busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 27 de julio de 2010
Miembro de la pandilla MS-13 fue sentenciado a muerte después de ser condenado por cargos de delincuencia organizada asociados a homicidios dobles

WASHINGTON - El Juez Federal de Distrito Principal Robert J. Conrad Jr. impuso formalmente hoy la sentencia de muerte federal a Alejandro Enrique Ramírez Umana, alias "Wizard", anunció el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal y la Fiscal Federal Anne M. Tompkins del Distrito Oeste de Carolina del Norte. Un jurado federal compuesto por 12 personas en Charlotte, N.C., votó unánimemente el 28 de abril de 2010, imponerle la sentencia de muerte a Umana después de haberlo condenado el 19 de abril de 2010 por cargos asociados a los homicidios del 8 de diciembre de 2007 de Rubén García Salinas y su hermano, Manuel García Salinas. Umana es el primer miembro de La Mara Salvatrucha o MS-13 en recibir la sentencia de muerte federal en los Estados Unidos.

Umana, 25, de Charlotte, fue condenado por el jurado por todos los cargos de la acusación, incluidos conspiración para participar en una delincuencia organizada; dos cargos de homicidio en apoyo a la empresa de delito organizado conocida como MS-13; dos cargos de homicidio resultantes del uso de un arma de fuego en un delito violento; posesión de un arma de fuego por un extranjero ilegal; un cargo de extorsión y dos cargos criminales asociados a la manipulación o intimidación de testigos. Durante la fase de la emisión de la sentencia, el jurado también encontró que Umana era responsable por otros homicidios. Específicamente, el jurado encontró que el 27 de julio de 2005, en Los Ángeles, el demandado mató a José Herrera y Gustavo Porras en Los Ángeles, y el 28 de septiembre de 2005, en Los Ángeles, el demandado participó y ayudó y secundó en el asesinato de Andy Abarca.

Umana fue acusado formalmente por un gran jurado federal el 23 de junio de 2008. Los testigos atestiguaron en su enjuiciamiento que Umana era un miembro veterano de la MS-13 que vino a Charlotte para ayudar a reorganizar la célula de la MS-13 en Charlotte. Los testigos también declararon que el 8 de diciembre de 2007, cuando se encontraba en Las Jarochitas, un restaurante familiar en Greensboro, N.C., Umana baleó a Rubén García Salinas fatalmente en el pecho y a Manuel García Salinas en la cabeza. Los testigos declararon que los tiroteos tuvieron lugar después de que los hermanos García Salinas "le faltaron el respeto" a las señales de la pandilla de Umana, alegando que eran "falsas". Al disparar tres tiros más en el restaurante, de acuerdo con testimonios del juicio, Umana lesionó a otra persona. Los testimonios y pruebas presentados en juicio demostraron que, posteriormente, Umana se escapó en dirección a Charlotte con asistencia de la MS-13. Umana fue arrestado cinco días más tarde en posesión del arma homicida. Pruebas y testimonios adicionales presentados en el juicio revelaron que, mientras Umana se encontraba encarcelado a la espera de su enjuiciamiento, coordinó intentos de matar a testigos e informantes. Durante el juicio, Umana intentó llevar una cuchilla a la sala del tribunal, la que fue descubierta por Alguaciles Federales antes de que transportaran a Umana al tribunal.

"Pandillas violentas como la MS-13 aterrorizan a comunidades de todo el país", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Breuer. "Como demostraron las pruebas en este caso, el homicidio y la intimidación son un estilo de vida para algunos miembros de esta pandilla. Aunque no existe castigo que pueda devolver las vidas tomadas para el demandado, esta serie de enjuiciamientos de la MS-13, y los castigos impuestos, deben transmitir claramente a pandilleros que no los dejaremos operar impunemente. Como demuestra la sentencia de hoy, sus acciones criminales tendrán consecuencias graves".

"La imposición de la sentencia de muerte - la sentencia más dura del sistema de justicia criminal - es un hecho que da que pensar para todos los que participaron en la investigación y el enjuiciamiento", dijo la Fiscal Federal Tompkins. "La sentencia de muerte en este caso es justa y justificada. La Fiscalía Federal, con base en hechos y pruebas, abogó por la sentencia de muerte, y el jurado estuvo de acuerdo en que Umana merecía nada menos que la sentencia de muerte. Felicito a los investigadores y fiscales por dedicarse a este proceso crítico con profesionalismo e integridad".

"Si bien el desenlace de la audiencia de hoy no cambia el hecho de que dos personas inocentes han muerto, esperamos que lleve cierto consuelo a las familias y seres queridos de los hombres asesinados y a tantas otras víctimas de las matanzas indiscriminadas de la MS-13. Este caso ha atravesado fronteras internacionales y ha llevado años de investigación y miles de horas de trabajo arduo. Es prueba de que nuestros asociados de las unidades del orden público están determinados a llevar ante la justicia a quienes violen la ley, independientemente de los obstáculos que encuentren en el camino", dijo Owen D. Harris, Agente Especial a Cargo de la División de Charlotte del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)].

"Nuestros objetivos como agentes de las unidades del orden público son acabar con la violencia pandillera y asegurarnos de que los responsables sean castigados. Esta sentencia sirve de recordatorio de que la violencia pandillera tiene consecuencias graves, y que quienes elijan participar en pandillas deben comprender que sus acciones no serán toleradas. Tenemos la motivación y la determinación para seguir enjuiciando a miembros de pandillas. Esa motivación crea una Charlotte más segura", dijo el Jefe de Policía de Charlotte-Mecklenburg Rodney Monroe.

La investigación de la empresa MS-13 en Charlotte ha llevado a la presentación de cargos contra 26 miembros de la MS-13. Además de Umana, seis demandados fueron condenados en juicio en enero de 2010, y otros 18 se han declarado culpables. Un demandado aun está bajo custodia en El Salvador. Hasta la fecha, 11 de los 25 demandados condenados han sido sentenciados a periodos en prisión de entre dos y 20 años.

El caso fue investigado por la Unidad Especial Calles Seguras de Charlotte. Estuvieron a cargo de la acusación en el caso la Fiscal Federal Auxiliar Criminal Jill Westmoreland Rose de la Fiscalía Federal para el Distrito Oeste de Carolina del Norte y el Abogado Litigante Sam Nazzaro de la Unidad Antipandillas de la División Criminal. Los Fiscales Federales Auxiliares Don Gast y Adam Morris de la Fiscalía Federal para el Distrito Oeste de Carolina del Norte, también fueron miembros del equipo de acusación gubernamental.

10-856
División Criminal