busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 5 de agosto de 2010
Dos residentes del Sur de Florida se declararon culpables en casos de fraude contra Medicare

WASHINGTON - Dos residentes del sur de Florida se declararon culpables hoy en el Tribunal Federal de Distrito en Miami de participación en dos ardides separados de fraude contra Medicare, anunciaron los Departamento de Justicia y de Salud y Servicios Humanos [Health and Human Services (HHS)]. Ambos individuos trabajaban para empresas del ramo de la salud de Miami que facturaron al programa Medicare servicios que eran médicamente innecesarios o que nunca fueron brindados.

Gladis Badía, 40, se declaró culpable ante el Juez Federal de Distrito Adalberto Jordán de un cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos, causar la presentación de reclamos falsos a Medicare, y pagar comisiones ilegales por servicios médicos; un cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos, y tres cargos de presentación de reclamos falsos, según una acusación formal de marzo de 2010. En un caso separado, Alain Fernández, 47, se declaró culpable ante el Juez Jordán de un cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos y un cargo de realización de declaraciones falsas en expedientes de pacientes.

De acuerdo con el expediente judicial, Badía fue contratada por T&R Rehabilitation Professional Corp., una clínica de Miami que alegaba proveer tratamientos de inyección e infusión a pacientes con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Badía admitió haber creado e incluido información falsa en expedientes de pacientes para que pareciera que los pacientes reunían los requisitos necesarios para obtener los servicios, cuando, de hecho, esto no era así. De acuerdo con el expediente judicial, Badía sabía que Medicare sería facturada fraudulentamente por los servicios supuestamente brindados. Badía admitió que sabía que los pacientes no reunían los requisitos necesarios y que, en algunos casos, no recibieron los servicios de infusión para el VIH, y que sus coconspiradores podían facturarle a Medicare por servicios de infusión para el VIH tres veces a la semana, por hasta tres meses, por cada paciente. Badía también admitió que la conspiración resultó en facturación fraudulenta al programa Medicare por más de $13.7 millones de dólares.

En un caso separado, Fernández admitió haber trabajado para Florida Home Health Providers Inc., una agencia de servicios médicos a domicilio que alegaba proveer servicios de salud y de terapia a domicilio a beneficiarios de Medicare. Fernández, un enfermero con licencia, admitió haber falsificado expedientes de pacientes beneficiarios de Medicare para que aparentara que reunían los requisitos necesarios para servicios a domicilio de salud y terapia cuando, de hecho, los beneficiarios no reunían tales requisitos y no recibieron los servicios. Fernández admitió que lo hizo de acuerdo con sus coconspiradores, para que se pudiera facturar al programa Medicare por servicios médicamente innecesarios. Asimismo, Fernández admitió que, como resultado de su papel en el ardid, se le facturaron a Medicare aproximadamente $43,000 dólares por supuestos servicios de salud a domicilio que no eran médicamente necesarios o que nunca fueron brindados.

La lectura de la sentencia de Badía y Fernández está programada para el 12 de noviembre de 2010. Badía enfrenta una sentencia máxima de cinco años en prisión por el cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos y por cada cargo de presentación de reclamos falsos, y 10 años en prisión por el cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos. Fernández enfrenta una sentencia máxima de 10 años en prisión por el cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos y 5 años en prisión por el cargo de realización de declaraciones falsas.

Las declaraciones de culpabilidad fueron anunciadas por el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer del Distrito Sur de Florida; John V. Gillies, Agente Especial a Cargo de la Oficina Local de Miami del FBI; y el Agente Especial a Cargo Christopher Dennis de la Oficina de Investigaciones de Miami de la Oficina del Inspector General [Office of the Inspector General (OIG)] del HHS.

Están a cargo de la acusación en los casos los Abogados Litigantes N. Nathan Dimock, Joe Beemsterboer, Sam Sheldon y Henry Van Dyck, el ex Abogado Litigante Michael Padula y la ex Abogada Litigante Especial Martha Talley de la Sección de Fraude de la División Criminal. Los casos fueron investigados por el FBI y HHS-OIG, y se iniciaron como parte de la Fuerza de Ataque al Fraude contra Medicare, supervisada por la Sección de Fraude de la División Criminal y la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Florida.

Desde su creación en marzo de 2007, las operaciones de las Fuerzas de Ataque de Fraude contra Medicare en siete distritos obtuvieron las acusaciones formales de más de 810 individuos y organizaciones que, en conjunto, facturaron de manera fraudulenta al programa Medicare más de $1.85 billones de dólares. Además, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, trabajando en conjunto con la HHS-OIG, están tomando medidas para aumentar la responsabilización y reducir la presencia de proveedores fraudulentos.

Para obtener más información sobre el Equipo de Prevención y Control de Fraude de Servicios Médicos [Healthcare Fraud Prevention and Enforcement Action Team (HEAT)], visite: www.stopmedicarefraud.gov.

10-901
División Criminal