busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 9 de marzo de 2010
Tres ex propietarios y empleados de dos empresas de servicios de transmisión de videos se declararon culpables de defraudar el programa de la Comisión Federal de Comunicaciones

Tres ex propietarios y empleados de dos empresas distintas de servicios de transmisión de videos se declararon culpables hoy de conspiración para defraudar al Servicio de Transmisión de Videos [Video Relay Service (VRS)] de la Comisión Federal de Comunicaciones [Federal Communications Commission (FCC)] en más de 2.5 millones de dólares, anunció el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal.

Cada uno de los siguientes demandados se declaró culpable ante el Juez Federal de Distrito Joel A. Pisano en Trenton, N.J., de un cargo de conspiración para cometer fraude postal:

  • Yosbel Buscarón, 25, copropietario de Innovative Communication Services for the Deaf (ICSD) con sede en Florida;
  • Lázaro Fernández, 35, copropietario de ICSD; y
  • Natan Zfati, 32, un ex intérprete de video de Deaf and Hard of Hearing Interpreting Services, Inc. (DHIS) con sede en Nueva York y Nueva Jersey.

Buscarón, Fernández y Zfati fueron acusados de participar en ardides para robar millones de dólares del programa VRS de la FCC, junto con 23 otras personas y una empresa, en seis acusaciones formales reveladas el 19 de noviembre de 2009. De acuerdo con las acusaciones formales, VRS es un servicio de traducción de videos en Internet que permite que personas con deficiencias auditivas se comuniquen con personas oyentes a través del uso de intérpretes y cámaras web. Una persona con una discapacidad auditiva que desee comunicarse con una persona oyente puede hacerlo comunicándose con un proveedor de VRS a través de una conexión de audio y video vía Internet. El proveedor de VRS, a su vez, emplea un intérprete por video para visualizar e interpretar la conversación en lenguaje de señas de la persona con discapacidad auditiva y transmitir la conversación oralmente a una persona oyente.

El VRS es financiado por cargos cobrados por proveedores de telecomunicaciones a clientes de servicios telefónicos, y se provee sin costo a los usuarios de VRS. La FCC reembolsa a los proveedores de VRS a la tarifa de aproximadamente 6.50 dólares por minuto, lo cual equivale a aproximadamente 390 dólares por hora.

Al declararse culpables, los tres demandados admitieron que conspiraron con terceros para pagar a personas para que realizaran llamadas telefónicas de VRS fraudulentas y para procesar llamadas telefónicas de VRS fraudulentas que eran facturadas a la FCC a través del proveedor de VRS Viable Communications Inc. Cada demandado admitió haber generado o procesado miles de horas de VRS ilegítimas que fueron facturadas a la FCC. De acuerdo con información en los documentos de declaración de culpabilidad, Buscarón, Fernández y Zfati admitieron que sus papeles en defraudar al programa de VRS de la FCC causó una pérdida total de entre 2.5 y 7 millones de dólares.

En oportunidad de la emisión de la sentencia, cada uno de los demandados enfrenta una sentencia máxima de 20 años en prisión, una multa de 250,000 dólares, así como restitución obligatoria y confiscación. La lectura de la sentencia fue programada para el 29 de junio de 2010.

Hasta la fecha, 11 personas se han declarado culpables de sus papeles en defraudar a la FCC. Los codemandados Joshua Finkle e Irma Azrelyant, copropietarios de DHIS, se declararon culpables el 18 de febrero de 2010, de sus papeles en un ardid. La lectura de su sentencia está programada para el 29 de junio de 2010. El codemandado Alfia Iskandarova, un intérprete por video de DHIS, se declaró culpable el 4 de marzo de 2010. La lectura de su sentencia está programada para el 28 de junio de 2010.

Las acusaciones formales acusan a propietarios y empleados de las siguientes seis empresas de participar en un ardid para defraudar al programa VRS de la FCC:

  • Viable Communications Inc., de Rockville, Md.;
  • Master Communications LLC, de Las Vegas;
  • KL Communications LLC, de Phoenix;
  • Mascom LLC de Austin, Texas;
  • Innovative Communication Services for the Deaf Corp. (ICSD), de Miami Lakes, Fla.; y
  • Deaf Studio 29 de Huntington Beach, Calif.

Una acusación formal es apenas una acusación y los demandados son considerados inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad en un juicio, más allá de la duda razonable.

Están a cargo de la acusación en estos casos el Jefe Auxiliar Hank Bond Walther y el Abogado Litigante Brigham Cannon de la Sección de Fraude de la División Criminal. Los casos están siendo investigados por la Oficina Local de Washington del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] y la Oficina del Inspector General de la FCC.

10-237
División Criminal