busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Viernes, 23 de abril de 2010
Zarein Ahmedzay se declara culpable de violaciones terroristas en conexión con complot de Al-Qaeda de ataque al subterráneo de Nueva York

El Departamento de Justicia anunció que Zarein Ahmedzay, un ciudadano estadounidense y residente de Queens, N.Y., se declaró culpable hoy en el Distrito Este de Nueva York de violaciones terroristas originadas, entre otras actividades, de su papel en un complot de al-Qaeda para realizar bombardeos suicidas coordinados en el sistema de trenes subterráneos de Nueva York en septiembre de 2009.

En una audiencia esta tarde ante el Juez Magistrado Principal Federal Steven M. Gold, Ahmedzay, 25, se declaró culpable de las siguientes violaciones: conspiración para utilizar un arma de destrucción masiva (bombas explosivas) contra personas o propiedad en los Estados Unidos; conspiración para cometer homicidio en un país extranjero; y provisión de apoyo material a una organización terrorista extranjera, a saber, al Qaeda. Ahmedzay enfrenta una sentencia de hasta prisión perpetua.

Ahmedzay fue acusado formalmente inicialmente el 8 de enero de 2010, en el Distrito Este de Nueva York, de cargos de realización de declaraciones falsas al Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] sobre sus viajes a Pakistán y Afganistán. El 25 de febrero de 2010, fue acusado en una acusación formal modificada en el Distrito Este de Nueva York de conspiración para utilizar armas de destrucción masiva; conspiración para cometer homicidio en un país extranjero; provisión de apoyo material a al-Qaeda; recibir entrenamiento de tipo militar de al-Qaeda; y realización de declaraciones falsas.

"Los hechos revelados hoy agregan detalles escalofriantes a lo que sabemos tratarse de un complot fatal tramado por líderes de al-Qaeda en el exterior para matar muchos estadounidenses en el sistema de trenes subterráneos de la Ciudad de Nueva York en septiembre de 2009", dijo el Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder. "Este complot, así como otros que hemos encontrado, deja evidente que enfrentamos una amenaza continua por parte de al-Qaeda y sus afiliados en el exterior. Con tres declaraciones de culpabilidad ya logradas y la investigación en curso, este enjuiciamiento destaca la importancia de utilizar todas las herramientas disponibles tanto para desmantelar complots contra nuestra nación como para juzgar a los sospechosos de actos terroristas".

El Director del FBI Robert S. Mueller dijo, "La declaración de culpabilidad de Ahmedzay deja claro que traicionó a su país de adopción y a su pueblo al proveer apoyo a al-Qaeda y planear actos de violencia fatales en Nueva York. El FBI y nuestros asociados de las fuerzas del orden público e inteligencia seguirán investigando este complot y aportarán todos los recursos necesarios para proteger a los estadounidenses contra ataques terroristas".

Como admitió Ahmedzay hoy durante el discurso de declaración de culpabilidad, y como reflejan demandas anteriores del gobierno y la declaración de culpabilidad del codemandado Najibullah Zazi, Ahmedzay, Zazi y un tercer individuo acordaron viajar a Afganistán para unirse al Talibán y luchar contra los Estados Unidos y fuerzas aliadas. Para promover sus planes, volaron del Aeropuerto Internacional Liberty de Newark en Newark, N.J., a Peshawar, Pakistán a fines de agosto de 2008. Ahmedzay y el tercer individuo intentaron ingresar a Afganistán, pero fueron rechazados en la frontera y devueltos a Peshawar.

A los pocos días, Ahmedzay, Zazi y el tercer individuo se reunieron con un facilitador de al-Qaeda en Peshawar y acordaron viajar para recibir entrenamiento en Waziristán. Al llegar, se reunieron con dos líderes de al-Qaeda, sin llegar a conocer sus verdaderas identidades. Como declaró el gobierno durante la declaración de culpabilidad de hoy, los líderes eran Saleh al-Somali, responsable por las operaciones internacionales de al-Qaeda, y Rashid Rauf, un operativo clave de al-Qaeda. Los tres estadounidenses dijeron que deseaban luchar en Afganistán, pero los líderes de al-Qaeda explicaron que le serían más útiles a al-Qaeda y al jihad si regresaban a Nueva York y conducían los ataques en ese lugar.

