busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 23 de marzo de 2010
Demandados de Houston se declaran culpables de ardid fraudulento de "conjunto para la artritis" contra Medicare

Rolondae Mitchell-Straughter y Ana Quinteros se declararon culpables individualmente ayer en conexión con sus papeles en un ardid de fraude contra Medicare asociado a "conjuntos para la artritis", anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; el Fiscal Federal José Ángel Moreno del Distrito Sur de Texas; Richard C. Powers, Agente Especial a Cargo de la oficina de Houston del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)]; y el Agente Especial a Cargo Mike Fields de la Oficina Regional de Dallas del Departamento de Salud y Servicios Humanos [Department of Health and Human Services (HHS)], Oficina del Inspector General [Office of Inspector General (OIG)], Oficina de Investigaciones.

Mitchell-Straughter, 43, y Quinteros, 28, se declararon culpables individualmente ante el Juez Federal de Distrito Gray Miller en el Distrito Sur de Texas de conspiración para cometer fraude de servicios médicos. Mitchell-Straughter era asistente administrativo en dos empresas de equipos médicos durables (DME, por sus siglas en inglés) del área de Houston: Family Healthcare Services y su empresa sucesora, Family DME Inc . Quinteros era reclutadora de pacientes.

En conexión con las declaraciones de culpabilidad, los demandados admitieron que Family DME le facturó a Medicare ortóticos rígidos y abrazaderas costosas que eran empaquetados juntos y llamados "conjunto para la artritis" a un costo de aproximadamente $4,000 dólares por conjunto cuando, de hecho, los equipos provistos no eran médicamente necesarios y, en muchos casos, no habían sido provistos. En total, Family DME presentó más de $1,505,000 dólares en reclamos a Medicare.

La lectura de las sentencias de Mitchell-Straughter y Quinteros fue programada para el 18 de junio de 2010. Cada una de las demandadas enfrenta una sentencia de 10 años en prisión y una multa de 250,000 dólares. El juicio de otros cuatro demandados comenzará el 29 de marzo de 2010.

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Charles D. Reed y Sam Sheldon de la Sección de Fraude de la División Criminal. El caso fue investigado por el FBI, HHS-OIG y la Oficina del Secretario de Justicia de Texas, Unidad de Control de Fraude contra Medicare.

La demanda fue entablada como parte de la Unidad Especial de Fraude contra Medicare, supervisada por la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Texas y la Sección de Fraude de la División Criminal. Desde su creación en marzo de 2007, las operaciones de las Unidades Especiales en siete distritos obtuvieron las acusaciones formales de más de 500 individuos que, en conjunto, facturaron de manera fraudulenta al programa Medicare más de $1.1 billón de dólares. Además, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid del HHS, trabajando en conjunto con la HHS-OIG, están tomando medidas para aumentar la responsabilización y reducir la presencia de proveedores fraudulentos.

Para obtener más información sobre el Equipo de Control y Prevención de Fraude de Servicios Médicos [Healthcare Fraud Prevention and Enforcement Action Team (HEAT)], visite: www.stopmedicarefraud.gov

10-300
División Criminal