busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Martes, 4 de mayo de 2010
La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Rico gastará más de 195 millones de dólares en mejoras a 126 plantas de agua potable
Pagará una multa civil de $1 millón de dólares y llevará a cabo un proyecto de calidad del agua de $2.5 millones de dólares

SAN JUAN—La Autoridad de Acueductos y Alcantarillas de Puerto Rico [Puerto Rico Aqueduct and Sewer Authority (PRASA)] ha acordado implementar mejoras de capital importantes y actualizaciones en resolución de supuestas violaciones prolongadas de la Ley de Agua Limpia en 126 plantas de agua potable en toda la isla, y violaciones de la Ley de Agua Potable Segura en tres otras, anunciaron hoy el Departamento de Justicia y la Agencia de Protección Ambiental [Environmental Protection Agency (EPA)] de EE.UU. La mayoría de las comunidades atendidas por las plantas de tratamiento de agua potable que serán actualizadas bajo el acuerdo se encuentran en comunidades de bajos ingresos.

 

El acuerdo, presentado en el tribunal federal en el Distrito de Puerto Rico, exige que PRASA implemente medidas para tratar correctamente de la contaminación dañina de 126 plantas de tratamiento de agua potable que vierten a lagos, ríos y corrientes de Puerto Rico, algunos de los cuales son fuentes de agua potable.  Se estima que la labor exigida por el acuerdo, una vez plenamente implementada por PRASA, costará más de 195 millones de dólares.

 

El anuncio fue realizado hoy por John Cruden, Secretario de Justicia Auxiliar Adjunto de la División de Medio Ambiente y Recursos Naturales del Departamento de Justicia de EE.UU., Rosa Rodríguez-Vélez, Fiscal Federal para el Distrito de Puerto Rico y Judith Enck, Administradora Regional de la Región 2 de la EPA.

 

PRASA también pagará una multa civil de $1.02 millones de dólares y gastará más de $2.5 millones de dólares en mejorar la calidad del agua ya sea del Lago Toa Vaca o ambos el Lago Toa Vaca y el Lago Cidra. El decreto por consentimiento presentado hoy reemplaza dos acuerdos anteriores entre PRASA y el gobierno federal, uno de 1995 y otro de 2001. Dispone un conjunto amplio e integrado de medidas para acabar con el ciclo de PRASA de violaciones pasadas.  

 

"El acuerdo por conciliación de hoy coloca a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Rico en el camino hacia mejorar la infraestructura de sus instalaciones, reducir la cantidad de contaminantes dañinos que ingresan al medio ambiente y, finalmente, proveer agua potable segura al pueblo de Puerto Rico", dijo la Secretaria de Justicia Auxiliar Ignacia S. Moreno.  

 

"Las mejoras tan necesarias que resultarán de este acuerdo mejorarán la calidad del agua en toda Puerto Rico, especialmente en las comunidades de bajos ingresos", dijo la Administradora Regional de la EPA Judith Enck. "Millones de libras de contaminantes potencialmente nocivos serán mantenidos fuera de los lagos, los ríos y las corrientes de Puerto Rico, lo que representa un ambiente más saludable y una mejor salud pública".

 

La EPA estima que el acuerdo reducirá en 15 millones de libras anuales la cantidad de sólidos en suspensión vertidos a los lagos, ríos y corrientes de Puerto Rico, algunos de los cuales son fuentes de agua potable. Los sólidos en suspensión son pequeñas partículas que pueden transportar agentes patógenos nocivos para la salud humana y el medio ambiente, y pueden perjudicar la calidad del agua al consumir oxígeno.  

 

La EPA también estima que los vertidos de cloro residual se reducirán en 600,000 libras al año y que los vertidos de fósforo total también se reducirán en 250,000 libras al año. Se utiliza el cloro en el proceso de tratamiento como desinfectante y el fósforo se encuentra en el agua de la fuente. El fósforo proviene de una serie de fuentes, incluidos fertilizantes y detergentes.  El fósforo excesivo en el agua puede causar importantes problemas de calidad del agua, incluidos brotes de algas a gran velocidad, bajos niveles de oxígeno y reducciones en la vida silvestre y su hábitat. Demasiado cloro en el agua potable puede causar irritación de los ojos y la nariz y malestar estomacal.

 

Bajo el decreto por consentimiento, PRASA implementará múltiples proyectos de mejora de capital y otras actualizaciones en 126 plantas de tratamiento de agua potable y sistemas relacionados a lo largo de los próximos 15 años. PRASA completará 291 proyectos de mejora de capital de corto, mediano y largo plazo, los cuales incluirán la construcción de 34 sistemas de tratamiento en instalaciones que actualmente vierten lodo sin tratar a corrientes de agua locales, la instalación de flujómetros e indicadores de alto nivel en todas las instalaciones de PRASA, mejoras en lugares de muestreo, evaluaciones de capacidad en más de 50 instalaciones, implementación de un programa de mantenimiento preventivo y capacitación de operadores de instalaciones en todo el ámbito de la isla.

 

La labor realizada por PRASA para mejorar la calidad del agua ya sea del Lago Toa Vaca o ambos el Lago Toa Vaca y el Lago Cidra, tratará de las cantidades crecientes de nutrientes en los lagos, ambos los cuales son fuentes de agua potable para partes de Puerto Rico. Los niveles excesivos de nutrientes en cuerpos de agua pueden tener gran impacto sobre los ecosistemas y la salud humana.  Como proyecto ambiental complementario, PRASA separará $2.2 millones de dólares para diseñar y construir un sistema de aireación que aumentará los niveles de oxígeno en los lagos y $324,000 dólares adicionales para operar y mantener el sistema. Este proyecto, una vez implementado, mejorará el estado del ecosistema acuático y restaurará la calidad del agua de los lagos. Un proyecto ambiental complementario es un proyecto beneficioso para el medio ambiente que un transgresor acepta llevar a cabo voluntariamente en un acuerdo conciliatorio, y uno que, de otra manera, el transgresor no estaría obligado a realizar.

 

El decreto por consentimiento, presentado al Tribunal Federal de Distrito para el Distrito de Puerto Rico, está sujeto a un periodo de comentario público de 30 días y aprobación por el tribunal federal.   Existe una copia del decreto por consentimiento disponible en el portal de Internet del Departamento de Justicia en www.justice.gov/enrd/Consent_Decrees.html .

10-520
División de Medio Ambiente y Recursos Naturales