoy representan tanto una tragedia como una oportunidad", dijo el Jefe de Personal de la FCC Edward Lazarus. "La tragedia es la verdad lamentable de que un número importante de individuos inescrupulosos, a un gran costo para el país, se han aprovechado de un programa muy importante para prestar servicios esenciales de telecomunicaciones a personas con discapacidades auditivas. La 'oportunidad' es la posibilidad de reiterar nuestro compromiso al programa VRS y continuar con la labor ya comenzada en la FCC para proteger al programa contra más desperdicio, fraude y abuso y mejorar su prestación de servicios de VRS a los consumidores".

Las acusaciones formales alegan que los 26 individuos que participaron en el ardid para defraudar a la FCC al presentar reclamos falsos y fraudulentos de llamadas de VRS, haciendo que la FCC reembolsara a los demandados a una tarifa de aproximadamente $390 por hora. De acuerdo con las acusaciones formales, el VRS es un servicio de traducción en línea vía video que permite que personas con discapacidades auditivas se comuniquen con personas oyentes a través del uso de intérpretes y cámaras web. Una persona con una discapacidad auditiva que desee comunicarse con una persona oyente puede hacerlo comunicándose con un proveedor de VRS a través de una conexión de audio y video vía Internet. El proveedor de VRS, a su vez, emplea un intérprete por video para visualizar e interpretar la conversación en lenguaje de señas de la persona con discapacidad auditiva y transmitir la conversación oralmente a una persona oyente. El VRS es financiado por cargos cobrados por proveedores de telecomunicaciones a clientes de servicios telefónicos, y se provee sin costo al usuario de VRS.

Las acusaciones formales acusan a propietarios y empleados de las siguientes siete empresas de participar en un ardid para defraudar al programa VRS de la FCC:

  • Viable Communications Inc., de Rockville, Md.;
  • Master Communications LLC, de Las Vegas;
  • KL Communications LLC, de Phoenix;
  • Mascom LLC de Austin, Texas;
  • Deaf and Hard-of-Hearing Interpreting Services Inc. (DHIS), de Nueva York y Nueva Jersey;
  • Innovative Communication Services for the Deaf Corp. (ICSD), de Miami Lakes, Fla.; y
  • Deaf Studio 29 de Huntington Beach, Calif.

Cada una de las acusaciones formales alega que los demandados realizaron, o hicieron a terceros realizar, o procesaron llamadas fraudulentas de VRS que fueron presentadas a la FCC para reembolso. Estas llamadas, denominadas con frecuencia "llamadas r", "llamadas 'rest'" o "llamadas 'run'", tuvieron la única finalidad de generar minutos de llamada que serían facturados al Fondo de VRS de la FCC.

En la primera acusación formal, Viable Communications Inc. y cuatro ejecutivos de Viable han sido acusados de generar minutos de llamadas VRS fraudulentamente y obtener reembolsos de la FCC por dichas llamadas. El propietario y CEO de Viable John Yeh, 62, de Potomac, Md; el Director de Operaciones de Viable Joseph Yeh, 64, de Potomac; el Vicepresidente Auxiliar de Viable Anthony Mowl, 25, de Rockville, Md.; y el Director de Relaciones Humanas de Viable Donald Tropp, 25. de Rockville, han sido acusados en una acusación formal compuesta por seis cargos de conspiración para defraudar al gobierno de EE.UU. y presentación de reclamos falsos; presentación de reclamos falsos; conspiración para cometer fraude postal; y fraude postal.

En la segunda acusación formal, propietarios y empleados de Master Communications, KL Communications y Mascom fueron acusados de generar minutos de VRS fraudulentos. De acuerdo con la acusación formal, estas empresas operaban call centers de VRS para Viable que generaban y procesaban un gran volumen de llamadas de VRS fraudulentas, las que eran luego presentadas al Administrador de Fondos de VRS de la FCC para su reembolso. El propietario y empleado de Master Communications, KL Communications y Mascom Kim E. Hawkins, 46, de Las Vegas; el empleado y propietario de Master Communications y KL Communications Larry Berke, 62, de Phoenix; el empleado de KL Communications Dary Berke de Phoenix; la empleada de KL Communications y Master Communications Lisa Goetz, 43, de Phoenix; y el Director de Marketing y Publicidad de Mascom David Simmons, 43, de Austin; han sido acusados en una acusación formal compuesta por seis cargos de conspiración para defraudar al gobierno de EE.UU. y presentación de reclamos falsos; presentación de reclamos falsos; conspiración para cometer fraude postal y fraude postal.

