busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 28 de abril de 2010
Un cuarto Agente de la Policía de Nueva Orleáns se declara culpable en el caso del Puente Danziger

WASHINGTON – El ex agente del Departamento de Policía de Nueva Orleáns [New Orleans Police Department (NOPD)] Robert Barrios se declaró culpable hoy en el tribunal federal de conspirar con otros agentes para obstruir la justicia al encubrir un tiroteo con participación de la policía que ocurrió en el Puente Danziger pocos días después del Huracán Katrina.

La declaración de culpabilidad de hoy fue anunciada por Thomas E. Pérez, Secretario de Justicia Auxiliar a cargo de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, el Fiscal Federal Jim Letten para el Distrito Este de Louisiana, y David Welker, Agente Especial a Cargo de la Oficina Local de Nueva Orleáns del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)].

El 4 de septiembre de 2005, Barrios era uno de varios agentes que viajó en un camión de alquiler Budget de gran porte al Puente Danziger, donde los agentes participaron en dos incidentes de tiroteos que resultaron en la muerte de dos civiles y lesiones graves en otros cuatro. De acuerdo con el expediente judicial, los agentes llegaron primero al lado este del puente, donde dispararon contra un grupo de civiles que caminaban hacia un supermercado para comprar alimentos y suministros. Uno de los civiles murió, y cuatro miembros de una familia sufrieron lesiones graves. En seguida, los agentes se desplazaron al lado oeste del puente y se encontraron con Lance y Ronald Madison, quienes estaban cruzando el puente, camino al consultorio dental de uno de sus otros hermanos. Un agente disparó y mató a Ronald Madison, un hombre de 40 años de edad con discapacidades mentales y físicas graves.

Hoy, en el tribunal, Barrios admitió que había acordado con otros agentes obstruir la justicia durante las investigaciones posteriores al tiroteo. Específicamente, Barrios dijo que él y otros agentes, incluido un supervisor que había participado en el tiroteo, deliberaron sobre las versiones que contarían sobre lo que ocurrió en el puente. La finalidad de las deliberaciones, de acuerdo con Barrios, fue ponerse de acuerdo con las versiones que cada uno contaría.

Barrios también admitió que, antes de brindar una declaración formal con grabación de audio a investigadores del NOPD, él y otros agentes participaron en una reunión con dos sargentos asignados a la investigación del tiroteo, durante la cual se les instruyó a los agentes que se pusieran de acuerdo con sus versiones antes de brindar sus declaraciones formales.

Asimismo, Barrios admitió que mintió, en una declaración formal al NOPD, a fin de encubrir los actos de sus compañeros. Si bien Barrios no había visto civiles con armas, y no había disparado su arma en el puente, indicó en su declaración formal que había visto a dos de los civiles utilizando pistolas para amenazar a los agentes, y que él y otros agentes habían disparado contra los civiles. Hoy, en el tribunal, Barrios admitió haber mentido al decir que había visto a los civiles con pistolas, y que había mentido cuando declaró que disparó contra los civiles en defensa propia, y que había mentido al decir que oyó a los agentes de la policía anunciar "¡Policía!" antes de abrir fuego contra los civiles.

El demandado admitió hoy en el tribunal que la finalidad de la conspiración de la que participó era proveer información falsa y engañosa a fin de garantizar que los tiroteos parecieran legalmente justificados y que los agentes participantes resultaran no responsables de los mismos. El demandado enfrenta una sentencia máxima de cinco años en la prisión y una multa de $250,000 dólares.

"En los días posteriores al Huracán Katrina, el pueblo de Nueva Orleáns contaba con las fuerzas del orden público para que garantizaran la seguridad pública. En su lugar, los agentes que participaron en este incidente y su encubrimiento hicieron abuso de su poder y violaron la confianza pública. Seguimos investigando incidentes que ocurrieron en Nueva Orleáns después del Huracán Katrina, y enjuiciaremos enérgicamente a cualquier agente que viole la ley, ya sea al exhibir conducta indebida o al participar en una conspiración para negar la justicia", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Pérez.

"La condena de hoy del cuarto agente de la policía de Nueva Orleáns por cargos federales de delito mayor que surgieron del encubrimiento de los hechos reales en el tiroteo sin provocación de ciudadanos en el Puente Danziger, así como la declaración de culpabilidad anterior de un civil, son prueba de nuestro compromiso, sin descanso, buscar que se haga justicia y responsabilizar a todos aquellos que cometieron las injusticias contra las víctimas", dijo el Fiscal Federal Letten. "Igualmente importante, seguimos defendiendo enérgicamente los derechos de todos, incluidos los más vulnerables entre nosotros, de contar con la protección de fuerzas del orden público honestas y profesionales. Al iniciar la segunda fase crítica de este caso, haremos todo lo necesario para que se haga verdadera justicia en la reivindicación de los derechos valiosos de todos los ciudadanos".

"Con base en la declaración de los hechos, resulta aparente que otro agente más decidió jugar a "siga al líder" en lugar de tener el temple de hacer lo ético y correcto. Dicha falta de exhibición de un comportamiento ético y honorable ha resultado en la declaración de culpabilidad de Barrios de hoy", dijo el Agente Especial a Cargo Welker.

Los cargos contra Barrios ocurrieron después de las declaraciones de culpabilidad de otros tres ex agentes del NOPD que participaron en el caso del Puente Danziger. El ex Teniente Michael Lohman, el ex Detective Jeffrey Lehrmann y el ex Agente Michael Hunter se han declarado culpables de cargos originados en el tiroteo y su posterior encubrimiento. En su audiencia de declaración de culpabilidad, Hunter admitió que condujo el camión al puente el día del tiroteo, y que él y otros agentes dispararon contra los civiles que parecían no estar armados y quienes "caminaban despreocupadamente en la autopista" cuando llegó la policía.

Hunter declaró que un supervisor en el lugar de los hechos apuntó su rifle de asalto y, con movimiento amplio, disparó repetidamente contra los civiles quienes, a ese punto, se habían ocultado detrás de una barrera de concreto. Al describir los disparos contra Ronald Madison que ocurrieron pocos minutos después, Hunter señaló que otro agente del NOPD disparó a Madison en la espalda, sin advertencia, cuando Madison intentaba escapar corriendo, desarmado, siguiendo a su hermano hacia un motel cercano. Después de que Madison recibió el balazo, según Hunter, el supervisor que había disparadó a personas anteriormente en el lado este del puente, pateó o pisó fuertemente a Madison repetidamente cuando se encontraba herido y agonizante.

Este caso, aun en curso, está siendo investigado por la Oficina Local de Nueva Orleáns del FBI. Están a cargo de la acusación el Jefe Adjunto Bobbi Bernstein y el Abogado Litigante Forrest Christian de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, junto con la Fiscal Federal Auxiliar Julia K. Evans del Distrito Este de Louisiana.

10-496
División de Derechos Civiles