busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Jueves, 20 de mayo de 2010
Ex soldado de las Fuerzas Especiales de Guatemala fue acusado formalmente de realización de declaraciones falsas en formularios de inmigración sobre la masacre de aldeanos guatemaltecos en 1982

Un ex soldado de las fuerzas especiales de Guatemala fue acusado formalmente hoy por un gran jurado federal en el Condado de Palm Beach, Fla., por mentir en su solicitud de naturalización sobre su participación en la masacre de 1982 en un pueblo Guatemalteco conocido como Dos Erres, anunciaron el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal, el Fiscal Federal Wilfredo A. Ferrer para el Distrito Sur de Florida y el Secretario Auxiliar John Morton del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. [U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE)].

La acusación formal compuesta por un cargo acusa a Gilberto Jordán, 54, de Delray Beach, Fla., de solicitud ilegal de la ciudadanía estadounidense. Jordán había sido previamente acusado a través de una demanda criminal el 5 de mayo de 2010. La acusación formal alega que, aproximadamente en noviembre de 1982, un grupo guerrillero Guatemalteco realizó una emboscada contra un convoy militar cerca de Dos Erres, Guatemala, matando soldados y llevándose una serie de rifles. En respuesta, una patrulla de aproximadamente 20 soldados de las fuerzas especiales de Guatemala, conocidos como "kaibiles", incluido Jordán, fueron enviados aproximadamente en diciembre de 1982 al pueblo de Dos Erres, en búsqueda de los rifles robados y para encontrar sospechosos de ser guerrilleros. De acuerdo con la acusación formal, miembros de la patrulla especial ingresaron a Dos Erres el día 7 de diciembre de 1982 o en fecha aproximada. Otro grupo de aproximadamente 40 kaibiles supuestamente establecieron un perímetro alrededor del pueblo para evitar que alguien ingresara o escapara. Se alega que los miembros de la patrulla especial interrogaron a los aldeanos, allanaron sus hogares y separaron a los hombres de las mujeres y los niños.

La acusación formal alega que, en seguida, la patrulla especial procedió a sistemáticamente asesinar a hombres, mujeres y niños en Dos Erres al, entre otras cosas, golpearlos en la cabeza con un martillo y luego arrojarlos en el pozo del pueblo. Se alega que miembros de la patrulla especial también violaron a muchas de las mujeres y niñas en Dos Erres antes de asesinarlas. De acuerdo con la acusación formal, Jordán participó en los delitos cometidos en Dos Erres, incluidos los asesinatos.

De acuerdo con la demanda criminal entablada anteriormente, un juez Guatemalteco designó un equipo Argentino de antropología forense aproximadamente 12 años después de la masacre de Dos Erres para que exhumara los cuerpos en el pueblo. De acuerdo con la demanda, este equipo forense descubrió aproximadamente 162 esqueletos en el pozo del pueblo. Se supone que las respectivas muertes ocurrieron en diciembre de 1982 como resultado de lesiones traumáticas y heridas de bala.

De acuerdo con el expediente judicial, Jordán solicitó su ciudadanía estadounidense en septiembre de 1996. La acusación formal alega que, en su solicitud, Jordán negó falsamente que había servido en las fuerzas armadas o cometido ningún delito por el que no había sido arrestado. En julio de 1999, Jordán fue entrevistado por un examinador de naturalización, y declaró bajo juramento que las declaraciones que había proporcionado en la solicitud eran verdaderas y correctas. Jordán recibió la ciudadanía estadounidense el 25 de agosto de 1999. 

Si se le condena, Jordán enfrenta una sentencia máxima en prisión de 10 años y la revocación de su ciudadanía estadounidense.

Están a cargo de la acusación en el caso los Abogados Litigantes Hillary Davidson y Brian Skaret de la Sección de Derechos Humanos y Enjuiciamientos Especiales [Human Rights and Special Prosecutions (HRSP)] de la División Criminal, y la Fiscal Federal Auxiliar Marie Villafaña del Distrito Sur de Florida. El caso fue investigado por la Oficina de Investigaciones del ICE en West Palm Beach y la Unidad de Violadores de los Derechos Humanos y Crímenes de Guerra del ICE. La Oficina de Asuntos Internacionales de la División Criminal y las Oficinas de Asuntos Internacionales del ICE brindaron asistencia en el caso.

La División Criminal anunció la formación de la HRSP el 30 de marzo de 2010, como parte de la iniciativa del gobierno estadounidense de llevar ante la justicia a los violadores de derechos humanos y negarles a dichos violadores un refugio seguro en los Estados Unidos. La nueva sección representa una fusión de la Sección de Seguridad Nacional [Domestic Security Section (DSS)] y la Oficina de Investigaciones Especiales [Office of Special Investigations (OSI)] de la División Criminal.

La misión de la Unidad de Violadores de los Derechos Humanos y Crímenes de Guerra [Human Rights Violators and War Crimes Unit (HRVWCU)] del ICE es negarles a los violadores de los derechos humanos y los criminales de guerra un refugio seguro en los Estados Unidos utilizando todas sus autoridades legales. La HRVWCU provee supervisión programática en investigaciones del ICE asociadas a criminales de guerra extranjeros, violadores de los derechos humanos, y quienes dentro de la jurisdicción del ICE violen leyes que alimenten abusos y conflictos extendidos relacionados con los derechos humanos en el exterior. Las mismas incluyen investigaciones relacionadas con tortura, exterminio, crímenes de guerra y el reclutamiento de soldados menores de edad; y fraude de inmigración y visa cuando el delito profundo se base en significativos abusos de los derechos humanos y crímenes de guerra.

10-595
División Criminal