busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 17 de marzo de 2010
Dos guías de caimanes acusados en Louisiana por cazar caimanes ilegalmente

WASHINGTON—Dos personas fueron acusadas hoy en una acusación formal de nueve cargos emitida por un gran jurado federal en Baton Rouge, La., por cazar ilegalmente especies de caimanes en peligro de extinción, anunció el Departamento de Justicia.

La acusación formal acusa a Clint P. Martínez, 43, y Michael A. Martínez, 47, ambos de Plaquemine, La., de nueve violaciones de la Ley Lacey, el estatuto federal de vida silvestre que establece que es ilegal transportar, vender, recibir, adquirir o comprar animales silvestres capturados ilegalmente.

Según la acusación formal, Clint Martínez, un cazador de caimanes con licencia para cazar, y Michael Martínez, un ayudante con licencia para cazar caimanes, eran guías pagados que llevaban a clientes de una tienda deportiva en excursiones de caza deportiva de caimanes. La acusación formal alega nueve casos en 2005, 2006 y 2009 en que tanto Clint como Michael Martínez, al participar en la venta y compra de vida silvestre, transportaron, vendieron, recibieron y adquirieron caimanes estadounidenses, a sabiendas de que los animales silvestres eran tomados, poseídos, transportados y vendidos en violación a las leyes y normas de los Estados Unidos. La acusación formal alega transacciones por un valor total de casi 44,000 dólares.

Una acusación formal es una mera acusación y se supone que las personas acusadas son inocentes hasta que se pruebe lo contrario en un tribunal de derecho.

Además de aparecer como especie en peligro de extinción en la lista de Especies Amenazadas y en Peligro de Extinción de los Estados Unidos, el caimán estadounidense también figura como especie de la familia del cocodrilo en el Apéndice II de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies en Peligro de Extinción [Convention on International Trade in Endangered Species (CITES)]. Para regular mejor el comercio de especies de la familia del cocodrilo, las partes de CITES acordaron implementar un programa que requiere la inserción de una etiqueta con un número único en la piel de cada animal inmediatamente después de ser matado. La etiqueta debe permanecer en la piel mientras viaja en comercio interestatal o internacional hasta que se transforma en un producto final de consumo. La Secretaría del Interior emitió normas especiales para caimanes estadounidenses que implementan el programa de etiquetas de CITES y regulan la caza de caimanes dentro de los Estados Unidos.

La sentencia máxima para cada uno de los cargos de la acusación formal es de cinco años en prisión y una multa de 250,000 dólares.

Estuvieron a cargo de la investigación en este caso el Departamento de Vida Silvestre e Industria Pesquera de Louisiana y el Servicio de Peces y Vida Silvestre de los EE.UU. Está a cargo de la acusación la Sección de Delitos Ambientales del Departamento de Justicia, con asistencia de la Fiscalía Federal para el Distrito Medio de Louisiana.

10-275
División de Medio Ambiente y Recursos Naturales