Ahmedzay y los demás recibieron entrenamiento en distintos tipos de armas. Durante el entrenamiento, líderes de al-Qaeda siguieron instándoles que regresaran a los Estados Unidos para conducir operaciones suicidas. Ellos aceptaron, y mantuvieron otras conversaciones con al-Qaeda sobre el momento de los ataques y posibles lugares de los ataques en Manhattan. Los líderes de al-Qaeda destacaron la necesidad de atacar estructuras conocidas y maximizar el número de muertes.

Después del entrenamiento inicial, los tres estadounidenses partieron de Waziristán. El plan consistía en que Ahmedzay y Zazi regresaran a Waziristán un mes más tarde para recibir entrenamiento en explosivos de al-Qaeda. Más tarde, Ahmedzay cambió de idea con respecto a recibir el entrenamiento, y Zazi fue solo. Luego, Ahmedzay leyó las notas tomadas por Zazi en el entrenamiento sobre la fabricación de bombas. Ahmedzay y Zazi regresaron a Nueva York, y Zazi se mudó a Denver.

Inicialmente, Ahmedzay tenía reservas sobre llevar adelante el bombardeo suicida, pero resolvió seguir adelante con el plan. Zazi viajó a Nueva York de Colorado y los tres estadounidenses se reunieron en Queens y acordaron llevar a cabo los bombardeos suicidas durante el mes de Ramadán, 22 de agosto de 2009 a 20 de septiembre de 2009. Acordaron que Zazi prepararía los explosivos, que Zazi y Ahmedzay armarían los dispositivos en Nueva York, y que los tres llevarían a cabo ataques suicidas. Luego, Ahmedzay evaluó blancos potenciales para los bombardeos en Manhattan.

Zazi viajó una segunda vez a Nueva York, y Ahmedzay y Zazi discutieron el ataque más detalladamente. Para ese entonces, Zazi había comenzando a investigar y experimentar con explosivos en Colorado. Con base en la cantidad de explosivos que Zazi preveía que podría producir hasta el Ramadán, Zazi y Ahmedzay decidieron que realizaran ataques suicidas en trenes subterráneos, en lugar de una estructura más grande como un edificio.

Zazi regresó a Colorado y fabricó los explosivos para los componentes del detonador de las bombas. En julio y agosto de 2009, Zazi compró grandes cantidades de componentes necesarios para producir el explosivo TATP [Tiperoxida de Triacetona] y se registró dos veces en una habitación de hotel cerca de Denver, donde luego se encontraron residuos de la fabricación de bombas.

El 8 de septiembre de 2009, Zazi alquiló un automóvil y viajó de Denver a Nueva York, llevando consigo los explosivos y otros materiales necesarios para fabricar las bombas. Zazi llegó a la Ciudad de Nueva York el jueves, 10 de septiembre de 2009. Zazi y Ahmedzay tenían la intención de obtener y armar los componentes restantes de las bombas durante el fin de semana y los tres realizarían el ataque en las líneas subterráneas de Manhattan el 14 de septiembre, 15 de septiembre o 16 de septiembre de 2009. Sin embargo, poco después de haber llegado a Nueva York, se dieron cuenta de que las fuerzas del orden público estaban investigando sus actividades. Ahmedzay y Zazi se deshicieron de los explosivos y otros materiales para la fabricación de bombas, y Zazi regresó a Denver.

Está a cargo de la acusación en este caso la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Nueva York, con la asistencia de la Fiscalía Federal para el Distrito de Colorado y la Sección de Contraterrorismo de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia. La investigación está siendo realizada por las Unidades Especiales Conjuntas contra el Terrorismo del FBI de Nueva York y Denver, las cuales, en conjunto, cuentan con investigadores de más de 50 dependencias de las fuerzas del orden público federales, estatales y locales.

10-473
Secretario de Justicia de los Estados Unidos