busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Lunes, 12 de abril de 2010
Más de $40 millones de dólares en oro, plata y joyas fueron confiscados en un caso de lavado de dinero internacional
Diez toneladas de activos fueron confiscadas en una investigación de cambio de pesos en el mercado negro

Más de $40 millones de dólares en oro, plata y otras joyas confiscados en una investigación internacional de lavado de dinero han llegado a Austin, Texas, anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; el Agente Especial a Cargo John P. Gilbride de la División Local de Nueva York de la Administración de Control de Drogas [Drug Enforcement Administration (DEA)] y Eugene C. Corcoran, Alguacil Federal para el Distrito Este de Nueva York. Las joyas fueron originalmente confiscadas como resultado de una investigación de lavado de dinero que identificó a dos empresas de la Zona Libre de Colón en Colón, Panamá, responsables por el lavado de producto del narcotráfico de los Estados Unidos.

"Esta confiscación de más de $40 millones de dólares en joyas debe recordar a los delincuentes de todo el mundo que los encontraremos, enjuiciaremos y les quitaremos los bienes que no les pertenezcan", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer. "Con la cooperación internacional cada vez mayor, estamos trabajando con tenacidad en confiscar los activos delictivos de lavadores de dinero y probar que, de hecho, el delito no es un buen negocio".

"Esta confiscación singular representa un modelo de cooperación internacional, persistencia y diligencia", dijo el Agente Especial a Cargo de la DEA John P. Gilbride. "Los delincuentes que intenten frustrar la labor de las fuerzas del orden público internacionales a través de ardides de lavado dinero complejos basados en el comercio, no triunfarán. La DEA, junto con sus asociados, seguirá utilizando todos los caminos disponibles para negarles a los narcotraficantes y lavadores de dinero lo que más valoran - sus ganancias".

"El Servicio de Alguaciles Federales está orgulloso de brindar apoyo a sus asociados en la Administración de Control de Drogas y la comunidad internacional de las fuerzas del orden público en este operativo de confiscación de bienes altamente exitoso. Esta confiscación demuestra destreza extrema, utilizando la tecnología y la colaboración estratégica con nuestros asociados internacionales, ampliando la huella y los Principios de la Ley a todo el mundo", dijo Eugene C. Corcorán, Alguacil Federal para el Distrito Este de Nueva York.

La investigación que resultó en esta confiscación permitió la primera acusación formal estadounidense contra una empresa con sede en el extranjero dedicada al cambio ilegal del peso en el mercado negro, una operación de lavado de dinero a través de la cual el producto del narcotráfico en los Estados Unidos era cambiado por pesos colombianos y luego utilizado para comprar bienes en la Zona Libre de Colón. Durante la investigación, Yardena Hebroni y Eliahu Mizrani fueron identificados como importantes lavadores de dinero con sede en Panamá. Hebroni y Mizrani utilizaron una empresa mayorista de joyas, Speed Joyeros S.A., y una empresa asociada identificada como Argento Vivo S.A., para facilitar sus actividades ilegales de lavado de dinero. Con base en una investigación conjunta con el gobierno de Panamá, Speed Joyeros S.A., Argento Vivo S.A., Hebroni y Mizrahi fueron acusados de lavar millones de dólares de producto del narcotráfico a través de sus empresas en Panamá. Hebroni y ambas empresas se declararon culpables de lavado de dinero en el Distrito Este de Nueva York. Mizrahi, quien había estado fugitivo, se declaró culpable posteriormente a lavado de dinero y fue sentenciado en febrero de 2008.

De acuerdo con pruebas presentadas en el caso, Hebroni y sus empresas estaban involucradas en una conspiración de lavado de dinero que incluía coordinar y recibir el producto del narcotráfico de los Estados Unidos a través de dinero en efectivo recogido, transferencias por cable, cheques de cajero y cheques bancarios de terceros. Específicamente, Hebroni y Mizrahi operaban y crearon Speed Joyeros S.A. y Argento Vivo S.A., empresas que facturaban en conjunto más de $100 millones de dólares anuales, a sabiendas de que principalmente clientes con sede en Colombia estaban lavando millones de dólares en dinero proveniente del narcotráfico de los Estados Unidos a través de compras compras de joyas al por mayor. De acuerdo con el expediente judicial, Speed Joyeros S.A. y Argento Vivo S.A. estuvieron muy involucrados en el cambio de pesos en el mercado negro.

Durante la investigación, mas de $2 millones de dólares estadounidenses fueron confiscados en la forma de cheques de cajero y/o bancarios. Cuatro cheques por un total de más de $862,000 dólares fueron emitidos a una empresa con sede en Panamá identificada como Speed Joyeros S.A. Numerosos activos asociados al narcotráfico fueron identificados en Panamá y luego confiscados por autoridades panameñas de acuerdo con una orden de confiscación emitida en el Distrito Este de Nueva York como parte de estos casos.

El 17 de mayo de 2006, el Juez Federal de Distrito Jack B. Weinstein firmó una orden final de confiscación instruyendo que el gobierno de Panamá transfiriera la custodia de los activos confiscados en Panamá al gobierno de los Estados Unidos. Los activos transferidos a los Estados Unidos incluyen aproximadamente 468 cajas de joyas de oro y plata, así como piedras preciosas y relojes, con un peso de diez toneladas, confiscados de Speed Joyeros y Argento Vivo S.A.

Este caso fue la primera investigación bilateral entre los Estados Unidos y Panamá en resultar en la confiscación a una empresa de la Zona Libre de Colón y su enjuiciamiento en los Estados Unidos.

La confiscación y la investigación fueron encabezadas por la División Local de Nueva York de la DEA, Oficina del Distrito de Long Island; la Oficina de la DEA en Panamá; y la Sección de Confiscación de Activos y Lavado de Dinero [Asset Forfeiture and Money Laundering Section (AFMLS)] de la División Criminal. Estuvieron a cargo de la acusación en los casos los Abogados Litigantes del Departamento de Justicia Laurel Loomis Rimon y Armando Bonilla, anteriormente pertenecientes a la AFMLS, y el Abogado Litigante Eric Snyder, anteriormente perteneciente a la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas de la División Criminal. Además, el Servicio de Alguaciles Federales contribuyó para el traslado de los activos de Panamá a los Estados Unidos. La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal y la Fiscalía Federal en el Distrito Este de Nueva York proveyeron asistencia a lo largo de la investigación y la acusación en estos casos. El Departamento de Defensa prestó colaboración significativa al proveer una aeronave C-130 de la Unidad Aérea de Reserva 302 de la Base de la Fuerza Aérea de Peterson en Colorado, para transportar los bienes confiscados de regreso a los Estados Unidos.

Los bienes confiscados serán liquidados, y el producto final de dichas ventas irá al Fondo de Confiscación de Activos del Departamento de Justicia. El Fondo de Confiscación de Activos puede utilizarse para optimizar futuras investigaciones criminales, prestar reconocimiento a la asistencia crítica de nuestros asociados de las fuerzas del orden público extranjeras y brindar apoyo a otras iniciativas de las fuerzas del orden público.

10-395
División Criminal