busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 29 de junio de 2010
Un hombre de Miami fue acusado formalmente de compra, venta y uso de información robada de tarjetas de crédito

WASHINGTON - Un hombre de Miami fue acusado hoy de comprar, vender y utilizar información robada de tarjetas de crédito, anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer del Distrito Sur de Florida; el Agente Especial a Cargo Michael K. Fithen de la Oficina Local de Miami del Servicio Secreto de EE.UU., y el Agente Especial a Cargo Interino Kenneth T. Jenkins Jr. de la División de Investigaciones Criminales del Servicio Secreto de EE.UU.

Juan Javier Cárdenas fue acusado en una acusación formal compuesta por tres cargos emitida hoy por un gran jurado federal en Miami de conspiración para traficar números de tarjetas de crédito sin autorización y posesión de números de tarjetas de crédito sin autorización con la intención de defraudar; tráfico de números de tarjetas de crédito sin autorización; y posesión fraudulenta de equipos para fabricar tarjetas de crédito.

De acuerdo con la acusación formal, de noviembre de 2007 a marzo de 2009, se alega que Cárdenas compró información de tarjetas de crédito que había sido robada y obtenida por medios fraudulentos de coconspiradores a quienes conoció a través del Internet. Se alega que Cárdenas revendió dicha información a terceros, quienes la utilizaron para realizar compras fraudulentas con las tarjetas de crédito. Además, se alega que Cárdenas fabricó tarjetas de crédito personalmente utilizando la información que había comprado. En total, Cárdenas compró aproximadamente 26,669 números de tarjetas de crédito durante el ardid del que lo acusa la acusación formal.

Si se le condena, Cárdenas enfrenta sentencias máximas de cinco años en prisión por el cargo de conspiración, 10 años en prisión por el cargo de tráfico de números de tarjetas de crédito sin autorización, y 15 años en prisión por el cargo de posesión fraudulenta de equipos para la fabricación de tarjetas de crédito. Cárdenas también enfrenta multas y periodos de libertad bajo supervisión por cada uno de los cargos, así como la confiscación de toda propiedad o fondos derivados de sus actividades criminales.

Una acusación formal es una acusación de conducta criminal, no una prueba. El demandado se presume inocente hasta que se le condene con el debido proceso legal.

Están a cargo de la acusación en el caso el Fiscal Federal Auxiliar Marc Osborne de la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Florida y el Abogado Litigante Joseph E. Springsteen de la Sección de Delitos de Informática y Propiedad Intelectual de la División Criminal. El caso está siendo investigado por el Servicio Secreto de los EE.UU.

10-759
División Criminal