busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 7 de julio de 2010
Ex soldado de las Fuerzas Especiales de Guatemala se declara culpable de realización de declaraciones falsas en formularios de inmigración sobre la masacre de aldeanos guatemaltecos en 1982

WASHINGTON – Gilberto Jordan, 54, un ex soldado de las fuerzas especiales guatemaltecas, se declaró culpable hoy en Fort Lauderdale, Fla., a un cargo federal de solicitar su ciudadanía estadounidense de manera ilegal, admitiendo que había mentido en su solicitud de naturalización acerca de su participación en una masacre en 1982 en un pueblo guatemalteco conocido como Dos Erres. La declaración de culpabilidad fue anunciada por el Secretario de Justicia Auxiliar de la División Criminal Lanny A. Breuer, el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer para el Distrito Sur de Florida y el Director John Morton del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. [U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)].

Jordan, de Delray Beach, Fla., emitió su declaración de culpabilidad ante el Juez Federal de Distrito William J. Zloch. Jordan fue mandado detener por el Juez Zloch después de su audiencia de declaración de culpabilidad. Jordan enfrenta una sentencia máxima de 10 años en prisión, una multa de $250,000 dólares y una revocación judicial de su ciudadanía naturalizada. Será sentenciado el 17 de septiembre de 2010.

De acuerdo con la acusación formal y el expediente judicial, aproximadamente en noviembre de 1982, un grupo guerrillero guatemalteco tendió una emboscada a un convoy militar cerca de Dos Erres, Guatemala, matando a soldados y tomando una serie de rifles. Como respuesta, una patrulla de aproximadamente 20 soldados de las fuerzas especiales guatemaltecas, conocidos como "Kaibiles", fue enviada en diciembre de 1982 al pueblo de Dos Erres en búsqueda de los rifles robados y para encontrar a sospechosos de ser guerrilleros. De acuerdo con el expediente judicial, el 7 de diciembre de 1982 o en fecha aproximada, Jordan y la patrulla especial ingresaron a Dos Erres con el apoyo de aproximadamente 40 Kaibiles adicionales, quienes crearon un perímetro alrededor del pueblo para que nadie pudiera escapar. Los miembros de la patrulla especial allanaron todas las casas en búsqueda de armas faltantes, obligaron a los habitantes a dejar sus casas, y separaron a las mujeres y los niños de los hombres.

Asimismo, el expediente judicial indica que los miembros de la patrulla especial luego pasaron a sistemáticamente asesinar a hombres, mujeres y niños en Dos Erres al, entre otras cosas, golpearlos en la cabeza con un martillo y luego arrojarlos en el pozo de agua del pueblo. De acuerdo con el expediente judicial, miembros de la patrulla especial también violaron a muchas de las mujeres y niñas en Dos Erres antes de matarlas. Se exhumaron, más tarde, alrededor de 162 esqueletos del pozo de la villa.

Como parte de su declaración de culpabilidad, Jordan admitió que había sido un Kaibil en las fuerzas armadas guatemaltecas y que había participado en la masacre de Dos Erres. Jordan también admitió que la primera persona que mató en Dos Erres fue un bebé, a quien asesinó al arrojarlo al pozo de agua.

De acuerdo con el expediente judicial, cuando Jordan presentó su solicitud de ciudadanía estadounidense en septiembre de 1996, negó falsamente haber sido miembro de las fuerzas armadas o haber cometido algún delito por el cual no había sido arrestado. En julio de 1999, cuando Jordan fue entrevistado por un examinador de naturalización en conexión con su solicitud de naturalización, declaró falsamente bajo juramento que las respuestas que había proporcionado en su solicitud eran verdaderas y correctas. Jordan recibió la ciudadanía estadounidense el 25 de agosto de 1999. 

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Hillary Davidson y Brian Skaret de la Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales de la División Criminal, y la Fiscal Federal Auxiliar Marie Villafaña del Distrito Sur de Florida. El caso fue investigado por Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE en West Palm Beach y la Unidad de Violadores de Derechos Humanos y Delitos de Guerra del ICE y la Oficina de Asuntos Internacionales del ICE. La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal brindó asistencia en este caso.

10-782
División Criminal