busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Lunes, 22 de febrero de 2010
Najibullah Zazi se declara culpable de conspiración para utilizar explosivos contra personas o propiedad en EE.UU., conspiración para cometer homicidio en el exterior y proveer apoyo material a al-Qaeda

El Departamento de Justicia anunció que Najibullah Zazi se declaró culpable hoy en el Distrito Este de Nueva York en relación a una acusación formal relevante compuesta por tres cargos: conspiración para utilizar armas de destrucción masiva (bombas explosivas) contra personas o propiedad en los Estados Unidos, conspiración para cometer homicidio en un país extranjero y proveer apoyo material a al-Qaeda. Entre otras cosas, Zazi admitió haber llevado explosivos de TATP [Tiperoxida de Triacetona] a Nueva York el 10 de septiembre de 2009, como parte de un plan para atacar el sistema de trenes subterráneos de Nueva York.

Zazi, 25, un residente de Aurora, Colo., y residente permanente legal de los Estados Unidos proveniente de Afganistán, presentó su declaración de culpabilidad hoy ante el Juez Federal de Distrito Principal Raymond J. Dearie. Zazi enfrenta una sentencia legal máxima de prisión perpetua por los dos primeros cargos de la acusación formal relevante y 15 años adicionales en prisión por el tercer cargo.

Agentes del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] arrestaron inicialmente a Zazi el 19 de septiembre de 2009 a raíz de una demanda criminal que lo acusaba de realizar declaraciones falsas a sabiendas y deliberadamente al FBI en un caso asociado a terrorismo internacional y doméstico. El 23 de septiembre de 2009, un gran jurado federal en el Distrito Este de Nueva York emitió una acusación formal de un cargo que alegaba que, a sabiendas y deliberadamente, Zazi conspiró con terceros para utilizar una o más armas de destrucción masiva, específicamente, bombas explosivas y otros dispositivos explosivos similares, contra personas o propiedad en los Estados Unidos.

Como admitió Zazi hoy durante el discurso de declaración de culpabilidad, y como reflejan demandas anteriores del gobierno, él y otros acordaron viajar a Afganistán para unirse al Talibán y luchar contra los Estados Unidos y fuerzas aliadas. Para promover sus planes, volaron del Aeropuerto Internacional Liberty de Newark en Newark, N.J., a Peshawar, Pakistán, a fines de agosto de 2008. Si bien Zazi y otros tenían la intención deliberada de luchar para el Talibán, fueron reclutados por al-Qaeda al poco tiempo de haber llegado a Peshawar. Personal de al-Qaeda transportó a Zazi y a los demás a la región de Waziristán en Pakistán y los entrenaron para el uso de distintos tipos de armas. Durante el entrenamiento, líderes de al-Qaeda le pidieron a Zazi y a otros que regresaran a los Estados Unidos para conducir operaciones suicidas. Ellos estuvieron de acuerdo.

Luego, Zazi recibió capacitación adicional de al-Qaeda en la construcción de explosivos para los ataques planeados en los Estados Unidos. Zazi deliberó con líderes de al-Qaeda sobre las ubicaciones de los blancos, incluidos trenes subterráneos en la Ciudad de Nueva York. Zazi tomó notas detalladas durante la capacitación, y luego se envió por correo un resumen de las notas para tener acceso a las mismas cuando volviera a los Estados Unidos. Zazi también proporcionó dinero y computadoras a al-Qaeda antes de dejar Pakistán.

Zazi regresó a los Estados Unidos en enero de 2009 y se mudó a Denver. A partir de junio de 2009, comenzó a repasar sus notas para la fabricación de bombas de su capacitación y a investigar dónde comprar los ingredientes para los explosivos. Luego, Zazi viajó a Nueva York y se reunió con terceros para conversar sobre el plan, incluido el momento del ataque y dónde fabricar los explosivos.

Zazi regresó a Denver y utilizó las notas sobre la fabricación de bombas para construir explosivos para los componentes del detonador de las bombas. Como menciona el memorando de detención del gobierno presentado previamente en el caso, en julio y agosto de 2009, Zazi compró grandes cantidades de componentes necesarios para producir TATP y se registró dos veces en una habitación de hotel cerca de Denver, donde luego se encontraron residuos asociados a la fabricación de bombas.

El 8 de septiembre de 2009, Zazi alquiló un automóvil y condujo de Denver a Nueva York, llevando consigo los explosivos y otros materiales necesarios para fabricar las bombas. Zazi llegó a la Ciudad de Nueva York el jueves, 10 de septiembre de 2009. Zazi y otros intentaron obtener y armar los componentes restantes de las bombas durante el fin de semana y realizar el ataque a las líneas subterráneas de Manhattan el 14 de septiembre, 15 de septiembre o 16 de septiembre de 2009. Sin embargo, al poco tiempo de llegar a Nueva York, Zazi se dio cuenta de que las fuerzas del orden público estaban investigando sus actividades. Zazi y otros se deshicieron de los explosivos y otros materiales para la fabricación de bombas, y Zazi viajó de regreso a Denver. Fue arrestado el 19 de septiembre de 2009.

"Esta fue una de las más graves amenazas terroristas a nuestra nación desde el 11 de septiembre de 2001, y si no fuera por la labor conjunta de las comunidades de las fuerzas del orden público y de inteligencia, podría haber sido devastadora", dijo el Secretario de Justicia de los Estados Unidos Eric Holder. "Este intento de ataque contra nuestra patria fue real, estaba en marcha, y hubiera sido fatal. Logramos frustrar este complot gracias al análisis cuidadoso de nuestros agentes de inteligencia y la acción rápida de las fuerzas del orden público. Ellos merecen nuestra gratitud y nuestros elogios".

"La declaración de culpabilidad de hoy es un hecho importante en esta investigación criminal y operación de inteligencia complejas y constantes, que de muchas maneras ilustra la naturaleza cambiante de la amenaza terrorista actual", dijo el Director Adjunto del FBI John S. Pistole. "La declaración de culpabilidad es el resultado de la dedicación y el trabajo arduo de agentes y funcionarios asignados a Unidades Especiales Conjuntas contra el Terrorismo, tanto en Nueva York como en Colorado, en su trabajo estrecho con fiscales federales".

Está a cargo de la acusación en este caso la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Nueva York, con la asistencia de la Fiscalía Federal para el Distrito de Colorado y la Sección de Contraterrorismo de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia. La investigación está siendo realizada por las Unidades Especiales Conjuntas contra el Terrorismo del FBI de Nueva York y Denver, las cuales, en conjunto, cuentan con investigadores de más de cincuenta dependencias de las fuerzas del orden público federal, estatales y locales.

10-174
Secretario de Justicia de los Estados Unidos