busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 30 de junio de 2010
Miembros de la MS-13 de Carolina del Norte fueron sentenciados a prisión por sus papeles en una conspiración para cometer delincuencia organizada

WASHINGTON – Siete miembros de la pandilla conocida como La Mara Salvatrucha, o MS-13, fueron sentenciados a prisión el martes por su participación en una empresa de delincuencia organizada, anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal y la Fiscal Federal Anne M. Tompkins para el Distrito Oeste de Carolina del Norte.

 

Los siete demandados fueron sentenciados por el Juez Federal de Distrito Principal Robert J. Conrad Jr. del Distrito Oeste de Carolina del Norte.

 

·         Heverth Ulises Castellón, alias “Misterio” y “Sailor,” fue sentenciado a 240 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión;

·         Jaime Sandoval, alias “Pelón,” fue sentenciado a 222 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión;

·         José Efraín Ayala-Urbina, alias “Peligroso,” fue sentenciado a 168 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión;

·         Santos Canales-Reyes, alias "Chicago", fue sentenciado a 144 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión;

·         Alexi Ricardo Ramos, alias "Pájaro" fue sentenciado a 108 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión;

·         Mario Guarjardo-García, alias “Speedy,” “Irán Guerrero-Gómez,” y “Luís Ángel Galindo,” fueron sentenciados a 94 meses en prisión y cinco años de libertad bajo supervisión; y

·         Nelson Hernández-Ayala, alias "Sixteen" fue sentenciado a 42 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión;

 

"Estas sentencias de prisión transmiten un fuerte mensaje de que participar en una pandilla como la MS-13 tendrá consecuencias graves", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Breuer.  "El Departamento de Justicia y nuestros asociados de las unidades del orden público estatales y locales seguirán enjuiciando enérgicamente y pedirán sentencias largas de prisión para los individuos que participen en organizaciones criminales violentas".

 

"El impacto de las actividades criminales pandilleras en comunidades como Charlotte representa una gran preocupación para las unidades del orden público y los residentes.  La Fiscalía Federal, junto con nuestros asociados de las unidades del orden público, promete seguir aplicando nuestra respuesta ágil y exhaustiva para pandillas que persistan como amenazas sustanciales a nuestra seguridad pública", dijo la Fiscal Federal Tompkins.

 

El 18 de mayo de 2010, cuatro otros miembros de la MS-13 fueron sentenciados a prisión por su participación en la misma conspiración.

 

·         Yelson Olider Castro-Licona, alias “Diablo,” fue sentenciado a 75 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión;

·         Oscar Manuel Moral-Hernández, alias "Truchón", fue sentenciado a 34 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión;

·         Manuel Cruz, alias "Silencioso", fue sentenciado a 27 meses en prisión y tres años de libertad bajo supervisión; y

·         Javier Molina, alias “Big Psycho” y “Gringo,” fue sentenciado a tiempo cumplido y tres años de libertad bajo supervisión.  

 

Los 11 demandados se declararon culpables previamente a un cargo de conspiración para cometer delincuencia organizada bajo la Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por la Delincuencia Organizada [The Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act (RICO)], y admitieron que conspiraron para participar en un patrón de actividades de asociación ilegal con terceros participantes en la pandilla MS-13 en el Distrito Oeste de Carolina del Norte y otros lugares, entre aproximadamente el año 2003 y el 27 de julio de 2009.  Estas actividades incluyeron homicidio, robo, extorsión, manipulación de testigos, obstrucción de la justicia, distribución y posesión con la intención de distribuir cocaína y marihuana, y diversas violaciones federales asociadas a armas de fuego.

