busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 11 de agosto de 2010
Operador de clínica del área de Detroit fue sentenciado a 56 meses en prisión por su papel en un ardid fraudulento de pruebas de diagnóstico

WASHINGTON – Un operador de una clínica médica del área de Detroit fue sentenciado el martes a 56 meses en prisión por su papel en una conspiración para defraudar al programa Medicare, anunciaron hoy los Departamentos de Justicia y de Salud y Servicios Humanos. Carlos Grana, un residente de Miami, también fue sentenciado por el Juez Federal de Distrito Lawrence P. Zatkoff en el Distrito Este de Michigan a tres años de libertad bajo supervisión después de haber cumplido su sentencia en prisión y se le ordenó pagar $2 millones de dólares en restitución.

Grana, 36, se declaró culpable en abril de 2010, de un cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos. De acuerdo con los documentos de declaración de culpabilidad, Grana se ocupa de las operaciones cotidianas de Careplus LLC, una clínica médica en Livonia, Mich. Grana admitió que, mientras administraba la empresa Careplus, pagó a reclutadores de pacientes por referidos de beneficiaros de Medicare. De acuerdo con el expediente judicial, los reclutadores debían encontrar y transportar a beneficiarios de Medicare a Careplus. Grana admitió haber pagado a los reclutadores entre $100 y $150 dólares por referido de paciente, y haber instruido a los reclutadores que pagaran a los pacientes $50 dólares de dicha suma. De acuerdo con el expediente judicial, prácticamente todos los pacientes tratados en Careplus fueron obtenidos a través del pago de comisiones ilícitas.

Grana también admitió que, a cambio por los pagos, él y sus coconspiradores pretendían que los beneficiaros de Medicare que recibieron las comisiones ilícitas se prestaran a exámenes médicos y a estudios de diagnóstico médicamente innecesarios. Grana les dijo a los reclutadores que instruyeran los pacientes a fingir ciertos síntomas al llegar a Careplus, lo cual llevó a la creación de registros médicos de los pacientes que contenían información sobre síntomas falsos. Los registros falsificados luego ayudaron a Careplus a engañar a Medicare sobre la legitimidad y necesidad médica de los estudios realizados. Entre aproximadamente febrero de 2008 y octubre de 2009, Grana y sus coconspiradores en Careplus presentaron aproximadamente $2.2 millones de dólares en reclamos al programa Medicare por servicios médicos y de estudios innecesarios que fueron realizados a través del pago de comisiones ilícitas. Medicare pagó aproximadamente $2 millones de dólares de esos reclamos.

Esta sentencia fue anunciada por el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; la Fiscal Federal para el Distrito Este de Michigan Barbara L. McQuade; el Agente Especial a Cargo Andrew G. Arena de la Oficina Local de Detroit del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)]; y el Agente Especial a Cargo Lamont Pugh III de la Oficina Regional de Chicago del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Oficina del Inspector General [U.S. Department of Health and Human Services, Office of Inspector General’s (HHS-OIG)].

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso el Jefe Auxiliar John K. Neal, el Abogado Litigante Gejaa T. Gobena y la Abogada Litigante Especial Stephanie M. Hays de la Sección de Fraude de la División Criminal. El Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] y la Oficina del Inspector General del HHS [HHS Office of Inspector General (HHS-OIG)] realizaron la investigación. La demanda fue entablada como parte de la Fuerza de Ataque al Fraude contra Medicare, supervisada por la Sección de Fraude de la División Criminal y la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Michigan.

Desde su creación en marzo de 2007, las operaciones de la Fuerza de Ataque de Fraude contra Medicare en siete distritos lograron la acusación formal de 810 individuos y organizaciones quienes, en conjunto, facturaron fraudulentamente al programa Medicare más de $1.85 billones de dólares. Además, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, en trabajo conjunto con HHS-OIG, están tomando medidas para lograr una mayor responsabilización y una menor presencia de proveedores fraudulentos.

Para conocer más sobre el Equipo de Prevención y Control de Fraude de Servicios Médicos [Health Care Fraude Prevention and Enforcement Action Team (HEAT)], visite: www.stopmedicarefraud.gov.

10-920
División Criminal