busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 6 de mayo de 2010
Dos personas se declararon culpables de conspiración para traficar máquinas tragamonedas y programas de informática falsificados

WASHINGTON – Rodolfo Rodríguez Cabrera, 43, cubano, y Henry Mantilla, 35, de Cape Coral, Fla., se declararon culpables hoy ante el Juez Federal de Distrito Philip M. Pro en Las Vegas de un cargo de conspiración para producir y vender máquinas de juegos de video International Game Technology (IGT) falsificadas, comúnmente conocidas como máquinas tragamonedas, y programas de informática IGT falsificados, anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar de la División Criminal Lanny A. Breuer, el Fiscal Federal para el Distrito de Nevada Daniel G. Bogden y el Agente Especial a Cargo del Buró Federal de Investigaciones [Federal Bureau of Investigation (FBI)] de la Oficina Local de Las Vegas Kevin Favreau.

Cabrera y Henry Mantilla fueron acusados formalmente por un gran jurado federal en Las Vegas el 22 de abril de 2009, de un cargo de conspiración, dos cargos de tráfico de mercaderías falsificadas, dos cargos de tráfico de etiquetas falsificadas y dos cargos de violación criminal de las leyes de derechos de autor. De acuerdo con el expediente judicial, Cabrera y Mantilla conspiraron entre agosto de 2007 y el 15 de abril de 2009, para fabricar y vender copias no autorizadas de programas de informática diseñados para tragamonedas de video IGT y tragamonedas de video IGT falsificados que llevaban las marcas registradas de IGT, todo sin el permiso de IGT. Los demandados también acordaron entregar todo y cualquier artículo falsificado en su posesión y todo producto ilegal de su actividad criminal.

En la emisión de la sentencia, programada para el 20 de agosto de 2010, los demandados enfrentan cada uno una sentencia máxima de cinco años en prisión y una multa de $250,000 dólares. Cabrera fue arrestado el 8 de junio de 2009, en Riga, Latvia, y extraditado de Latvia a los Estados Unidos el 23 de octubre de 2009. Cabrera es la primera persona a ser extraditada de Latvia a los Estados Unidos bajo un nuevo tratado de extradición entre EE.UU. y Latvia que adquirió vigencia el 15 de abril de 2009. La extradición y el enjuiciamiento de Cabrera son el resultado de la cooperación entre las fuerzas del orden público de EE.UU. y Latvia y el gobierno de Latvia.

Están a cargo de la acusación en el caso el Abogado Litigante Thomas S. Dougherty de la Sección de Delitos de Informática y Propiedad Intelectual de la División Criminal y el Fiscal Federal Auxiliar Michael Chu de la Fiscalía Federal para el Distrito de Nevada. Proporcionaron importante apoyo el Departamento de Policía Central Criminal del Ministerio del Interior de Latvia; la Oficina del Fiscal General de Latvia, División de Cooperación Internacional; y la Abogada Litigante Principal Deborah Gaynus de la Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal.

10-539
División Criminal