 

El cargo asociado a la RICO al que los once demandados se declararon culpables, alega que cada demandado, entre otros, estuvo involucrado en la pandilla MS-13 en toda Carolina del Norte, incluidos los condados de Mecklenburg, Guilford, Wake y Durham, y otros lugares.  De acuerdo con el expediente judicial, cada individuo debía completar un proceso de iniciación al que se solía llamar "jumped in" o "beat in", a fin de ser miembro de la MS-13.  Asimismo, el expediente judicial describe que cada miembro realizó actividades criminales y, a veces, se le exigía que cometiera actos de violencia para mantener su membresía y la disciplina en la pandilla, incluida violencia contra pandillas rivales.  Los miembros de la pandilla eran responsables por preservar y proteger el poder, el territorio, la reputación y las ganancias de la pandilla a través del uso de la intimidación, la violencia, amenazas de violencia, agresiones y homicidio.  

 

El cargo de conspiración asociado a la RICO era parte de una acusación formal originalmente emitida por un gran jurado federal en Charlotte, N.C. en junio de 2008.  La acusación formal acusó a 26 miembros de la MS-13 de conspirar para participar en los asuntos de una empresa de delincuencia organizada y los cargos criminales relacionados.  Seis de los 26 miembros fueron condenados en enero de 2010 por un jurado federal en Charlotte por cargos criminales, incluida la conspiración asociada a la RICO, homicidio, intento de homicidio, agresión, tráfico de cocaína y numerosos delitos federales relacionados con armas de fuego.  Dichos seis demandados están actualmente bajo custodia federal esperando la emisión de sus sentencias.

 

De acuerdo con la acusación formal, la pandilla MS-13 es una organización criminal internacional violenta compuesta principalmente por inmigrantes o descendientes de inmigrantes de El Salvador.  La finalidad de este grupo y conspiración de delincuencia organizada era preservar y proteger el poder, el territorio y las ganancias de MS-13 a través de agresiones violentas, asesinatos, amenazas de violencia e intimidación.  

 

El 19 de abril de 2010, un jurado federal encontró a Alejandro Enrique Ramírez Umana culpable de un cargo asociado a la ley RICO; dos cargos de homicidio en apoyo a la MS-13; dos cargos de homicidio resultantes del uso de un arma de fuego en un delito violento; posesión de un arma de fuego por un extranjero ilegal; un cargo de extorsión y dos cargos criminales asociados a la manipulación o intimidación de testigos.  El 28 de abril de 2010, un jurado federal votó unánimemente imponerle la sentencia de muerte a Umana.  Umana también se encuentra actualmente bajo custodia federal a la espera de una audiencia formal de emisión de sentencia el 27 de julio de 2010.

 

La investigación de largo plazo fue iniciada por la Unidad Especial contra Pandillas "Calles Seguras" de Carolina del Norte del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] cuando un testigo denunció las operaciones violentas de una única célula de la MS-13 que operaba en el área de Charlotte.  La Unidad Especial está compuesta por el FBI, el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos [Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms, and Explosives (ATF)], el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. [U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)], el Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg y el Departamento de Policía de Gastonia, N.C.  La Unidad Especial Nacional contra la Pandilla MS-13 del FBI tuvo un papel importante en la coordinación de los aspectos internacionales de la investigación, y asistencia crítica adicional fue proporcionada por el Centro Antipandillas Transnacionales [Transnational Anti-Gang (TAG) ].  El Buró de Investigaciones del Estado de Carolina del Norte, así como el Departamento de Policía de Greensboro y el Departamento de Policía de Durham proporcionaron apoyo adicional en la investigación.  Brindó asistencia significativa el Servicio de Alguaciles Federales para el Distrito Oeste de Carolina del Norte.  La investigación de la organización de alcance amplio resultó en el enjuiciamiento de 26 miembros de la MS-13.  Dieciocho de los demandados se han declarado culpables al cargo de conspiración asociado a la RICO de la acusación formal.  Once de esos demandados ya han sido sentenciados y otros siete demandados que se han declarado culpables están a la espera de la emisión de sus sentencias.

 

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Fiscales Federales Auxiliares Kevin Zolot, Jill Rose y Adam Morris de la Fiscalía Federal para el Distrito Oeste de Carolina del Norte y el Abogado Litigante Sam Nazzaro de la Unidad Antipandillas de la División Criminal.

10-764
División Criminal