En una tercera acusación formal, propietarios y empleados de DHIS han sido acusados de generar y procesar un gran volumen de llamadas de VRS fraudulentas. De acuerdo con la acusación formal, DHIS operaba call centers de VRS para Viable que generaban y procesaban llamadas de VRS fraudulentas. Los copropietarios de DHIS Irma Azrelyant, 47, de Basking Ridge, N.J., y Joshua Finkle, 41, de Nueva York; el intérprete de video de DHIS Natan Zfati, 31, de Brooklyn, N.Y.; el contable de DHIS Oksana Strusa, 35, de Jersey City, N.J.; el intérprete de video Alfia Iskandarova, 29, de Brooklyn; y el intérprete de video de DHIS Hennadii Holovkin, 36, de Filadelfia; han sido acusados en una acusación formal compuesta por seis cargos de conspiración para defraudar al gobierno de EE.UU. y presentación de reclamos falsos; presentación de reclamos falsos; conspiración para cometer fraude postal; y fraude postal.

En una cuarta acusación formal, propietarios y empleados de ICSD han sido acusados de generar y procesar un gran volumen de llamadas de VRS fraudulentas. De acuerdo con la acusación formal, ICSD operaba call centers de VRS para Viable que generaban y procesaban un gran número de llamadas de VRS fraudulentas. La acusación formal también alega que propietarios y empleados de ICSD realizaron "llamadas de marketing" fraudulentas con la finalidad citada de comercializar servicios de VRS, pero con la verdadera finalidad de generar fraudulentamente minutos de VRS adicionales. Los copropietarios de ICSD Yosbel Buscaron, 25, y Lazaro Fernandez, 35, ambos de Hialeah, Fla.; la gerente de call center de ICSD Wanda Hutchinson, 35, de Pembroke Pines, Fla.; la gerente de call center de ICSD Jessica Bacallo, 23, de Miami; y la gerente de marketing de ICSD Kathleen Valle, 23, de Miami; han sido acusados en una acusación formal compuesta por seis cargos de conspiración para defraudar al gobierno de EE.UU. y presentación de reclamos falsos; presentación de reclamos falsos; conspiración para cometer fraude postal; y fraude postal.

En la quinta acusación formal, los demandados Benjamin Pena, Robert Z. Rubeck y Tamara Frankel han sido acusados de generar llamadas de VRS fraudulentas. De acuerdo con dicha acusación formal, se alega que el propietario y CEO de Viable John Yeh le pagó a Pena para que generara minutos de VRS fraudulentos. También de acuerdo con la acusación formal, se alega que Pena le pagó a Rubeck y a Frankel para que realizaran llamadas de VRS con la finalidad de generar dichos minutos fraudulentos. Pena, 34, de Scottsdale, Ariz.; Rubeck, 34, de Surprise, Ariz.; y Frankel, 28, también de Surprise; han sido acusados en una acusación formal compuesta por seis cargos de conspiración para defraudar al gobierno de EE.UU. y presentación de reclamos falsos; presentación de reclamos falsos; conspiración para cometer fraude postal; y fraude postal.

29 Propietarios y empleados de Deaf Studio han sido acusados en una sexta acusación formal de generar llamadas de VRS fraudulentas. De acuerdo con la acusación formal, se alega que Marc Velasquez Verson, Ellen Thompson y Doris Martinez organizaron y pagaron a empleados para utilizaran a un proveedor de CRS específico para realizar llamadas 'run'. Dicho proveedor pagaba a los demandados aproximadamente del 20 al 25 por ciento del dinero recibido de la FCC por el proveedor por las llamadas generadas por los demandados. Velasquez, 56, de Oswego, Ore.; Ellen Thompson, 43, de Lake Oswego, Ore.; y Doris Martinez, 51, también de Oswego; ; han sido acusados en una acusación formal compuesta por seis cargos de conspiración para defraudar al gobierno de EE.UU. y presentación de reclamos falsos; presentación de reclamos falsos; conspiración para cometer fraude postal; y fraude postal.

Todas las acusaciones formales piden confiscación penal contra cada uno de los demandados acusados.

Una acusación formal es una mera acusación y los acusados son inocentes hasta que se pruebe lo contrario.

Están a cargo de la acusación en estos casos el Jefe Auxiliar Hank Bond Walther y el Abogado Litigante Brigham Cannon de la Sección de Fraude de la División de lo Penal, con la asistencia en la investigación de la Oficina Local de Washington del FBI, el USPIS y la FCC-OIG.

09-1258
División de lo Penal