busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles 26 de mayo de 2010
Desarrolladores de hoteles en Miami Beach fueron acusados formalmente de fraude tributario

MIAMI – Mauricio Cohen Assor y su hijo, Leon Cohen-Levy, ambos residentes en Miami Beach, Fla., han sido acusados de conspiración para defraudar a los Estados Unidos y presentación de declaraciones de impuestos falsas, anunciaron hoy el Departamento de Justicia y el Servicio de Impuestos Internos [Internal Revenue Service (IRS)]. Se ha ordenado la detención de ambos demandados a la espera de su enjuiciamiento.

De acuerdo con el expediente judicial, los dos hombres y sus coconspiradores utilizaron nominados y empresas fantasma formadas en jurisdicciones que son refugios tributarios, incluidos las Bahamas, las Islas Vírgenes Británicas, Panamá, Liechtenstein y Suiza para ocultar sus bienes e ingresos del IRS. A fin de ocultar sus bienes e ingresos del IRS, el expediente judicial indica que los hombres también proporcionaron documentos falsos y falsificados a bancos, abrieron cuentas bancarias en nombre de nominados, titularon sus viviendas personales y vehículos de lujo en nombre de empresas fantasmas, presentaron declaraciones de impuestos falsas y fraudulentas, dejaron de presentar otras declaraciones de impuestos, indujeron a terceros a que dieran falso testimonio en un caso civil pendiente ante la Corta Suprema de Nueva York al instruir a personas que atestiguaran falsamente bajo juramento, e indujeron a otras personas a realizar declaraciones falsas a agentes de las fuerzas del orden público federales.

De acuerdo con el expediente judicial, Mauricio Cohen Assor y Leon Cohen-Levy eran desarrolladores y propietarios de varios hoteles residenciales conocidos por el nombre comercial Flatotel International. En 2000, los demandados vendieron uno de sus hoteles en Nueva York, generando $33 millones de dólares. Los ingresos ganados a partir de la venta del hotel nunca fueron declarados en declaraciones de impuestos estadounidenses por los Cohen ni por ninguna de sus entidades relacionadas.

De acuerdo con el expediente judicial, entre los activos e ingresos que los Cohen ocultaron al IRS hay una cartera de inversiones de $45 millones de dólares, un condominio en el Trump World Tower en la ciudad de Nueva York que vale hasta $10 millones de dólares, la vivienda personal de Mauricio Cohen Assor en Fisher Island en Miami Beach con un valor de aproximadamente $20 millones de dólares, la vivienda personal del demandado Leon Cohen Levy en Miami Beach con un valor aproximado de $26 millones de dólares, la vivienda persona de la hija de Mauricio Cohen Assor en Bal Harbor, Fla., propiedades comerciales por un valor que supera los $55 millones de dólares en Miami Beach, vehículos de lujo, incluidos un Rolls Royce Phantom, un Porsche Carrera GT, un Bentley, una Ferrari Testarossa, un BMW Z8, un Dodge Viper, una limusina y un helicóptero de $1.2 millones de dólares.

Una acusación formal criminal alega meramente que se ha cometido un delito, y se supone que el demandado es inocente hasta que se prueba lo contrario más allá de la duda razonable. Si se les condena, cada uno de los Cohen enfrenta un máximo de 14 años en prisión y una multa máxima de $1 millón de dólares. Además, deberán pagar impuestos, multas e intereses.

Wilfredo A. Ferrer, Fiscal Federal para el Distrito Sur de Florida, y el Secretario de Justicia Auxiliar Interino John DiCicco elogiaron la labor de investigación realizada por los agentes del IRS que participaron en este caso, así como del Consejero de Litigios Principal Kevin M. Downing y los Abogados Litigantes Mark F. Daly y John E. Sullivan de la División de Impuestos, y el Fiscal Federal Auxiliar Jeffrey A. Neiman, quienes están a cargo de la acusación en este caso.

Para obtener más información sobre la División de Impuestos del Departamento de Justicia y sus iniciativas de aplicación legal, visite http://www.usdoj.gov/tax/.

10-618
División de Impuestos