busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 26 de enero de 2010
Seis miembros de la pandilla MS-13 fueron condenados por negocios ilegales, homicidio y cargos asociados a narcóticos y armas de fuego
Seis miembros de una empresa de delincuencia organizada denominada La Mara Salvatrucha, o MS-13, fueron condenados hoy por un jurado en el Tribunal Federal de Distrito en Charlotte, N.C., por cargos criminales que incluyen negocios ilegales, homicidio, intento de homicidio, agresión, tráfico de cocaína y numerosos delitos federales asociados a las armas de fuego, anunció el Departamento de Justicia. El jurado condenó a los demandados después de dos semanas de enjuiciamiento y cinco horas de deliberaciones. Los seis demandados eran miembros y líderes de la pandilla MS-13, una empresa criminal nacional e internacional, quienes fueron originalmente acusados junto con 20 demandados adicionales en la primera acusación formal.

"Hoy, la ley y la justicia han predominado. Como vimos a partir de este enjuiciamiento, la pandilla MS-13 es violenta y peligrosa. Lleva criminalidad y temor a demasiadas comunidades de este país y a través de nuestras fronteras. Sin embargo, con el tipo de cooperación internacional demostrado por este caso, seguiremos identificando, enjuiciando y llevando ante la justicia a los líderes y organizadores de esta pandilla violenta", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal. "Todos los días, la Unidad de Pandillas de la División Criminal y las Fiscalías de todos los Estados Unidos trabajan para retirar de las calles y de nuestros vecindarios a los delincuentes violentos".

El Fiscal Federal Edward R. Ryan para el Distrito Oeste de Carolina del Norte dijo sobre el veredicto de hoy, "Nuestra comunidad es un lugar maravilloso para vivir, criar una familia y buscar tener una vida pacífica y próspera. Estos demandados y su pandilla claramente tenían intenciones criminales de gobernar esta comunidad a través del temor y la violencia para su propio beneficio injusto. Se unió para atacar esta amenaza una coalición de fuerzas del orden público federales, estatales, locales e internacionales. Estamos complacidos con la victoria que representa el veredicto de hoy".

"Las pandillas son venenosas para nuestras comunidades - se alimentan de la debilidad y obligan a las personas a vivir con temor. Estas condenas prueban que los pandilleros no pueden operar ocultos y escapar a su aprehensión", dijo Owen D. Harris, Agente Especial a Cargo de la División de Charlotte del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)]. "La Unidad Especial Antipandillas Calles Seguras del FBI no dejará de desmantelar la jerarquía de la MS-13, aunque intenten recrearla. No nos podemos dar el lujo de permitirles que destruyan nuestra sociedad - y no se los permitiremos".

El Agente Especial del Buró de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego [Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms (ATF)], Zebedee T. Graham indicó, "El ATF simplemente no tolerará la delincuencia violenta. El mensaje transmitido a través de este veredicto es claro: si utilizas un arma de fuego para promover tu actividad criminal o aterrorizar a nuestras comunidades, te perseguiremos con todos nuestros recursos y asociados de las fuerzas del orden público".

Julio César Rosales López, 24, del Condado de Guilford, N.C.; y Juan Gilberto Villalobos, 42; Elvin Pastor Fernández Gradis, 34; Carlos Roberto Figueroa-Piñeda, 26; Johnny Elías González, 21, y Santos Aníbal Caballero Fernández, 24, todos de Charlotte, fueron condenados por conspiración para realizar actividades de negocios ilegales en el Distrito Oeste de Carolina del Norte, El Salvador y otros lugares, a partir de, por lo menos, enero de 2003 y hasta el 27 de julio de 2009. Las pruebas presentadas en el enjuiciamiento probaron que la empresa MS-13 planeó y cometió diversos actos criminales, incluidos robo y extorsión, obstrucción de la justicia, manipulación de testigos, conspiración para distribuir cocaína y marihuana, posesión de las anteriores, distribución y posesión con la intención de distribuir cocaína, uso ilegal de instalaciones de comunicaciones y conspiración para cometer homicidio. Los testimonios y pruebas presentados en el juicio demostraron que la empresa también se comunicó con su liderazgo en El Salvador, protegió su territorio, exigió la disciplina entre sus miembros, y cobró deudas a través de un patrón de actividades de negocios ilegales que incluyeron los asesinatos de cuatro personas, intento de homicidio, agresiones y amenazas de violencia.

