busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Viernes, 23 de julio de 2010
Marido y mujer del área de Miami se declararon culpables en un ardid de fraude de clínica de infusión para el VIH por un valor de $13.7 millones de dólares
Dos individuos fueron sentenciados a prisión por otro ardid de infusión para el VIH en Miami

WASHINGTON – El matrimonio del área de Miami, Modesto y Victoria De la Vega, se declararon culpables hoy en el Tribunal Federal de Distrito en Miami de su participación en un ardid de fraude de infusión para el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) de $13.7 millones de dólares contra Medicare, anunciaron los Departamentos de Justicia y de Salud y Servicios Humanos [Health and Human Services (HHS)].  También hoy, dos residentes del área de Miami fueron sentenciados a prisión por su participación en otro ardid fraudulento de infusión para el VIH contra Medicare.

 

Modesto De la Vega, 59, y su esposa, Victoria De la Vega, 59, se declararon culpables ante el Juez Federal de Distrito Adalberto Jordán de un cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos, causar la presentación de reclamos falsos a Medicare, y pagar comisiones ilícitas asociadas a servicios médicos; un cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos, y tres cargos de presentación de reclamos falsos, según una acusación formal de marzo de 2010.  En la emisión de la sentencia, programada para el 5 de noviembre de 2010, Modesto y Victoria De la Vega enfrentan cada uno una sentencia máxima de cinco años en prisión por el cargo de conspiración para defraudar a los Estados Unidos y cada cargo de presentación de reclamos falsos, y 10 años en prisión por el cargo de conspiración para cometer fraude de servicios médicos.

 

De acuerdo con los documentos de declaración de culpabilidad, Modesto De la Vega era propietario y operador de T&R Rehabilitation Professional Corp., una clínica de Miami que supuestamente proveía tratamientos de infusión e inyección costosos a pacientes con VIH.  Victoria De la Vega era una asistente de oficina en T&R.  Modesto De la Vega admitió en su audiencia de declaración de culpabilidad que acordó con sus codemandados y otros contratar a reclutadores de pacientes y pacientes, entre otros, para un ardid para defraudar a Medicare.  Modesto y Victoria De la Vega admitieron que sabían que los pacientes en T&R no necesitaban y/o no recibían los servicios alegados, y que sería necesario pagar comisiones ilícitas y sobornos a los pacientes para que T&R pudiera facturar al programa Medicare por los servicios de infusión para el VIH que no eran médicamente necesarios y/o no habían sido provistos.  

 

Los demandados admitieron que desde aproximadamente enero de 2003 y hasta aproximadamente julio de 2005, ellos y sus codemandados causaron que T&R presentara reclamos fraudulentos al programa Medicare por un valor de aproximadamente $13.7 millones de dólares.  Medicare pagó aproximadamente $4.1 millones de dólares de esos reclamos fraudulentos.

 

En un caso distinto y no relacionado, dos residentes del área de Miami fueron sentenciados hoy por la Jueza Federal de Distrito Ursulla Ungaro en el Distrito Sur de Florida por su participación en un ardid similar de infusión para el VIH contra Medicare.  Keith Earnest Humes, un reclutador de pacientes para una clínica fraudulenta de infusión para el VIH/SIDA conocida como Tendercare Medical Center Inc., fue sentenciado a 84 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión, y se le ordenó pagar restitución en forma solidaria con codemandados por la suma de $539,485 dólares.  Lawrence Edward Humes, también un reclutador de pacientes de Tendercare, fue sentenciado a 33 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión, y se le ordenó pagar restitución en forma solidaria con codemandados por la suma de $222,967 dólares.  Además, con base en la consideración de la corte de conducta relevante, se le ordenó a Keith Humes pagar otra restitución por la suma de $346,889 dólares.

 

De acuerdo con el expediente judicial, Keith Humes y Lawrence Humes admitieron que conspiraron entre sí y con otras personas para defraudar a Medicare al presentar reclamos falsos por tratamientos de inyección e infusión que eran médicamente innecesarios y que, en la mayoría de los casos, no fueron realizados.  Keith Humes y Lawrence Humes pagaron comisiones ilícitas a los beneficiarios a cambio de sus números de Medicare y firmas, los que Tendercare utilizó para presentar los reclamos falsos.  Entre enero de 2005 y Diciembre de 2007, Tendercare presentó aproximadamente $5.8 millones de dólares en reclamos falsos y fraudulentos a Medicare por tratamientos que eran médicamente innecesarios o nunca fueron provistos.  Medicare pagó a Tendercare aproximadamente $2.7 millones de dólares.

 

Las declaraciones de culpabilidad y sentencias de hoy fueron anunciadas por el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer del Distrito Sur de Florida; John V. Gillies, Agente Especial a Cargo de la Oficina Local de Miami del FBI; y el Agente Especial a Cargo Christopher Dennis de la Oficina de Investigaciones de Miami de la Oficina del Inspector General [Office of the Inspector General (OIG)] del HHS.

 

Estuvieron a cargo de la acusación en estos casos abogados de la Sección de Fraude de la División Criminal, incluidos los Abogados Litigantes N. Nathan Dimock, Joseph Beemsterboer, Charles D. Reed, ex Abogado Litigante Michael Padula, ex Jefe Auxiliar de la Sección de Fraude John S. (Jay) Darden y ex Abogada Litigante Especial de la Sección de Fraude Martha Talley, asignada al HHS-OIG.  Los casos fueron investigados por el FBI y HHS-OIG, y se iniciaron como parte de la Unidad Especial al Fraude contra Medicare, supervisada por la Sección de Fraude de la División Criminal y la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Florida.   

 

Desde su creación en marzo de 2007, las operaciones de las Unidades Especiales de Fraude contra Medicare en siete distritos obtuvieron las acusaciones formales de más de 810 individuos y organizaciones que, en conjunto, facturaron de manera fraudulenta al programa Medicare más de $1.85 billones de dólares. Además, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, trabajando en conjunto con la HHS-OIG, están tomando medidas para aumentar la responsabilización y reducir la presencia de proveedores fraudulentos.

 

Para obtener más información sobre el Equipo de Prevención y Control de Fraude de Servicios Médicos [Healthcare Fraud Prevention and Enforcement Action Team (HEAT)], visite: www.stopmedicarefraud.gov.

10-854
División Criminal