busque en este portal
 
 
Noticias
Departamento de Justicia
Oficina de Asuntos Públicos
PARA DIVULGACIÓN INMEDIATA
Miércoles, 1º de diciembre de 2010
Líder de Latin Kings sentenciado a 262 meses de prisión por conspiración para cometer delincuencia organizada
Las actividades de la pandilla incluyeron dos intentos de asesinato, robo armado y manipulación de testigos.

WASHINGTON - Francisco Ortiz, alias “Francis Gabriel Ortis,” “Pone,” y “King Pone,” 26, de Rockville, Md., fueron sentenciados hoy por el Juez Federal de Distrito Alexander Williams Jr. en Greenbelt, Md, a 262 meses de prisión, seguidos de cinco años de libertad bajo supervisión, por conspiración para participar en una empresa de extorsión, en conexión con sus actividades pandilleras como miembro y líder de la pandilla "Nación Todopoderosa de Reyes y Reinas Latinos" [Almighty Latin King and Queen Nation (Latin Kings)].

 

La sentencia fue anunciada por el Secretario de Justicia Auxiliar Lanny A. Breuer de la División Criminal; el Fiscal Federal para el Distrito de Maryland Rod J. Rosenstein; la Agente Especial a Cargo Theresa R. Stoop de la División Local en Baltimore del Buró de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos [Bureau of Alcohol, Tobacco, Firearms and Explosives (ATF)]; el Jefe J. Thomas Manger del Departamento de Policía del Condado de Montgomery; el Fiscal Estatal del Condado de Montgomery John McCarthy; el Jefe Roberto L. Hylton del Departamento de Policía del Condado de Prince George; y el Fiscal Estatal del Condado de Prince George Glenn F. Ivey.

 

"Como parte de su declaración del culpabilidad, el Sr. Ortiz admitió ser líder de esta pandilla violenta, y hoy está viendo las consecuencias de sus actos", dijo el Secretario de Justicia Breuer. "Al ir contra líderes de pandillas, debilitamos la estructura de la pandilla, y, finalmente, logramos una mayor seguridad en las comunidades aterrorizadas por las pandillas".

 

"La estrategia de combinar los recursos y la inteligencia de las dependencias locales, estatales y federales de las fuerzas del orden público de buscar formular cargos federales contra la delincuencia organizada está demostrando ser eficaz", dijo el Fiscal Federal Rod J. Rosenstein.

 

"Esta sentencia demuestra la seriedad y la determinación del Buró de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos [Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms (ATF)] y nuestros asociados de las fuerzas del orden público en llevar ante la justicia a los delincuentes violentos", dijo la Agente Especial a Cargo de la ATF Theresa R. Stoop. "Hemos trabajado sin descanso, y seguiremos haciéndolo, para proteger a nuestras comunidades contra los actos sin sentido de la violencia y la intimidación pandillera. Los delincuentes violentos que participan en actividades pandilleras no tienen lugar en nuestras comunidades y buscaremos retirarlos de las calles para garantizar la seguridad del público".

 

Según el acuerdo de declaración de culpabilidad de Ortiz, Latin Kings es una pandilla callejera violenta con miles de miembros en todos los Estados Unidos y el extranjero.  Los Latin Kings tienen una estructura organizativa detallada y uniforme que se detalla – junto con diversas "oraciones", códigos de conducta y rituales – en un "manifiesto" escrito distribuido comúnmente a miembros de todo el país. Los miembros de los Latin Kings también reciben tradicionalmente "nombres de King" o "nombres de Queen", que son nombres distintos a sus nombres legales por los cuales son conocidos por otros miembros de la pandilla y terceros en la calle. A nivel local, los grupos de Latin Kings se organizan en "tribus", incluidos Royal Lion Tribe, MOG, Sun Tribe y UTL.

 

De acuerdo con el acuerdo de declaración de culpabilidad, a mediados de 2007, Ortiz se hizo miembro del Royal Lion Tribe en Maryland y la Tercera Corona/Forzador de la Tribu. Ortiz fue Primera Corona/Inca de la tribu en 2008, cuando miembros de la tribu Royal Lion formaron la tribu MOG. Ortiz lideró la tribu MOG hasta mediados de 2009, cuando fue retirado del poder; luego formó y se volvió líder de la tribu UTL. Como líder de los Latin Kings, Ortiz organizó reuniones donde se recogieron cuotas de miembros y se discutieron negocios de la pandilla. Como Primera Corona/Inca, Ortiz viajó a Pensilvania, Nueva York y Florida, donde se reunió con otros líderes de los Latin Kings.