Fernández-Gradis fue condenado por dos cargos asociados a balear y matar a Ulises Mayo-De La Torre en el Sur de Charlotte, N.C., el 12 de abril de 2008. Pruebas presentadas en el juicio demostraron que Fernández-Gradis mató a Mayo-De La Torre debido a una camisa roja que llevaba puesta un pariente de la víctima. Testigos oculares del asesinato atestiguaron que existieron otros incidentes asociados al demandado y personas que vestidas de color rojo ese día, antes del asesinato. Caballero Fernández, cuya presencia en el tiroteo fue demostrada por pruebas presentadas en el enjuiciamiento, fue condenado por ser cómplice de homicidio por encubrimiento. Las pruebas presentadas en el juicio demostraron que Caballero Fernández ayudó a Fernández-Gradis a escapar y se llevó el arma utilizada en el homicidio el día siguiente. Caballero Fernández fue encontrado con el arma homicida aproximadamente un mes después del asesinato. Tanto Fernández-Gradis como Caballero Fernández fueron condenados, también, por posesión ilegal de un arma de fuego por un extranjero ilegal, así como otros cargos.

Rosales López, uno de los líderes de la pandilla quien las pruebas presentadas demostraron haber sido enviado por líderes de la MS-13 en El Salvador para ocuparse de lo que los miembros llamaban "El programa" en el área de Charlotte, fue condenado por robar a una víctima que él sospechaba que se dedicaba al narcotráfico en una casa nocturna de Charlotte controlada por la MS-13. Rosales López también fue condenado por ser cómplice de homicidio por encubrimiento con relación a un homicidio doble cometido por otro miembro de la MS-13 en un restaurante de Greensboro, N.C., en 2007. Además, Rosales López fue condenado por conspiración para cometer extorsión.

Villalobos, quien las pruebas presentadas en el juicio demostró ser el guardián de algunas de las armas de la pandilla, fue condenado por una variedad de delitos asociados a narcóticos y armas en conexión con su membresía a la MS-13, así como por conspiración para cometer extorsión. Las pruebas presentadas en el enjuiciamiento demostraron que Villalobos "controlaba" las casas nocturnas Mi Cabaña y El Vaquero en Charlotte en nombre de la MS-13.

González fue condenado por conspiración asociada a la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por la Delincuencia Organizada [The Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act (RICO)]. En conexión con dicho cargo, el jurado encontró que González participó en lo que las pruebas presentadas en el juicio demostraron ser el robo-homicidio cometido contra Yonni Alexander Morales Maradiaga, quien fue baleado y asesinado por otro miembro de la MS-13 durante el robo en el Este de Charlotte a principios de agosto de 2005. Finalmente, Figueroa Piñeda fue condenado por conspiración asociada a la ley RICO, conspiración para cometer narcotráfico, dos cargos distintos de posesión con intención de distribuir marihuana y posesión de un arma de fuego durante uno de esos delitos asociados al narcotráfico.

Los demandados enfrentan una variedad de sentencias posibles con base en sus condenas, incluido para algunos, prisión perpetua. Los demandados están bajo custodia federal desde sus arrestos por la acusación formal original en junio de 2008.

Las pruebas presentadas en el juicio también demostraron que la investigación prolongada de los cuatro homicidios fue iniciada por la Unidad Especial Antipandillas "Calles Seguras" del FBI de Carolina del Norte cuando se presentó un testigo y explicó cómo los homicidios fueron parte de la operación violenta de una única célula de la MS-13 que operaba en el área de Charlotte. La Unidad Especial está compuesta por el FBI, el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos [Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms, and Explosives (ATF)], el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. [U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)], el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg y el Departamento de Policía de Gastonia, N.C. La Unidad Especial Nacional contra la Pandilla MS-13 del FBI tuvo un papel importante en la coordinación de los aspectos internacionales de la investigación, y asistencia crítica adicional fue proporcionada por el Centro Antipandillas Transnacionales [Transnational Anti-Gang (TAG)]. El Buró de Investigaciones del Estado de Carolina del Norte, así como el Departamento de Policía de Greensboro y el Departamento de Policía de Durham, N.C. proporcionaron apoyo adicional en la investigación. El Servicio de Alguaciles Federales del Distrito Oeste de Carolina del Norte brindó asistencia significativa, especialmente con respecto a la seguridad durante el enjuiciamiento de dos semanas de duración. La investigación de la organización de alcance amplio permitió el enjuiciamiento de 26 supuestos miembros de la MS-13. Además de los seis demandados condenados hoy, otros 19 condenados se han declarado culpables de cargos de negocios ilegales en la acusación formal. Un demandado permanece detenido en El Salvador. Aun no se han establecido las fechas de emisión de sentencia por el tribunal.

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Fiscales Federales Auxiliares Kevin Zolot, Jill Rose y Adam Morris de la Fiscalía Federal para el Distrito Oeste de Carolina del Norte y el Abogado Litigante Sam Nazzaro de la Unidad Antipandillas de la División Criminal.

Alejandro Enrique Ramírez Umana, también conocido como "Wizard," 25, está actualmente a la espera de su enjuiciamiento por el asesinato de Rubén García Salinas el 8 de diciembre de 2007, en el Condado de Guilford, por el cargo de auxiliar una organización dedicada a actividades de negocios ilegales. El enjuiciamiento capital está actualmente programado para abril de 2010 en el Tribunal Federal de Distrito en Charlotte.

10-087
División Criminal