busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 16 de febrero de 2010
Funcionarios federales cierran la investigación de la muerte de Sean Bell

WASHINGTON – No existen pruebas suficientes para una acusación de cargos federales criminales de violación de los derechos civiles contra agentes del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York [New York City Police Department (NYPD)] involucrados en el tiroteo fatal contra Sean Bell, anunció hoy el Departamento de Justicia.

Funcionarios de la División de Derechos Civiles del departamento, la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Nueva York y el Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] se reunieron hoy con familiares de Bell, su novia y otros representantes para informarles de esta decisión, así como con Joseph Guzmán y Trent Benefield, amigos de Bell heridos durante el incidente trágico.

El Departamento realizó una investigación independiente exhaustiva de los hechos relacionados con el tiroteo del 25 de noviembre de 2006 que resultó en la muerte de Bell. Un equipo de fiscales de derechos civiles y agentes experimentados analizaron todos los materiales y las pruebas generados y proporcionados por la Fiscalía del Condado de Queens y el NYPD, incluidos declaraciones de testigos, pruebas recogidas en el lugar del hecho, informes de balística, análisis de reconstrucción, informes médicos, procedimientos judiciales del gran jurado estatal y el expediente del enjuiciamiento estatal. Los funcionarios federales también tomaron pasos adicionales en la investigación, incluidas entrevistas con numerosas personas, tales como amigos de Bell que fueron testigos del tiroteo, y la contratación de un experto independiente en reconstrucción balística para que realizara un análisis de pruebas significativas de balística y revisara los análisis de balística y reconstrucción realizados por el NYPD.

De acuerdo con las leyes federales criminales de derechos civiles, los fiscales deben establecer, más allá de la duda razonable, que un agente de las fuerzas del orden público privó intencionalmente a una persona de un derecho constitucional, o sea, con intención deliberada y específica de hacer algo prohibido por la ley. Este es la norma más alta de intención impuesta por la ley, y es distinta y más alta que la norma de intención bajo las leyes estatales relevantes. Accidente, error, temor, negligencia o falta de criterio no son suficientes para establecer una violación criminal federal de los derechos civiles.

Después de una revisión detenida y exhaustiva, un equipo de experimentados fiscales federales y agentes del FBI determinaron que las pruebas eran insuficientes para probar, más allá de la duda razonable, que el personal de las fuerzas del orden público que disparó contra Bell, Guzmán y Benefield actuó de manera intencional. De tal forma, la investigación de este incidente ha sido cerrada.

La División de Derechos Civiles, la Fiscalía Federal para el Distrito Este de Nueva York y el FBI dedicaron tiempo y recursos significativos para completar un análisis exhaustivo de las pruebas desarrolladas durante la investigación.

10-142
División de Derechos Civiles