 

Ortiz admitió que, como parte de sus actividades pandilleras, a fines del verano u otoño de 2007, Ortiz y otros miembros de los Latin Kings llevaron a cabo el robo armado de un narcotraficante en condominios en Langley Park, Md. De acuerdo con la declaración de culpabilidad, uno de los Latin Kings golpeó en la puerta del narcotraficante y cuando se abrió la puerta, Ortiz y otros dos miembros y asociados de los Latin Kings entraron al apartamento a la fuerza, cada uno portando un revolver. Una vez adentro, apuntaron sus revólveres contra las cabezas del narcotraficante y su joven hija. Los miembros de los Latin Kings mantuvieron al narcotraficante y a su hija a punta de pistola en la habitación mientras allanaban el domicilio, eventualmente robando algunas bolsas de cocaína en polvo.

 

De acuerdo con la declaración de culpabilidad, en diciembre de 2007, Ortiz y otros miembros y asociados de los Latin Kings participaron en el intento de asesinato de un sospechoso de ser miembro de una pandilla rival. Cuando varios miembros de los Latin Kings comenzaron a caminar en el área arbolada detrás de un complejo de condominios en Langley Park, una o más personas que se sospechaba eran miembros de la MS-13 comenzaron a dispararles. Después de que los Latin Kings corrieron a sus automóviles, Ortiz les hizo parar, salir de sus autos y cometió represalias contra los sospechosos de ser miembros de la MS-13. Cuando los Latin Kings encontraron a una persona que creían ser miembro de la MS-13, lo atacaron y acuchillaron.

 

Ortiz admitió que el 19 de enero de 2009, él y otros miembros y asociados de los Latin Kings amenazaron y agredieron físicamente a una Latin Queen, quien era la víctima pretendida de un bombardeo previo. Tres días antes, tres miembros de los Latin Kings habían sido sentenciados después de declararse culpables en ese caso. Ortiz y otros Latin Kings estuvieron presentes en la emisión de la sentencia en el Tribunal Federal de Distrito en Greenbelt. Bajo la creencia de que si la Latin Queen no era testigo o cambiaba su testimonio, los tres Latin Kings podrían apelar sus condenas por el bombardeo con éxito, Ortiz y otros Latin Kings implementaron un plan para agredir a la Latin Queen con la intención de influenciar, cambiar o evitar su testimonio. Agentes del ATF se enteraron del plan y pudieron prevenir el ataque.

 

Finalmente, Ortiz admitió que el 8 de julio de 2009, él y miembros de la tribu UTL intentaron asesinar a una persona en Germantown, Md. La víctima estaba caminando sobre una calle residencial con dos amigos cuando el automóvil se les acercó. Varias personas salieron del automóvil y se pusieron a perseguir a la víctima. En determinado momento, atraparon a la víctima y le golpearon en la parte posterior de la cabeza. La víctima calló al suelo donde Ortiz y otros Latin Kings golpearon a la víctima con un palo de béisbol, la patearon, golpearon y acuchillaron varias veces. Ortiz fue arrestado dos días después del ataque y en el momento de su arresto tenía tres machetes en su posesión.

 

Seis codemandados ya se han declarado culpables al cargo de conspiración para cometer delincuencia organizada.   Todos permanecen bajo custodia federal.

 

La Fuerza de Tarea Regional de Control Antipandillas [Regional Anti-Gang Enforcement (RAGE) Task Force] liderada por el Buró de Control de Bebidas Alcohólicas, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos [ATF - Bureau of Alcohol, Tabaco, Firearms and Explosives], la que incluye al Departamento de Policía de Gaithersburg, Md., el Departamento de Policía del Condado de Montgomery; la Fiscalía Federal del Condado de Montgomery, el Departamento de Policía del Condado de Prince George; la Oficina del Alguacil del Condado de Montgomery; La Policía Estatal de Maryland, así como el Departamento de Policía de Nueva York, el Servicio Secreto de EE.UU. y el Servicio de Impuestos Internos - Investigación Criminal, proporcionaron asistencia en la investigación y la acusación.

       

Estuvieron a cargo de la acusación en el caso los Fiscales Federales Emily Glatfelter y David Salem, y la Abogada Litigante Lara M. Peirce de la Unidad de Pandillas de la División Criminal.

10-1369
División Criminal