busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 5 de mayo de 2010
Ex soldado de las Fuerzas Especiales de Guatemala fue arrestado en el Condado de Palm Beach, Fla., por encubrir su papel en la masacre de aldeanos Guatemaltecos de 1982 en formularios de inmigración

Un ex soldado de las fuerzas especiales de Guatemala fue arrestado hoy en el Condado de Palm Beach, Fla., por mentir en su solicitud de naturalización sobre su participación en la masacre de 1982 en un pueblo Guatemalteco conocido como Dos Erres, anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal, el Fiscal Federal Wifredo A. Ferrer para el Distrito Sur de Florida y el Secretario Auxiliar John Morton del Servicio de        Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. [U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)].

 

Gilberto Jordán, 54, de Del Ray Beach, Fla., fue arrestado hoy por agentes especiales del ICE con base en una demanda criminal entablada en el Tribunal Federal de Distrito para el Distrito Sur de Florida, la cual lo acusa de solicitud ilegal de ciudadanía estadounidense naturalizada.  Se alega que el ex soldado Guatemalteco mintió a las autoridades de inmigración estadounidenses en su solicitud de naturalización sobre su servicio militar en el extranjero y su papel criminal en la masacre de Dos Erres.

 

La demanda criminal alega que, en noviembre de 1982, un grupo guerrillero Guatemalteco tendió una emboscada a un convoy militar cerca de Dos Erres, Guatemala, matando a soldados y tomando una serie de rifles.  Como respuesta, una patrulla de 20 soldados de las fuerzas especiales Guatemaltecas, conocidos como "Kaibiles", fueron enviados en diciembre de 1982 al pueblo de Dos Erres en búsqueda de los rifles robados y para encontrar a sospechosos de ser guerrilleros.  Supuestamente, los Kaibiles allanaron las casas en búsqueda de las armas perdidas, obligaron a los aldeanos a dejar sus casas y los interrogaron sobre los rifles perdidos.  De acuerdo con la demanda, los Kaibiles luego pasaron a sistemáticamente asesinar a hombres, mujeres y niños en Dos Erres al, entre otras cosas, golpearlos en la cabeza con un martillo y luego arrojarlos en el pozo de agua del pueblo.  Se alega, también, que estos soldados de las fuerzas especiales violaron a muchas de las mujeres y niñas en Dos Erres antes de matarlas.

 

La demanda criminal alega que Jordán admitió que sirvió como Kaibil en las fuerzas armadas de Guatemala.  Jordán declaró que estaba presente en Dos Erres y que participó en la matanza.   Específicamente, Jordán declaró que la primera persona que mató fue un bebé y que lo asesinó arrojándolo al pozo de agua del pueblo.

 

"Los actos alegados en esta demanda son horrorosos.  Es inaceptable que la participación en los mismos no se haya revelado, supuestamente, a las autoridades que determinan otorgar la ciudadanía", dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Breuer.  "A través de la labor de nuestra Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales, en conjunto con nuestras Fiscalías Federales y dependencias de las fuerzas del orden público asociadas, los Estados Unidos no permitirán que quienes cometan abusos contra los derechos humanos en el exterior encuentren un refugio en este país".

 

“La masacre de Dos Erres fue un suceso triste para el pueblo de Guatemala, y no permitiremos que sospechosos de ser autores de la misma escapen a la justicia refugiándose en nuestras ciudades y pueblos”, dijo el Fiscal Federal Ferrer.  “Si bien el Sur de Florida tiene una historia larga y orgullosa de recibir a inmigrantes y exiliados, no proporcionaremos refugio a quienes mientan sobre su pasado criminal, especialmente en lo que se refiere a abusos contra los derechos humanos, para lograr la ciudadanía estadounidense”. 

 

"Quienes cometan abusos contra los derechos humanos en el exterior no pueden alterar las leyes de inmigración estadounidenses a fin de refugiarse en los Estados Unidos", dijo el Secretario Auxiliar del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas John T. Morton.  "Asumimos el firme compromiso de negarles la entrada a este país a quienes violen los derechos humanos, así como a remover a los que ya se encuentren aquí, y haremos valer esta política del gobierno de EE.UU. de no proveer refugio a violadores de los derechos humanos".

 

La demanda criminal alega que, aproximadamente 12 años después de la masacre de Dos Erres, un juez Guatemalteco designó a un equipo de antropología forense argentino para que exhumara los cuerpos en Dos Erres.  De acuerdo con la demanda, el equipo forense exhumó aproximadamente 162 esqueletos del pozo de agua del pueblo.  Se presume que los restos pertenecían a personas que fallecieron en diciembre de 1982 como resultado de lesiones traumáticas y heridas de bala.

                                               

Se alega que en 1996 Jordán pidió la naturalización estadounidense.  Bajo pena de perjurio, se alega que Jordán declaró falsamente en su solicitud de naturalización que nunca había cometido un delito por el cual no había sido arrestado y negó su servicio militar del pasado.

 

Si se le condena por los cargos de fraude de naturalización, Gilberto Jordán enfrenta hasta 10 años en prisión y la revocación de su ciudadanía estadounidense en oportunidad de la condena.       

                       

Están a cargo de la acusación en el caso la Abogada Litigante Hillary Davidson y Brian Skaret de la Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales de la División Criminal, y la Fiscal Federal Auxiliar Marie Villafana del Distrito Sur de Florida.  El caso fue investigado por agentes especiales del ICE y la Unidad de Violadores de Derechos y Crímenes de Guerra del ICE.  La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal brindó asistencia en este caso.

 

La División Criminal del Departamento de Justicia anunció la formación de una Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales [Human Rights and Special Prosecutions Section (HRSP)] el 30 de marzo de 2010, como parte de la labor del gobierno de EE.UU. de llevar a violadores de derechos humanos ante la justicia y negarles a dichos delincuentes un refugio en los Estado Unidos.  La nueva sección representa una fusión de la Sección de Seguridad Nacional [Domestic Security Section (DSS)] de la División Criminal con la Oficina de Investigaciones Oficiales [Office of Special Investigations (OSI)].

 

Una demanda criminal es meramente una acusación.  Se supone que todas las personas son inocentes hasta que se pruebe lo contrario en un juicio, más allá de la duda razonable.

10-530
División Criminal