busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 7 de abril de 2010
Propietario de una clínica de Detroit fue sentenciado a prisión por su papel en un ardid de fraude contra Medicare de $18 millones de dólares

Un hombre de Michigan fue sentenciado hoy en Detroit a 81 meses en prisión por su papel en una conspiración de gran alcance para defraudar al programa Medicare, anunciaron los Departamentos de Justicia y de Salud y Servicios Humanos [Health and Human Services (HHS)]. El Juez Federal de Distrito Sean F. Cox también ordenó el arresto de Suresh Chand, de Warren, Mich., a pagar $9,769,113 dólares en restitución, junto con sus codemandados, así como a cumplir con tres años de libertad bajo supervisión una vez cumplida su sentencia en prisión.

Chand, 46, se declaró culpable el 2 de septiembre de 2009, a un cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos y un cargo de conspiración para lavar dinero. Entre aproximadamente enero de 2003 y marzo de 2007, Chand y sus coconspiradores presentaron reclamos al programa Medicare por un total de más de $18 millones de dólares por servicios de fisioterapia y terapia ocupacional que nunca fueron prestados. Medicare pagó aproximadamente $8.5 millones de dólares de esos reclamos.

Además, el coconspirador José Castro-Ramírez presentó aproximadamente $1.2 millones de dólares en reclamos al programa Medicare por "visitas domiciliarias" supuestamente realizadas a beneficiarios reclutados al ardid por Chand y sus coconspiradores. Medicare pagó aproximadamente $780,000 dólares de esos reclamos. Una vez obtenido de Medicare el producto del fraude, Chand reconoció que había lavado fondos a través de una serie de transacciones utilizando empresas fantasma diseñadas para ocultar la naturaleza, la fuente, la ubicación, la titularidad y el control de los fondos fraudulentos.

De acuerdo con el expediente judicial, Chand era el titular de una empresa que operaba en Warren denominada Continental Rehab Services, Inc. (CRS), la cual alegaba proveer servicios de fisioterapia y terapia ocupacional a beneficiarios de Medicare. Más tarde, fundó otra empresa en la misma dirección en Warren denominada Pacific Management Services Inc. (PM), la cual también alegaba proveer servicios de fisioterapia y terapia ocupacional a beneficiarios de Medicare. Chand admitió que, a partir de aproximadamente enero de 2003, él y sus asociados en CRS, y más tarde PM, comenzaron a crear archivos ficticios de terapias que aparentaban documentar servicios de fisioterapia y terapia ocupacional prestados a beneficiarios de Medicare, cuando, de hecho, dichos servicios no habían sido prestados. Los servicios ficticios reflejados en los archivos eran facturados a Medicare a través de proveedores de Medicare fraudulentos controlados por Chand y dos de sus coconspiradores.

En su declaración de culpabilidad, Chand admitió que, a fin de crear los archivos de terapia ficticios, él y sus coconspiradores reclutaron y pagaron comisiones ilegales en dinero en efectivo y otros incentivos a beneficiarios de Medicare, a cambio de los números y firmas de los beneficiarios de Medicare en documentos que indicaban falsamente que habían visitado a CRS o PM con la finalidad de recibir fisioterapia o terapia ocupacional. Chand reconoció haber reclutado a cientos de beneficiarios de Medicare para esta finalidad, y haberles pagado por sus firmas con dinero en efectivo y recetas para sustancias controladas, incluidas Vicodin, Xanax y Soma. Chand y sus coconspiradores obtuvieron recetas para estos medicamentos del médico coconspirador José Castro-Ramírez, quien recetaba las sustancias controladas a beneficiarios que nunca había visto, con el fin de reclutar a dichos beneficiarios para el ardid. Chand también preparó recetas para terapias ficticias y otros documentos, los que luego firmaba Castro-Ramírez, indicando falsamente que había ordenado y observado servicios de fisioterapia o terapia ocupacional que fueron prestados a los beneficiarios de Medicare. Para completar los archivos ficticios, Chand admitió que él y sus coconspiradores obtuvieron firmas de terapeutas físicos u ocupacionales en "notas de progresos" y otros documentos en los archivos de terapia, indicando falsamente que los terapeutas habían provisto servicios de terapia a los beneficiarios de Medicare en dichas fechas. Chand reclutó a un número de terapeutas físicos y ocupacionales con licencia para el ardid, y les pagó a dichos terapeutas una tarifa preestablecida por cada archivo que ayudaron a falsificar.

El 11 de marzo de 2010, un jurado federal condenó al Dr. José Castro-Ramírez por conspiración para cometer fraude de servicios médicos, fraude de servicios médicos y lavado de dinero por su papel en la conspiración.

En la emisión de la sentencia programada para el 29 de junio de 2010, Castro-Ramírez enfrenta una sentencia máxima de 10 años en prisión y una multa de $250,000 dólares por la conspiración para cometer fraude de servicios médicos y los cargos sustantivos de fraude de servicios médicos. Enfrenta una sentencia máxima de 20 años en prisión y una multa de $250,000 dólares por el cargo de conspiración para lavar dinero.

El resultado de hoy fue anunciado por el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; la Fiscal Federal para el Distrito Este de Michigan Barbara L. McQuade; el Agente Especial a Cargo Andrew G. Arena de la Oficina Local de Detroit del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)]; y el Agente Especial a Cargo Lamont Pugh III de la Oficina Regional de Chicago del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Oficina del Inspector General [U.S. Department of Health and Human Services, Office of Inspector General’s (HHS-OIG)].

Están a cargo de la acusación en el caso el Abogado Litigante Principal John K. Neal y el Abogado Litigante Gejaa T. Gobena y el Fiscal Federal Auxiliar Especial Thomas Beimers del Distrito Este de Michigan. El caso fue investigado por el FBI y HHS-OIG, y se inició como parte de la Unidad Especial al Fraude contra Medicare, supervisada por la Sección de Fraude de la División Criminal y la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Michigan.

Desde su creación en marzo de 2007, las operaciones de las Unidades Especiales en siete distritos obtuvieron las acusaciones formales de más de 500 individuos que, en conjunto, facturaron de manera fraudulenta al programa Medicare aproximadamente $1.1 billones de dólares. Además, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, trabajando en conjunto con la HHS-OIG, están tomando medidas para aumentar la responsabilización y reducir la presencia de proveedores fraudulentos.

Para obtener más información sobre el Equipo de Control y Prevención de Fraude de Servicios Médicos [Healthcare Fraud Prevention and Enforcement Action Team (HEAT)], visite: www.stopmedicarefraud.gov

10-381
División Criminal